Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

Semana Santa:

Un periodo para sepultar el pecado y dar paso al perdón para la vida eterna

La palma, un signo de bendición en los hogares y para algunos una oportunidad artesanal

Interior de La Catedral Nuestra Señora de la Asunta.

account_box


EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 01 de abril de 2018

La Semana Santa, es un tiempo destinado a sepultar el pecado y dar paso al perdón para así alcanzar la vida eterna, en Bolivia y en Oruro especialmente los fieles cristianos acuden a las iglesias para cumplir con mucha fe los ritos que recuerdan la vida, pasión, muerte y resurrección del hijo de Dios.

El párroco de Nuestra Señora de la Asunta La Catedral, Gabriel Mauricio Antequera Lavayen, remarcó algunas actividades que se viven en Semana Santa, diferenciándolas entre la ciudad y el campo.

La Semana Santa no concluye con el Domingo de Resurrección, explicó el párroco, señalando que es sólo el “inicio en cada persona, el proceso de transformación en un sentido positivo a la vida de perdón y de enterrar el pecado”.

Con esta premisa, nace la interrogante, ¿entonces cuál es el significado, más allá del ritual y la tradición de Semana Santa?

Los años que vivió Antequera, realizando su servicio parroquial en el municipio de Caracollo, le permitió remarcar algunas características que se viven de forma tradicional tanto en el campo como en la ciudad.

La esencia es la misma, la celebración es igual, la única diferencia es la forma como se vive cada día de la Semana Santa.

En el campo la celebración es más comunitaria, porque las colectividades más alejadas se concentran en la única iglesia católica que existe en el lugar y los comunarios “viven la Semana Santa”, señaló con voz enérgica el párroco.

En cambio en la ciudad, es distinto, por muchas razones, hay mayor población y más iglesias, “pero el compromiso y la entrega, no se diferencian”, prefirió puntualizar Antequera para no desmerecer las actividades que se viven en ninguno de los espacios mencionados.

En el campo la pascua coincide con la cosecha, es por este motivo que la comunidad la relaciona con la resurrección de Jesús (quien murió en la cruz para salvar de sus pecados a la humanidad, resucitando al tercer día), y es cuando ven la oportunidad de ofrecer y hacer bendecir los alimentos que son producidos en la tierra, específicamente el día Sábado de Gloria, como un gesto de agradecimiento a Dios y la Madre Tierra por los productos producidos.

Tomando en cuenta estos detalles, la pastoral decidió añadir estos elementos significativos para realzar aún más la Semana Santa, modificando en cierto grado las actividades que se realizan cada año, explicó el párroco.

El Santo Sepulcro es velado en la iglesia Catedral recordando la muerte de Jesús.


La Semana Santa se inició el Domingo de Ramos, fue un espacio que tuvo sus características, donde se narró la historia bíblica con la participación de diferentes actores, incluido el obispo de la Diócesis de Oruro, Cristóbal Bialasick. Así también, se puso a la venta panqueques en forma de corderos bañados en almíbar.

En este día resalta los ramos o palmas, siendo un elemento que tiene que ver con la llegada de Jesús a Jerusalén, porque lo consideraban el salvador, por la serie de milagros que realizó, según las escrituras que se encuentran en los pergaminos antiguos interpretados en la biblia.

Actualmente la población toma la palma como una representación tangible de la bendición. Muchas personas vienen el Domingo de Ramos para hacer bendecir la palma, para luego acomodarla, en general detrás de la puerta de sus hogares, como signo de bendición.

Esta figura cambia en el área rural, sobre todo en las áreas dispersas y acomodan sus palmas en sus estancias porque la palma adquiere un valor de protección, especialmente son utilizadas para cuidarse de los rayos.

Antequera, remarcó que semana santa se vive de “Domingo a Domingo”: el primer día, el domingo de ramos, recordando el recibimiento de Jesús en Jerusalén con ramos; el segundo, tercer y cuarto día, el lunes, martes y miércoles, se realiza el sacramento de la confesión de sus pecados, para recibir el perdón de Dios. 

Pero en esta oportunidad se hizo modificación, ya que el martes se programó la misa Crismal, tendría que haberse celebrado el jueves, pero por decisión pastoral se efectuó el martes para bendecir los santos oleos (aceite de oliva), tanto para los catecúmenos que es utilizado para los bautizos y el sacramento de la confirmación y se unge en las manos de los sacerdotes consagrados, como  el óleo de los enfermos. También en esta misa se renuevan las promesas sacerdotales, que es trabajar por y para el pueblo, no importe el destino que se les asigne.

El jueves por la noche se celebró, la misa de la última cena, recordando la reunión de Jesús con sus discípulos y la traición de Judas, quien vendió la libertad del mesías por unas monedas de plata.

En esta oportunidad se bendijeron piezas de pan, para que en los hogares se conmemore la eucaristía y que las cabezas de familia distribuyan a los miembros del hogar el pan y vino, como hizo Cristo. 

Jesús, fue juzgado y crucificado para salvar a la humanidad del pecado.


Así también el viernes se realizó el Viacrucis Juvenil, desde las 5 de la mañana, congregaciones salieron de sus iglesias para concentrarse todos en el Perpetuo Socorro, donde se pudo apreciar a jóvenes quienes representaron la pasión de cristo.

Al medio día se realizó la celebración de las Siete Palabras, recordando las  últimas palabras de Jesús en la cruz. Por la tarde, a las 15:00 horas, se realizó la adoración de la cruz,  y luego se salió en procesión con el Santo Sepulcro, acompañado de las imágenes de la Virgen Dolorosa, San Juan, el Señor de Burgos.

El Sábado Santo no se celebró misa en ninguna de las iglesias, esto se debe a que el pueblo se encontraba de duelo, pero en la Catedral, al medio día, se realizó la bendición de los alimentos , y por la noche los feligreses se reunieron para celebrar la Vigilia Pascual, esperando, simbólicamente, la resurrección de Jesús.

La peculiaridad de esta celebración está en la bendición de la fogata y el encendido del Cirio Pascual. Se ingresó  lentamente en penumbras a la catedral y las luces se encendieron al momento de cantar el gloria, en ese instante repicaron las campanas anunciando la resurrección de Jesús y cada una de las personas que estuvieron presentes tomaron su lugar a medida que avanzaban.

El domingo por la madrugada, a las 05:00 a.m. los devotos celebraron la Misa de Vigilia y Resurrección, realizando la peregrinación dando una vuelta por la Plaza 10 de febrero con el cirio encendido, concluyendo de esta forma las actividades de Semana Santa.


Página vista 156 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia