Oruro, 15 de agosto de 2018
  • close

Entre la fe, el arte y las redes sociales

Imagen de la virgen del Socavón en ropa interior desata polémica

Un diseño digital plasmado en la mitad de una hoja tamaño carta por Rilda Paco, removió los sentimientos de miles de católicos, que utilizaron las redes sociales para rechazar la obra, extremo que también se tradujo en agresiones hasta amenazas. Sin

El artista Robreto Mamani Mamani.

account_box


EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 04 de marzo de 2018

La denuncia de que el carnaval de Oruro, cuya patrona es la Virgen del Socavón, es convertido en un espacio para cometer excesos por “falsos devotos” plasmado en un dibujo digital, donde se aprecia a la Virgen sin rostro, vestida con una blusa roja, una tanga del mismo color, medias oscuras y un manto negro, dejando a la vista su abdomen, ha desatado gran polémica en ciudadanos, autoridades y artistas.

La artista plástica Rilda Paco compartió el dibujo al promediar las 19:00 horas del domingo 11 de febrero, por lo que inicialmente recibió algunos buenos comentarios. Sin embargo, la situación se desbordó cuándo la historia llegó a los medios de comunicación y más aún a las redes sociales, donde comenzaron a surgir voces de rechazo a esta manifestación, hasta llegar a agresiones y amenazas por quienes se sintieron afectados en su fe, pero también surgieron palabras de apoyo por quienes calificaron su “denuncia” como una expresión de arte.

Grande fue la sorpresa para la autora de 31 años, escuchar al Gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez anunciar un proceso, al igual que lo hicieran algunos jerarcas de la iglesia católica que exigían a Paco pedir perdón por esta agresión a los feligreses.

“Puedo pedir perdón a los verdaderos devotos pero no a esos falsos devotos que usan la fe para beber y malgastar el dinero”, decía la autora orureña a los medios de comunicación, donde también denunció hostigamiento y amenazas de muerte a través de las redes sociales, que jugaron un papel determinante en esta historia.

La obra se creó después del carnaval de Oruro, donde dos fuertes explosiones dejaron 12 muertos y más de 50 heridos, personas y familias destruidas, que todavía piden justicia por sus seres queridos. Hechos que hasta la fecha no han sido totalmente develados por autoridades policiales, que continúan con los procesos de investigación.

Rilda Paco, la polémica pintora.


Mamani Mamani “debe prevalecer el respeto”

Para Roberto Mamani Mamani, artista autodidacta que ha desarrollado su plástica a partir de la visión y sentimientos originarios de los pueblos aymara y quechua, primero debe prevalecer el respeto de ambos lados; respeto a la libertad de creación y expresión, pero también respeto a la fe o sólo al gusto por bailar; dado que la celebración de carnaval tiene muchos otros componentes que solo la danza, al tratarse de una ceremonia de agradecimiento por la cosecha, la fecundidad y también la religiosidad, primero hacia la Madre Tierra y luego a la Virgen, hechos fundidos en un sincretismo real.

“Para mí se debe reconocer el derecho a la libertad de creación y a la libre expresión y también el respeto a cada persona y lo que siente, eso es importante; entonces va una reflexión para la gente y para la artista, porque también cada quien pinta lo que siente”, dice al expresar por primera vez su criterio sobre este hecho que aún despierta controversia.

El artista reflexiona que Bolivia como país laico y donde se vive en democracia debe primar un criterio amplio sobre los escritores, periodistas y artistas, porque cada uno tiene su forma de ver y reflexionar sobre cómo se comporta la sociedad y en este caso el arte como producto de la creatividad de todo ser humano.

“El arte sirve, es importante, tiene ecos que trascienden, pueden mover y conmover a una sociedad y eso es bueno desde donde se lo vea, porque permite que reflexionemos sobre comportamientos y actitudes, sin entrar en el detalle de la plástica  y su realización”, dice.

Vestido con su mandil cubierto de pintura de vivos colores, el artista cuestiona la censura y amenazas de procesos de las autoridades hacia la autora, Rilda Paco, que a la fecha debe caminar casi todo el tiempo acompañada de sus amigos para prevenir posibles agresiones, ante publicaciones malintencionadas en las redes sociales.

Mamani Mamani parte del respeto y menciona que no se debe pensar en una especie de “caza de brujas y retroceder a los tiempos de la inquisición, periodos del colonialismo donde no podías expresar nada contrario a lo establecido”, por lo que pidió discernimiento a las autoridades, que al final son una especie de guías para los pueblos y las sociedades.

Finalmente, desde uno de los rincones de su galería de exposición, ubicado en la calle Jaén en La Paz, dice que las obras de un artista reflejan la identidad del mismo, por tanto su arte siempre colorido es un homenaje a la vida, una especie de ofrenda para la Pachamama, donde hay sol y energía, donde se muestra la fortaleza y el valor de los pueblos.

Feligreses en un acto de desagravio a la virgen, en Oruro.


“Tengo un gran compromiso, por eso tengo que seguir”

Y mientras muchos devotos de la Virgen, autoridades políticas y religiosas realizan procesiones y misas de desagravio a la Virgen, no sólo en Oruro sino en otros departamentos, Rilda se fortalece con las muestras de apoyo y afirma que pese al miedo tiene que seguir adelante.

“Tengo un gran peso, he enseñado a hechos niños a defender sus derechos, entonces tengo un gran compromiso. Esta obra va a servir para agradecer a la población, esa obra va a ser bien utilizada”, dice segura, mientras dos de sus amigos la esperan hasta que termine la entrevista en predios de la Universidad Mayor de San Andrés, donde cursa la carrera de Comunicación Social.

La polémica está latente, las opiniones a favor y en contra continúan, todos dicen de todo,  la única que no dice nada es ella, la Virgen de la Candelaria, que permanece donde siempre, en la Iglesia del Socavón, esperando a quienes la visiten para escuchar sus oraciones y atender sus pedidos.


Página vista 224 veces














ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia