Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

Vida y obra de Nazaria Ignacia

Vida y obra de Nazaria Ignacia

EL FULGOR.com
date_range 28 de mayo de 2017

Nació en Madrid, España, el 10 de enero de 1889. Debido a problemas económicos su familia tuvo que emigrar en un barco a México junto a sus nueve hermanos, ahí conoce a las “Hermanitas de los Ancianos Desamparados”, uniéndose a ellas. Retorna a España para su formación en el noviciado y es enviada a Oruro en 1912 haciéndose cargo de la atención a los ancianos por más de 12 años. En 1925 funda la orden religiosa “Misioneras Cruzadas del Pontífice”.

Bajo el estandarte de la Cruz, concibió a la Congregación religiosa como: “una cruzada de amor en torno a la Iglesia”. En su lucha por evangelizar la palabra de Dios en todo el mundo, tuvo que vivir el escenario de cuatro guerras; la primera (1914- 1918) y segunda guerra mundial (1939- 1945), la guerra civil española (1936- 1939) y la guerra del Chaco en Bolivia (1932- 1935). Falleció el 6 de julio de 1943 en Buenos Aires, Argentina. Sus restos fueron trasladados a la casa Matriz de Oruro, según su deseo, el 18 de junio de 1972. Actualmente se encuentran en la Capilla de las Nazarias, donde la población visita con frecuencia

“Para su época, la madre Nazaria Ignacia, fundó un movimiento revolucionario, atrevido, fue muy adelantada en muchas cosas, escribía en una revista bajo un seudónimo Cristo Rey, en defensa de los derechos de las mujeres, fue una humanista social, catequista con mucho coraje, cuando dice ¨nada de cobardías por el amor a cristo¨, derribó muchas brechas con ese espíritu misionero que nos sigue empapando”, destaca la superiora provincial de Latinoamérica Sur, Elizabeth Copa, residente en la ciudad de Santa Cruz.

La madre. Nazaria Ignacia, atendía en Oruro a niñas abandonadas, visitaba a los presos, catequizaba en las parroquias y en los cuarteles; preparaba las visitas pastorales en las minas y en los campos; promovió obras sociales organizando a la gente en pro de sus derechos; orientó y acompañó a las organizaciones campesinas; movilizó a las mujeres desde una acción social, fundando el primer sindicato obrero femenino de Bolivia y la Liga católica de Damas Bolivianas; abrió las primeras escuelas profesionales para formar a las jóvenes indígenas; concibió comedores populares y los puso en marcha; adiestró a sus novicias para recoger a los heridos en los campos de batalla durante la guerra del Chaco… Pedía como condición a sus jóvenes seguidoras “bajar a la calle”, estar codo a codo con el pueblo, según el portal: www.misionerascruzadasdelaigleia.net

El legado de Nazaria Ignacia se resumen en sus palabras: “Este es nuestro espíritu: guerrero, fiel, nada de cobardías, todos amores, amor sobre todo a Cristo y en Cristo a todos. Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos; enseñar a los hijos del pueblo, partir su pan con ellos, en fin, dar toda su vida, su ser entero por Cristo, la Iglesia y las almas”.


Página vista 1109 veces


local_offerIglesia Católica local_offer Mujer Boliviana








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia