Oruro, Bolivia. 20 de octubre de 2018
  • close

Domingo de Ramos el inicio del cumplimiento de la profecía

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 25 de marzo de 2018

El Domingo de Ramos de cada año se recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, habiendo sido recibido por una multitud que cinco días después pediría su crucifixión, cumpliéndose así la profecía.

Se conoce como Domingo de Ramos por las ramas de palma que se pusieron cuando Jesús ingresó a Jerusalén, montado sobre un asno, y la gente gritaba ¡Hosanna en el Cielo!

El Domingo de Ramos es el inicio de la Semana Santa, que debe ser un tiempo de reflexión, en el que las personas deben acercarse a Dios y vivir a profundidad la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Pero además de acercarse a Dios, se debe hacer penitencia, practicar la confesión y así renovarse espiritualmente.

El Domingo de Ramos es muy importante para la comunidad católica del mundo, cuando miles de personas asisten a las diferentes parroquias para acercarse a Dios a través de su palabra.

Recordando el recibimiento de Jesús en Jerusalén es que los feligreses llenan los templos portando ramas de palmas trenzadas de forma hábil por artesanos con mucha imaginación.

Para entender la dimensión del significado de esta semana desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, pedimos al padre Gustavo Llerena Schenone haga un comentario al respecto.

Para él, el tiempo de Semana Santa en sus cuarenta días previos, la llamada Cuaresma, como la preparación oportuna y actualizada del seguir conociendo y viviendo especialmente la Encarnación del Hijo de Dios en la mayor expresión del darse en su Pasión, Cruz y Resurrección por la humanidad.

“Hoy Domingo de Ramos, Jesús es vitoreado como ‘el Mesías, el Señor’ por el pueblo, alabándolo como un ‘Rey a su medida’, que busca su liberación circunstancial del sistema dominante judío, que poseía el poder y desde afuera oprimido en manos de los Romanos. Vemos cómo a Jesús en ese momento aún no se lo conoce en profundidad, ya que el Pueblo en general no caminó con él cerca, escuchándolo permanentemente y conociéndolo relacionalmente”, expresó el padre.

En cambio, sí, dijo, fue su grupo íntimo, después el grupo de los 72 y todo aquel que lo buscaba de corazón quienes “vivieron a Jesús” y después cumplieron la Misión de extender su palabra gradualmente.

“Más quiero ir a lo último y mayor que es lo que vivirás en la Vigilia del Domingo de Resurrección, y señalar que el Domingo de Ramos es parte de esta semana llamada la Semana Mayor. ¿Sabes? no te puedes quedar como ese Pueblo que realmente desconocía la Relación Jesús. Para que esta semana sea tu Semana Santa 2018, más allá de un tiempo de descanso o ver el ‘acontecimiento Jesús’ desde afuera, como un suceso o una serie de tradiciones institucionales, date tiempos para ti y sacar nuevas aseveraciones de tu fe activa”, remarcó Llerena.


QUE COSA ES…NO RESUCITAR…

El padre sostiene que la vida desde lo trascendente religioso tiene una visión novedosa de lo que somos realmente pues nos enseña que ya desde nuestro nacimiento, nuestra vida es un espacio dado-donado para realizarnos, y tener conciencia que esta “vida mía” no me pertenece (ya que no pedí nacer), en el sentido, que me es entregada y debo administrarla en sabiduría. Y esta vida dada llega a ser un tiempo oportuno (a veces truncado por la muerte física en el misterio del don de la vida en la libetad humana y las leyes naturales) para obtener nuestros sueños y proyectos.

“Es así que el camino que realizamos con este saber de ser parte de una historia breve de realizaciones y carencias se topa con el peor enemigo ‘la muerte’, que corta aparentemente el don de la vida. Es allí que la Religión pasa a ser una necesidad y respuesta al sinsentido de una vida solamente en este mundo, entonces la Religión es un rutero vital, el espacio personal y comunitario que da dirección. Por ello la Religión debe convivir en lo ordinario de cada día desde el amanecer, debe ser puesta en acción y desarrollarla viviéndola, no basta el saber de DIOS sino lo vivimos”, recomienda el religioso.

Se debe vivir y conocer la religión en lo cotidiano-ordinario, para ello se debe partir entonces de la experiencia de la Resurrección, que hizo posible algo inaudito: “que un pequeño grupo que vieron al resucitado Jesús fueron la base del mayor acontecimiento que marca un antes y un después en la Historia Humana”.

“Cabe entonces decir en este momento algo más personal… ¿Qué entiendes querido lector por resucitar? Y te lo pregunto en primera persona pues lo primero es una respuesta personal para luego expresarla en la sociedad”, cuestionó el padre.

Y una forma de explicar o iluminar muchas veces las ideas es desde lo que “no es” para contrastar y definir, por ello, entonces se plantea “que no es resucitar”.

“Ideas que se me ocurren como tú también las tendrás, no es resucitar: vivir sin perdonar cada día, cada insulto, cada bajeza humana en tu hogar y trabajo, pensar que la iglesia es solo los domingos y que no me comprometa con mi comunidad en la semana, no leer la palabra porque ella es solo para los curas y religiosas, querer una iglesia poderosa y olvidar que su mayor fortaleza son los últimos y pobres”, aseguró Llerena.

Asimismo indicó que no es resurrección no predicar un Jesús de liberación, no utilizar los medios de hoy para reencarnar y presentar un Jesús cercano a los adultos y especialmente a los jóvenes y niños, no es resucitar también callar cuando debes decir la verdad aunque incomode, echar culpas a Dios sin hacer tu parte en los cambios, no es resurrección dejar de decirle a tu mujer o familiares cuánto los amas, no agradecer y ver en lo ordinario su presencia amiga, oponerse a que los demás sean felices, descalificar, insultar, ser egoístas, vivir la religión-relación a espaldas de la realidad, vivir como si la vida no existiera sin enfrentarla y transformarla, vivir la corrupción del sistema acostumbrándote a ella.

“En resumen la no resurrección son todos los caminos de muerte que no hacen presente, ya sea por temor, desidia, ignorancia, egoísmo, a Jesús en medio de nosotros. Puedes hacer entonces el ejercicio de preguntarte tú ahora ¿Qué sí es la resurrección? Muchas bendiciones y pasa tiempos de calidad con tu buen Jesús para conocer al Pare y vivir en su Espíritu… vive tu Semana Santa 2018 y compártela”, enfatizó el padre Llerena. 



Página vista 155 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia