Oruro, Bolivia. 20 de octubre de 2018
  • close

La resurrección, el misterio más importante de la fe

El mundo cristiano recuerda la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo, el Salvador.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 01 de abril de 2018

Año tras año, cuando se rememora la pasión, muerte y resurrección de Cristo, los creyentes, también renuevan su convicción en el Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque la resurrección de Jesucristo es el misterio más importante de la fe cristiana.

La resurrección es la muestra más importante y certera de que la vida venció a la muerte, cumpliéndose así una promesa de amor de Dios para con su creación.

En diferentes oportunidades de celebrar las misas de resurrección, el obispo de la Diócesis de Oruro, monseñor Cristóbal Bialasik aseguró que “en la resurrección está el centro de la fe y de la salvación, por ello la celebración de la fiesta de la resurrección es la más grande del año litúrgico, porque si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe, y también nuestra esperanza".

La vida de Jesucristo muestra el camino que deben recorrer todos para alcanzar la promesa de resurrección, refiere monseñor Biálasik, asegurando que la vida de Jesús fue de una total identificación de nuestra voluntad, con la voluntad de Dios y así tiene que ser nuestra vida.

Señaló también que sólo así se podrá dar el paso a la otra vida, al cielo que Dios Padre tiene preparado desde toda la eternidad, donde se estará en cuerpo y alma, gloriosos, como está Jesucristo y como está su madre, la santísima Virgen María.

El mundo vivió la Semana Santa etapa de reconciliación entre las personas y de reencuentro con Dios.

La Semana Santa es una época llena de costumbres y tradiciones, a nivel mundial, y en Bolivia permanecen en el imaginario social de sus pobladores creyentes.

El pueblo asiste en forma masiva a los diferentes ritos por la Semana Santa.


Son varias las costumbres que se tienen, tanto religiosas como culinarias, como el portar y hacer bendecir las ramitas de palmas, el Domingo de Ramos, la celebración del Día del Sacerdote, y la bendición de los Santos Óleos, la visita a siete templos de la ciudad el Jueves Santo.

Una tradición bastante arraigada es no ingerir carne roja hasta el Domingo de Resurrección, servirse los denominados doce platos en honor a los doce apóstoles de Jesús, asistir al Vía Crucis o la Procesión del Santo Sepulcro, entre otros, son algunas manifestaciones de la población.

Algo que se está volviendo común, con el pasar de los años, es la venta de los huevos de pascua, que están hechos de chocolate, y que atrae sobre todo a los niños.

Una costumbre que hoy cuenta además con un plus que es el arte, es la visita a los arenales de Cochiraya, donde artistas plásticos, incluso venidos de otros países, realizan gigantes esculturas con la arena, todas con la temática de Semana Santa, un espectáculo que atrae a propios y extraños.

Otrora, en los mismos arenales, se efectuaba la “caza de judíos”, referida a la caza de lagartijas, tradición que iba en contra de la naturaleza, por lo que poco a poco fue desapareciendo.

Monseñor Cristóbal Bialasik, Obispo de la Diócesis de Oruro.


DOCE PLATOS

Según las tradiciones, en los hogares debe prepararse doce platillos diferentes en los que no se coloca ningún tipo de carne, especialmente roja, por ello las comidas contienen verduras, lácteos, pan, y otros.

Uno de los platos más conocidos es el tek’o, un caldillo en base a papa aplastada con verduras, huevo y queso, algunos le agregan camarones.

El ají de papa lisa, la ensalada de lacayote, de achojcha, la sopa de pan, sopa de queso, papas a la huancaina, huminta, arroz con leche, cochayuyo, comida en base a algas extraídas del lago, son algunas de las opciones para Semana Santa.

Pero también están los platillos hechos con toda clase de pescados como el bacalao, el ispi, el pejerrey, el sábalo, atún y mariscos.

Este Domingo de Resurrección, cualesquiera fueran las costumbres en cada hogar, lo cierto es que Jesucristo resucitó en el corazón de cada uno de los creyentes, luego de haber vencido a la muerte y al pecado, y es momento de que la humanidad se comprometa con la cultura de la vida.

Es pues tiempo de sembrar amor, en nuestros hogares, en nuestra sociedad y en el mundo, se debe además cultivar la fe y hacer una vida de servicio, tomando en cuenta que en las cosas de Dios primero se debe creer antes de ver y no lo contrario.


Página vista 120 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia