Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

En la nueva línea de la investigación arqueogenética

Científico orureño descubre diversidad genética extinta en la cultura de Tiwanaku

Toma de muestras en el Complejo Arqueológico Tiwanaku

account_box


EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 20 de mayo de 2018

Estudios de restos arqueológicos, humanos, animales, cerámicas, textiles, dejados por antiguas culturas en Sudamérica son objeto de constante investigación científica. Bolivia es parte de estos avances gracias a profesionales especializados que comienzan a hacer ciencia. El proyecto del especialista representa el primer estudio científico de la diversidad genética de Tiwanaku a un alto nivel de resolución genética.

Fotografías gentileza Guido Valverde

Guido Valverde tomando muestras arqueológicas en el Complejo Tiwanaku


Mediante el análisis del genoma de ADN (ácido desoxirribonucleico) mitocondrial de nueve muestras de restos humanos de Tiwanaku, realizado en la Universidad de Adelaida en Australia, el científico orureño, Guido Valverde Garnica logró establecer la relación genética de Tiwanaku con poblaciones Quechuas y Aymaras. Sin embargo, la diversidad de Tiwanaku representa a linajes de ADN extintos, que ya no se encuentran presentes en poblaciones modernas de Bolivia.

Este descubrimiento, fue realizado gracias a modernas técnicas de análisis de ADN antiguo, en el marco de una nueva especial denominada 'arqueogenética' y que sólo es posible realizar en laboratorios especializados que cuentan sólo algunos Institutos y Universidades del mundo.

De esta forma se logró evidenciar que la llegada de los europeos a América devastó a las poblaciones nativas y por ende se produjo una reducción considerable de la diversidad genética, como sucediera en México y Perú, dónde las enfermedades traídas por los españoles acabaron con aproximadamente el 90% de la población en el continente.

Valverde, PhD en paleogenética por la Universidad de Adelaida, Centro Australiano de ADN antiguo - ACAD, trabajó en esta investigación durante 5 años junto a científicos de Estados Unidos, Chile, Perú y otros países interesados en estudiar restos arqueológicos que brinden mayores luces sobre antiguas culturas y su relación con los pueblos indígenas que subsisten en la actualidad.

“Las muestras de Tiwanaku representan a linajes que no se expresan en la población moderna, son linajes extintos, lo que significa una diversidad genética que se ha perdido en el tiempo. La extinción de los linajes en los grupos precolombinos después de la llegada de los españoles, está directamente relacionado al impacto de la colonización Europea, que fue devastadora”, menciona el profesional, en una entrevista concedida a EL FULGOR.com.

Las enfermedades traídas por los europeos fueron una de las principales causas del declive poblacional que arrasaron con las poblaciones originarias de América. “Las poblaciones nativas no tenían defensa inmune natural, principalmente contra la enfermedad de la Viruela que fue devastadora en México y el imperio Inca. Este es el gran impacto, cuando dos poblaciones chocan, el resultado a nivel poblacional es catastrófico, y eso es lo que precisamente ha pasado en las Américas después de la conquista europea”, agrega.

Guido Valverde muestra restos humanos bastante bien conservados  del Complejo Tiwanaku

Cráneo con trepanación excavado en el Complejo Arqueológico Tiwanaku


Experiencia y nuevos proyectos   

Valverde, licenciado en Bioquímica de la Universidad Mayor de San Andrés, y con estudios de doctorado en la Universidad de Adelaida de Australia, realizó importantes investigaciones durante un año, en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, sobre la adaptación genética de poblaciones andinas a la altitud.

Asimismo, investigó sobre la diversidad genética del Quirquincho, animal emblema de Oruro, proyecto que dio pautas para generar políticas de preservación y conservación de esta especie en peligro extinción.

Después de radicar 5 años en Australia, Valverde volvió a Bolivia y sus ansias de investigador aún fortalecen su trabajo en La Paz, donde proyecta comenzar dos estudios científicos sobre la diversidad antigua de poblaciones de Bolivia.

En un primer estudio investigará la relación genética de la cultura Wankarani (Oruro), desarrollada en el periodo formativo (2000 a.C. - 400 d.C.) con la diversidad genética de la cultura de Tiwanaku, que se desarrolló en el periodo denominado Horizonte Medio (500 - 1100d.C.).

El análisis del ADN representa una estrategia fundamental para entender los procesos históricos en grupos humanos en el continente. Mediante este análisis será posible comparar la relación genética de estas dos culturas además de otras poblaciones antiguas y modernas que se desarrollaron en la región andina de Sudamérica.

Este estudio será posible gracias a las muestras conservadas que se encuentran en el Museo Nacional Antropológico “Eduardo López Rivas” de la ciudad de Oruro y el apoyo de la Universidad de Kitasato del Japón.

“Va a ser muy interesante poder analizar este material y de alguna forma volver a realizar estas comparaciones a nivel poblacional para entender cuan cercanos eran los Wankaranis a la cultura Tiwanacota, y si hay algún resabio de los Wankaranis en los pueblos de Oruro”, menciona entusiasmado.

Explica que el interés de esta investigación tiene que ver con una teoría que afirma que la cultura Wakarani se desintegró por la expansión de Tiwanaku y no se sabe qué pasó con la misma. “Leyendo unos textos se dice que Wankarani podría tener relación con los grupos Urus, del departamento de Oruro, pero esto es lo que hay que comprobar”, dice.

En la misma línea trabajará, con un segundo proyecto, con el material del “Museo Nacional Antropológico – Tiwanaku” de La Paz, que guarda material momificado de las que aún no se conoce con precisión si las mismas pertenecen a Tiwanaku y/o a períodos anteriores o posteriores.

“En este proyecto nos vamos a enfocar lo que son enfermedades antiguas, ya que se cuenta con el material disponible y algunas indicios sobre procesos infecciosos encontrados en estos restos que puedan sugerir algún tipo de patología”, explica Valverde, al mencionar que esta investigación tiene el apoyo del Instituto de Momias y el Hombre de Hielo en Bolzano, Italia, famoso por guardar en su colección a la momia más famosa de Europa “Oetzi – el hombre de hielo”.

Muestras para el análisis de ADN antiguo en el Laboratorio

Guido Valverde, presente en una exposición internacional


Qué es la arqueogenética?

Se refiere a la aplicación de las técnicas de la genética de poblaciones para el estudio del pasado humano. Se trata de obtener e interpretar la evidencia genética aplicada a la historia de los grupos humanos a través del tiempo.
Esta especialidad incluye:

  • El análisis de ADN recuperado de restos arqueológicos, es decir, ADN antiguo;
  • El análisis de ADN de las poblaciones modernas (incluyendo seres humanos, especies de plantas y de animales) con el fin de estudiar la relación de los grupos humanos con su entorno ambiental.
  • La aplicación de métodos estadísticos desarrollados por los genetistas moleculares con los datos arqueológicos.

Esta disciplina de investigación permite “viajar en el tiempo” y explorar la diversidad genética poblacional en un punto determinado de la historia humana.

Asimismo ha develado su importancia para comprender la relación entre los diferentes grupos lingüísticos y étnicos, por lo que la arqueogenética representa una herramienta poderosa que se usa para entender la historia evolutiva de los grupos humanos en diferentes regiones del mundo.

Fuente: Wikipedia



Página vista 989 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia