Oruro, Bolivia. 15 de octubre de 2018
  • close

CAPUZ CULTURAL

32 años “De Mi Tierra”

Inicios del grupo folklórico que es representativo de Oruro y Bolivia

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 22 de abril de 2018

El nombre por sí solo en nuestro idioma no nos dice mucho, aunque simbólicamente tiene mucho significado. Traducido al quechua, resulta ser “Llajtaymanta”, o sea “de mi tierra”. Nombre que unos jovenzuelos de colegio decidieron ponerle a un grupo de música folklórica que en la década de los ochenta fueron motivados por la corriente de aquél tiempo.

Si nos retrotraemos en el tiempo, podemos recordar aquella década, en la cual después de los gobiernos militares, se pusieron de moda grupos folklóricos que marcaron época en el país como los Kjarkas, Savia Andina, Proyección, Wara entre otros.

En el caso de Oruro, aparecieron en ese tiempo también otros grupos de música como Sexteto Tiempo, Vocal Quirquincho, Raiz Ancestro, Andino también entre otros. Motivados por varios factores que en esa década comenzaba a mostrarse en la ciudad de Oruro. La primera radio de Frecuencia Modulada en el país fue Radio Bolivia, los aparatos de sonido llegaban con esta banda, pero fue esta emisora que quiso abrir espacio frente a las radios de Amplitud Modulada como Radio América, Radio Batallón Topater, Radio Atlántida, Radio Oruro, Radio el Condor, etc.

La radio por sí sola se abrió espacios, conquistando a un público que descubrió en la Frecuencia Modulada una alternativa; recordemos que en ese tiempo, apareció otra radio de Frecuencia Modulada: “Mediterráneo” que con música en inglés y en español conquistó a un público que las radios de AM se habían estancado en el tiempo.

Los adolescentes y jóvenes, tuvieron en estas radios la alternativa para escucharlas en la intimidad de sus audífonos o de los aparatos “3 en 1” de la sala principal colocando los cassettes a cinta para grabar las canciones de preferencia.

Y en ese tiempo, por esta corriente, la música folklórica encontró una veta interesante, especialmente con Radio Bolivia y un programa dirigido por Pedro Rubín de Celis, que al presentar por primera vez a los muchachos del Colegio Virgen del Mar, aun no tenían nombre para su grupo, por lo que el comunicador los bautizó con el nombre de “Enigma”, posteriormente se pusieron el nombre “Llajtaymanta” por motivación de un amigo aiquileño del grupo Amanecer: Moisés Soto.

En esa corriente y contexto, estudiantes del colegio Virgen del Mar, como Williams Farro, Gonzalo Escobar, Álvaro Álvarez, Walter Corico y Benjamín Carvallo; Henry, el hermano menor de Álvaro, se encontraba cursos más abajo. En ese tiempo, las horas cívicas de los colegios tenían por característica promover el talento con la expresión de música, danza y otras cualidades que los estudiantes comenzaban a explorar.

No está demás decir, que cada colegio tenía presentaciones de grupos folklóricos en las horas cívicas; algo que se puso de moda en aquellos años, imitando a los grupos nacionales de renombre. En el caso de los jóvenes del Colegio Virgen del Mar, fueron motivados por un profesor de música muy particular: Gonzalo Mújica Zabalaga, quien además de ser profesor era músico.

Debemos decir en este espacio, que su talento fue tan elevado que se asumió el reto de componer una Opera de la Diablada, pieza maestra que lamentablemente no puede ejecutarse en el país, porque en ninguna parte de Bolivia existe un teatro de ópera, esta pieza tendrá que esperar.

Un largo recorrido de este grupo de jovenes orureños


El profesor Mújica, como dijimos, fue además músico y en ese tiempo apoyaba al grupo Quirquincho y Sexteto Tiempo, vio las cualidades de los “jovenzuelos” que vivían en las cercanías del Colegio Virgen del Mar, específicamente en la ciudadela Ferroviaria. Nos imaginamos a todos ellos, reunidos en las improvisadas plazas y espacios tocando sus instrumentos y vocalizando algunas canciones.

De esa manera, el año 1986 que marcó un hito para la historia de Oruro y del país, los jóvenes se fueron a la ciudad de La Paz a la casa del papá de Álvaro y Henry a grabar el primer disco. Su entusiasmo quiso que pudieran sacar a la luz su primer volumen para lo cual sería el inicio de su carrera artística.

Lo anecdótico, es que ese año, se condicionaba que la ciudad debía cerrar sus canales de televisión y solo debía tener repetidoras de los canales de La Paz.

De mucho tiempo, la población de Oruro se movilizó e improvisó una manifestación, la misma que concluyó en la Avenida Cívica con discursos improvisados pidiendo el respeto a la dignidad orureña.

Sin embargo, ese año se cerraron las minas, y se aprovechó esta movilización por los mineros en ese tiempo “relocalizados” para reclamar su retiro e iniciar lo que se llamó la “Marcha por la Vida”, caminata desde Oruro hacia La Paz.  

Cuando llegaron a Calamarca, se dictó el Estado de Sitio deteniendo a todos los mineros en su trayecto. En el caso de los muchachos del Colegio Virgen del Mar, se encontraban en La Paz, como dijimos, y casualmente, el estado de sitio los encontró mientras grababan su primer disco.

Por la declaratoria de excepción del país, decidieron quedarse en el estudio de grabación toda la noche. El padre de Álvaro y Henry, al no tener la comunicación como en la actualidad, tuvo que visitar cada recinto policial pensando que los habían arrestado a todos ellos sin saber que se habían quedado a grabar toda la noche. Con esta anécdota, sale el primer disco llamado: “Kasori”, siendo el primer trabajo con el que inician un largo recorrido artístico hasta cumplir los treinta y dos años.

Con este antecedente, quisimos vincular la historia de este importante grupo musical con la historia de Oruro de aquella década, y nuestro homenaje al grupo que actualmente decide invertir en su tierra para dejar un importante legado a la ciudad que los cobijó y casualmente su último proyecto se encuentra muy cerca de sus inicios: el Colegio Virgen del Mar, ¡Enhorabuena! Y nuestro saludo a los amigos Henry, Benjamín, Orlando y Ramiro, que abrieron su casa y su intimidad para conocerlos mejor y compartir hermosos momentos con ellos y sus logros. Con justa razón podemos decir desde Oruro, que sí son “de mi tierra”.


Página vista 178 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia