Oruro, Bolivia. 15 de diciembre de 2018
  • close

El inevitable retorno de la derecha a Latinoamérica

Luís Inacio Lula da Silva y Hugo Chávez Frías, los principales impulsores para la creación de la UNASUR.

EL FULGOR.com
date_range 06 de mayo de 2018

La decisión de seis países de salir, temporalmente, de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en tanto no se resuelva la elección del Secretario General del conclave, que se encuentra vacante desde enero del 2017, tras la salida del expresidente colombiano Ernesto Samper, ha marcado el inevitable retorno de los gobiernos de derecha a los países de América Latina.

El traspaso de la presidencia pro tempore de la UNASUR de Argentina a Bolivia, efectuado el 12 de abril de 2018l, fue seguido por el alejamiento de Argentina, Perú, Colombia, Brasil, Chile y Paraguay, los mismos países que días antes, en la VIII Cumbre de las Américas, intentaron incluir en la declaratoria de los presidentes, un manifiesto contra el gobierno de Nicolás Maduro y las cuestionadas elecciones que se realizarán este mes de mayo, en la que el mandatario venezolano fue habilitado a una segunda reelección.

Pese a que no prosperó el intento de éstos países, a los que se adhirieron Estados Unidos y Guyana, a la conclusión de la Cumbre de las América, suscribieron un documento exigiendo que Maduro garantice elecciones transparentes con la participación de los partidos políticos de oposición.

Ernesto Samper, ex secretario General del organismo.


Por ello se entiende que la salida de éstos países se trataría de un nuevo intento para aislar al gobierno de Maduro, ya que el presidente Evo Morales, fue el único que defendió a su homólogo venezolano respaldado en la normativa internacional de respetar  la autodeterminación soberana de los Estados.

Para estos seis países, que componen el Grupo de Lima (creado en agosto de 2017 para dar seguimiento y buscar una salida a la crisis de Venezuela),Nicolás Maduro, es considerado como un dictador, que  provocó la crisis política y económica  más radical en la historia de Venezuela.

De consolidarse la salida de seis, de los 12 países que componen la UNASUR, sólo quedarían Bolivia, Ecuador, Uruguay, Venezuela como últimos referentes de los gobiernos progresistas en la región, que contrarestan la injerencia de los Estados Unidos en Latinoamérica, toda vez que la UNASUR -fundada en 2008, bajo el liderazgo  Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y Hugo Chávez en Venezuela-  fue creada para convertirse en el principal bloque continental, que le rebatiera todo su poder a la Organización de Estados Americanos (OEA) entre otras ambiciosas metas que no se lograron concretar, por el sistemático cambio de gobiernos que se vino dando, precisamente en estos países, que han demostrado su abierta adhesión al gobierno de Donald Trump.

El profesor de relaciones internacionales de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, Paulo Velasco afirmó a la BBC que Sudamérica cierra un ciclo de gobiernos progresistas que por falta de unidad y por su fracaso en el manejo del boom de las materias primas, fue orillando a sus respectivas economías a declinar considerablemente. «La derecha regional se fortaleció y resurgió», dijo.

Los gobiernos progresistas o de izquierda en Suramérica, se fueron desvaneciendo en medio de escandalosas acusaciones de corrupción  que involucraron a los principales representantes, como Lula da Silva y Dilma Rousself en Brasil; Cristina Kirschner en Argentina y Alejandro Toledo en Perú.

También ayudó a sucumbir  la muerte de líderes y representantes de la izquierda profunda, como el caso de Fidel Castro y Hugo Chávez así como también la falta de unidad de los colectivos progresistas que abogan por un proyecto alternativo, como es el caso de Ecuador y Bolivia.

Una fotografía oficial de los presidentes de la UNASUR.


RESABIOS DE LA IZQUIERDA EN AMÉRICA LATINA

En Suramérica destacan los gobiernos izquierdistas de Evo Morales, que gobierna Bolivia desde hace 12  años, en abierta confrontación diplomática con el Gobierno de Estados Unidos a quien acusa de interferir en la política interna de nuestro país a través de su Embajada, y por ello el 2008 expulsó al embajador del país norte, manteniendo hasta ahora solo un encargado de Negocios.

También destaca el gobierno de Lenín Moreno en Ecuador como una esperanzas a la izquierda, en no perder influencia en la región, ya que busca darle continuidad al proyecto político de su antecesor Rafael Correa a pesar del distanciamiento político entre ellos, por supuestas denuncias de corrupción y traición.

Uruguay es otro país que apuesta por la continuidad de la izquierda y de un plan de gobierno alterno a cualquier tradicional no sólo en Sudamérica sino en el mundo.Tabaré Vázquez propone prolongar el proyecto progresista inicial de José Mujica quien apostó por una economía diferente.

La ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández.


EL SURGIMIENTO DE LA DERECHA

Desde el 2015 los gobiernos neoliberales fueron avanzando en Latinoamérica por la vía de procesos electorales o por la activación de golpes en contra de la institucionalidad -como sucedió en Brasil y Paraguay-, haciendo resurgir en el imaginario colectivo y, en particular, en el entorno de los analistas y especialistas de la política, la idea del retorno de la derecha política al poder es inevitable, desde una perspectiva de “fin de ciclo” de los gobiernos progresistas latinoamericanos, señala el analista político internacional, Bárbara Ester.  

En menos de un par de años, las derechas ganaron las elecciones en Argentina, Chile y Perú y el 2018 se presentan como favoritas en las elecciones en Costa Rica, El Salvador (legislativas), Colombia, Paraguay, Brasil, México (federales) y Venezuela.  

Según la encuesta que recientemente publicó el Nuevo Herald, entre los ciudadanos latinoamericanos aumentó  el apoyo al  libre mercado, la oposición al  intervencionismo y las políticas proteccionistas. Los partidos de derecha son claramente los beneficiarios de este giro en la opinión.

“América Latina sigue siendo el continente con más muertes violentas en el mundo. Aun cuando se está apagando el último conflicto armado interno (el de Colombia), los homicidios y la inseguridad siguen siendo amenazas al desarrollo económico y la calidad de vida de los latinoamericanos. Los gobiernos de derecha proponen medidas efectistas que simpatizan con las demandas ciudadanas”, explica; Nicolás Liendo, en Razón Pública y agrega que una nueva derecha -más moderada y más democrática-viene para reemplazar a la izquierda que gobernó durante una década con resultados mixtos.

El presidente venezolano Nicolás Maduro.



Página vista 167 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia