Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

El 12 de abril

Las niñas y los niños celebraron su día con cifras rojas de violencia extrema y explotación económica

Los niños merecen cuidado y protección permanente.

EL FULGOR.com
date_range 15 de abril de 2018

Como cada 12 de abril, desde 1955, celebramos el “Día del Niño” en todo el territorio nacional con regalos, golosinas y la impetrante realidad que viven a diario los niños bolivianos subsistiendo en medio de altos índices de violencia física, psicológica y sexual  y una alarmante tasa de infanticidios que  conmueve  a la sociedad y obliga a las autoridades a repensar en medidas de acción coyuntural.

La fecha fue instituida en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro en rigor a la Declaración de Principios Universales del Niño que se dictó tres años antes (1952) para protegerlos de la desigualdad y el maltrato.

Este 12 de abril, los centros comerciales  pusieron a disposición de la sociedad consumista una variedad de juguetes para consentir a los niños. En los establecimientos educativos recibieron alguna golosina y escucharon el compromiso del director de brindar mejores condiciones; los municipios abrieron, desde muy temprano las puertas de los parques para posibilitar el ingreso gratuito y los cines ofrecieron funciones especiales.

Como ya es tradicional en Bolivia, la Asamblea Legislativa y las asambleas departamentales como municipales, seleccionan a un grupo de niñas y niños  para que propongan políticas públicas a su favor, con la esperanza de que algún día puedan ingresar en la agenda de las prioridades del Estado.

Algunas instituciones, gastaron millonarias sumas, comprando espacios publicitarios en los medios de comunicación para informar sobre las funciones y acciones que desarrollan para garantizar a los niños y niñas una vida sana, con acceso gratuito a la salud y a los servicios básicos. Incluso ofrecieron desayunos gratuitos a los niños por su día.

El presidente Evo Morales no quedó exento de las felicitaciones y envió “un cariñoso saludo a las niñas y niños en su Día”. Precisó en su cuenta de Twitter que su gobierno trabaja “para que las niñas y niños bolivianos tengan salud y educación, con bonos, nuevas escuelas, pero sobre todo, con estabilidad. Son el futuro de Bolivia, pero también son el presente. ¡Felicidades¡”, escribió.

Niño lustrabotas.


Según datos estadísticos publicados por el portal del Ministerio de Comunicación, 2.211.909 niños y adolescentes recibieron el bono Juancito Pinto en el 2017; entre el 2016 y el 2018 la desnutrición infantil (menores de 5 años) se redujo en casi el 50%; mientras que la mortalidad infantil se redujo en un 52% y la deserción escolar bajo al 2%.

Ese mismo día, salieron algunas autoridades de Estado a  los medios para visibilizar la situación en la que se encuentran los 2.910.420  niñas y niños en Bolivia de 0 a 11 años de edad, que representan al 25,7% de la población nacional.

La Defensoría del Pueblo, nos recordó con la presentación del video documental “Valeria”, la situación de abandono y violencia física, psicológica, sexual  en la que se encuentran en Bolivia las niñas y los niños menores de 11 años.

Pero sin duda, lo que causó mayor preocupación fueron los reveladores datos del Ministerio Público, destacando que en lo que va del año se registraron 21 infanticidios; de los cuales solo 3 tienen sentencia. Además de 251 violaciones a niño niña adolescente, la mayoría cometidos dentro del seno de sus hogares.

Los agresores sexuales de las niñas y los niños suelen ser sus progenitores, sus hermanos, sus tíos, sus padrastros o sus vecinos. En los últimos años, los hogares bolivianos se han convertido en los espacios más peligros para la subsistencia de los menores.

Daniel Peterito, director nacional de la Fiscalía Especializada en Atención a Víctimas de Atención Prioritaria (FEVAP) del Ministerio Público el departamento de La Paz presentó más casos de infanticidios con 11 registros, le sigue Santa Cruz con 4, los departamento de Oruro y Beni registraron 2 casos, cada uno, y Chuquisaca  y Cochabamba un cada uno.

De los 21 infanticidios solo 3 tienen sentencia: 1 está en juicio, 12 se encuentran en la etapa preliminar y 5 están en etapa preparatoria o de investigación.

Respecto a los 251 casos de violación contra niño niña o adolescente, solo 6 tienen sentencia, 2 se encuentran en la etapa de juicio, 180 en la etapa preliminar y 63 en etapa de investigación.

En 2017 se registraron 84 infanticidios de los cuales solo 46 llegaron a sentencia; y de 1.324 casos de violación a niño niña o adolescente únicamente 420 lograron sentencia.

Desde muy pequeños deben ganarse la vida en las calles.


EXPLOTACION ECONÓMICA

Pero también, ese día, los medios de comunicación, nos presentaron reportajes especiales sobre los niños héroes que día a día, sobreviven con esfuerzo y sacrificio, vendiendo a temprana edad, “su fuerza física”como único instrumento de trabajo, muchos de ellos siendo explotados y abusados en sus fuentes de trabajo.

Para reforzar la historia de los medios, el Instituto Nacional de Estadística (INE) reveló que el 17,1% de los niños, niñas y adolescentes en Bolivia (de 7 a 17 años); son económicamente activos; es decir, que 402.612 menores de edad, trabajan en sus tiempos libres para sobrevivir. Según el INE, de este grueso de la población económicamente activa (PEA), el 6,1%  son niños entre 7 a 9 años mientras que el 11,7% tienen entre 10 y 13 años.

Según la variable situación de empleo; el 31,3% de los niños que trabajan en Bolivia, tienen una actividad independiente; es decir, son vendedores ambulantes, lustrabotas, cargadores de mercado, lavan autos, empacan en supermercados, entre otras actividades; el 26,3%  de los niños son obreros o empleados en las urbes, pero los que habitan en las áreas rurales trabajan en condiciones extremas en los centros mineros y en las zafras.

El 17,1% de los niños, niñas y adolescentes en Bolivia (de 7 a 17 años); son económicamente activos, según un informe del INE.


CIFRAS QUE YA NO CONMUEVEN

Entre distinciones y agasajos los niños que representaron a sus pares de Bolivia pidieron, como cada año,  la reformulación de políticas públicas a favor de la niñez, algunos municipios como El Alto y Sucre, promulgaron ante la atenta mirada de los niños legisladores normas para garantizar derechos de acceso a la salud.

Ningún legislador oficialista ni opositor se pronunció a favor de generar mecanismos y normas para proteger a los niños de los abusos sexuales o extremos (infanticidio) que los adultos cometen, todos los días, contra ellos, tampoco se pronunciaron por los más de 30.000 niños que viven en hogares transitorios ni de los 10.000 niños que viven en la calle y mucho menos de los 1.000 niños que viven en las cárceles con sus padres.

Este 12 de abril, día en que las autoridades de los órganos del Estado (Legislativo, Judicial o Ejecutivo) deberían dedicar a reflexionar sobre la situación de desventaja y vulneración de los niños, no se conoció de ningún pronunciamiento, política u acción para mejorar las condiciones en la que viven los niños desplazados de sus hogares ni las acciones para garantizarles una vida libre de violencia y así pasó el Día del Niño, sin mayor novedad.

Los niños fueron por un día, diputados, asambleístas y concejales.




Página vista 275 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia