Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

El Ejército entrará a Huanuni para combatir a los “jucus”

Efectivos del ejército controlan el ingreso a la mina.

EL FULGOR.com
date_range 22 de abril de 2018

Los “jucus”  (ladrones de mineral), conviven con una población de 25.000 habitantes del municipio de Huanuni donde la mayoría son familias de ex cooperativistas hoy asalariados. La Empresa Minera Huanuni  nace de la tragedia con 5.000 trabajadores  de los cuales  4000  eran cooperativistas mineros y 1.000 asalariados, hoy sólo queda 3.250. La mina tiene que lidiar con los “jucus”   que le roban a la empresa 24 millones de dólares anuales y la indisciplina que trajeron consigo los cooperativistas que no tienen “conciencia proletaria”.  

El Ejército Nacional ingresará a la Empresa Minera Huanuni para controlar el robo del mineral y enfrentarse a los “jucus”, un poderoso grupo de “ladrones de mineral” que se esconden en una población de 25.000 habitantes que tiene el municipio de Huanuni, donde la mayoría de sus pobladores son familias de cooperativistas y familias asalariadas y comerciantes de minerales.

El gerente general de la Empresa Minera Huanuni, Guillermo Dalence, reveló que “empezaron conversaciones con el Ejército nacional” para llegar a un acuerdo para que controlen la mina. “En el tema de los “jucus” estimamos que roban dos millones de dólares mensuales lo que llega a 24 millones de dólares anuales, y por eso estamos llegando a un acuerdo con Ejercito Nacional para solucionar este problema”, sostuvo.

Históricamente, el Ejército Nacional y las Fuerzas Armadas han ingresado a las minas para reprimir a los trabajadores mineros que por décadas han soportado la explotación de su fuerza de trabajo tanto por privados que constituyeron un super Estado minero, como por la misma Comibol. La represión derivó en varias masacres entre ellas, la de 1923 en el campamento minero de Uncía ordenada por el presidente Bautista Saavedra, la de Cataví que se dio la noche de “San Juan” el 24 de junio de 1967,  cuándo por aire y tierra se asaltó el campamento minero por orden del General Barrientos o como la que sucedió en los campos de María Barzola. Hoy hay una antitesis y el  Ejército estará dentro de las minas como ya lo está dentro de las universidades haciendo guardia.

Preocupado por lo que pasa en la mina estatal más grande de Bolivia, Dalence dijo también, que en estos siete meses de trabajo como gerente le permitió identificar dos graves problemas como  son: los juqueos y la indisciplina que tiene el personal, los mineros  en la empresa.

“En octubre del 2006, se produjo el enfrentamiento entre  cooperativistas y los trabajadores de Huanuni, esto provocó heridos y fallecidos y cómo emergencia de esto se creó la Empresa Minera Huanuni con 5.000 trabajadores, mil  eran trabajadores con  experiencia proletaria y de clase en sí y ellos eran clase para sí;  pero los 4.000 cooperativistas que entraron no tenían conciencia proletaria y eran con características particulares”, recordó el gerente Guillermo Dalence, al dar a entender que las malas prácticas de los cooperativistas han sido asumidas por los “proletarios” mineros asalariados.

“Este grupo que era tan grande ha llegado incluso a cambiar el comportamiento de los mil trabajadores proletarios. Hay muchas cosas que la empresa tiene que ser estudiada y sometida a un estudio”, dijo al convocar a las universidades a hacer un estudio sociológico sobre la conducta del actual trabajador minero de Huanuni.

Entre el 2006 y el 2011 la Empresa Minera Huanuni llegó a tener 5.000  trabajadores asalariados, hoy, esta ha reducido su personal a 3.250 entre trabajadores mineros y personal administrativo. Para Huanuni este número representa un gasto sólo en salarios de  78% del presupuesto general de la empresa, quedando sólo 22% para gastos operativos y la inversión, viene siendo apoyada con créditos y asistencia del gobierno central.

El atentado: Esperarán La palabra de los peritos

Al referirse al atentado que se produjo en el nivel 240 de la mina Huanuni,  sostuvo que será muy objetivo sobre el tema y esperará que los peritos den los resultados de los hechos.

El pasado 11 de  abril, a las cuatro de la madrugada, un camión que transportaba a 34 trabajadores al interior de la mina estatal Huanuni explosionó dejando ocho trabajadores muertos y 16 heridos. Por la magnitud de la tragedia y por las características se descartó la posibilidad de un accidente, pues de declaraciones del gerente general de Huanuni, Guillermo Dalence, señalan que el camión no transportaba material explosivo, porque este, se traslada en la mina bajo estrictas normas de seguridad  y en días específicos.

La mina tiene horarios específicos,  el ingenio empieza a trabajar en turnos desde las 5 de la madrugada y la administración entra a las 7 de la mañana, explicó Dalence, al puntualizar que   la volqueta que explotó en el interior de la mina Santa Elena Boca de Huanuni, transportaba a los trabajadores del turno de la cuatro de la madrugada, y descartó la posibilidad que ingrese con algún tipo de explosivo.

Fue enfático al señalar que los explosivos se trasladan en días específicos -martes y jueves- y en  un camión se transporta nitrato de amonio, en otro, dinamita y otro, transporta mechas y fulminantes. “Cuando entran vehículos no entran personas, el vehículo accidentado entró sólo con personal”, sostuvo Dalence.

Señaló que el lunes 16 de abril, en el nivel 240 de Huanuni donde se produjo la explosión se retomó las operaciones, la suspensión simplemente se dio para ventilar el lugar porque la explosión no causó ningún daño sobre la roca en la mina.

Al referirse a los heridos y muertos del accidente, dijo que las familias y los afectados deben realizar el trámite de indemnización, además de un seguro adicional que tiene los trabajadores mineros.


Página vista 118 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia