Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

La contaminación acústica afecta la salud de los orureños

EL FULGOR.com
date_range 15 de abril de 2018

La contaminación acústica está dañando la salud de los habitantes de la ciudad de Oruro que sin conocer los riesgos de esta mala práctica se exponen cada día cuando circulan especialmente por la calles y avenidas del centro citadino.

La contaminación acústica afecta la vida y salud de los ciudadanos y entre otros, puede llevar a la sordera, perder el sueño, afecta la memoria y puede producir alteraciones en la conducta.

El sentido del oído puede sufrir alteraciones cuando el individuo es sometido a una exposición permanente a ruidos muy altos. Al principio se produce un silbido en el oído que es una señal que debe ser tomada en cuenta ya que si no desaparece en 10 días es indicativo de alguna lesión.

Si el zumbido permanece puede ser que el tímpano fue perforado, la audición se irá perdiendo y con el tiempo se convertirá en sordera.

No sólo los sonidos altos son perjudiciales a la salud, por ejemplo, el ruido de un disparo muy cerca puede perforar el tímpano o causar lesiones irreversibles en el sentido del oído.

Pero, ¿qué es la contaminación acústica? Es el exceso de ruido o de sonido que se acumula en un determinado espacio o zona y que su exposición permanente puede producir males en el ser humano y disminuir incluso su calidad de vida.

La norma boliviana establece 68 decibeles en el día y de 65 durante la noche como límite máximo permisible, como ejemplo citamos que una conversación normal se produce en el rango de 60 decibeles.

De acuerdo a norma internacionales la emisión de más de 70 decibeles se convierte en molestas para el ser humano y más de 90 se convierten en perjudiciales y pueden dañar la salud.

El ruido fuerte como la música con volumen exagerado, dificulta conciliar el sueño y despierta a quienes duermen durante la noche, es el caso de las discotecas que están cerca de domicilios particulares e incluso en la misma vivienda o edificio.

En la ciudad se producen ruidos que superan los 100 decibeles e incluso más cuando los propietarios o administradores de los comercios sacan a la acera parlantes que emiten música estridente para atraer la atención de los transeúntes que supera la norma nacional e internacional.

Basta transitar por la calle Bolívar, desde la plaza 10 de Febrero, hasta el mercado Campero, para que los ciudadanos se expongan a muy altos niveles de contaminación acústica, sumada a la contaminación visual por la inmensa cantidad de letreros que se exhiben en las fachadas y en las aceras.

En nuestro medio es muy común que los comerciantes instalen alto parlantes en las aceras como un intento de llamar la atención de la gente para que ingrese a su local e interesarse por algún producto.

Lo malo de esta práctica es que la música tiene un volumen muy alto y en vez de atraer produce molestia entre quienes tienen la necesidad de transitar por esos lugares.

Las autoridades de la comuna tienen la obligación de normar esta actividad primero, no permitiendo la instalación de parlantes en las aceras y segundo, que el volumen no sobrepase lo que indican las normas nacionales e internacionales.

Una acción de esta naturaleza contribuirá a mejorar la salud de todos quienes habitamos en la ciudad de Oruro.



Página vista 421 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia