Oruro, 24 de junio de 2018
  • close

74 años de vida institucional

En la historia de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada

La diablada es representativa de Oruro (Fotografía tomada en 1970 por el arquitecto Edmundo Mirones, gentileza Historias de Oruro)

account_box


date_range 25 de febrero de 2018

“Fraternidad por la hermanad y por nuestra fe a la Virgencita del Socavón”. Así contaron los antiguos fundadores de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, cuando lejanas resonancias de música  y danza, todavía brillaban en los ojos de quienes un 25 de febrero de 1944 fundaron la diablada de los “Fraternos”.

La historia cuenta, que en los antecedentes de su fundación, los siempre conocidos “pijes” o “Kharas” (jóvenes de clase media) fueron cobijados por la única Diablada de entonces, aquella integrada por los mañazos  y dirigida por Pedro Pablo Corrales, un impulsor y un personaje que concedió a los audaces jóvenes un espacio dentro las filas diablescas.

Intrépida acción que sorprendió a los transeúntes de nuestra ciudad. Ellos vieron a los famosos diablos de Oruro integrada por mañazos y pijes , personajes que en su ferocidad infernal hicieron temblar las calles con violencia y terror. Ya no era el Carnaval de las carrozas y de los foráneos disfrazados, era el Carnaval de Oruro que se apoderaba de todos para acrecentar una fe, esta vez dirigida a nuestra santísima Virgen del Socavón.

Pero el destino determinó la inevitable división. Los “Pijes” se separaron de los mañazos y decidieron fundar una nueva institución con el nombre de Fraternidad, que además sería Fraternidad Artística y Cultural, dos términos que presintieron iniciativas para el futuro.

Así llegó la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada a su primer carnaval el año de 1945 para estrenar ángel, cóndor y nuevos luciferes. Así propiciaron por primera vez, la Gran Velada de Arte Vernacular, un acontecimiento artístico y cultural para proclamar a la hermana predilecta de la institución.

Así llevaron la diablada al teatro y al escenario. Sus protagonistas: distinguidas señoritas de la sociedad y jóvenes entusiastas de la Fraternidad.

Diablos de la ¨Frater¨ en 1960 (Fotografía tomada por el arquitecto Edmundo Mirones, gentileza Historias de Oruro)


El tiempo se encargó de calificar a la Fraternidad, como la más dinámica e impulsora de nuestra cultura popular. Gracias a la creatividad de sus socios se confecciona el primer pañuelo bordado, dejando en el recuerdo a las antiguas pañoletas floreadas; se crea el primer traje de ensayo, definiendo el elegante uniforme que hoy ostenta; se establece uniformidad y coreografía en la danza de los diablos y se adapta el relato de los diablos para teatro. La Diablada de Oruro comienza a cambiar para todos.

Con ese afán innovador la Fraternidad es invitada para engalanar los acontecimientos cívico religiosos de nuestro país. Las maletas y las seguras cajas acompañan a los diablos fraternos por Potosí, Cochabamba, La Paz, y centros mineros. Así la Fraternidad cumple sus primeros cinco años de vida.

Ya en la década de los cincuenta, la Fraternidad comienza otra etapa de su vida. No faltaron las inteligentes innovaciones para magnificar la presentación de los diablos. En 1951 el fraterno Luis Viscarra Cruz aparece con la primera careta de color negra,  de astas retorcidas hacia atrás y ojos descomunalmente saltones. Una artística obra diseñada por el maestro caretero Pánfilo Flores.

En los años cincuenta se robustece los cimientos de la institución. Se confeccionan los primeros estatutos, se obtiene personería jurídica  y se construye el repertorio coreográfico de figuras como la Estrella, el Carrusel, el Saludo, la Cadena y muchas otras creaciones, producto de la imaginación de los socios.

Por entonces la Fraternidad se proyecta a nivel internacional. Fue en 1958 cuando albos trajes y máscaras de iracunda expresión impresionaron al público costero de la ciudad de Iquique.

La institución aporta cada año al Carnaval de Oruro (Fotografía tomada en 1962 por el arquitecto Edmundo Mirones, gentileza Historias de Oruro)


Y ya en plena década los sesenta, no cesaron las innovaciones. Harry Gamarra se presenta con la primera máscara iluminada en las demostraciones nocturnas. Ojos y contornos infernales se iluminan para encender miedo y terror por el averno.

En los “sesenta” la Fraternidad viaja al Perú, Argentina y Venezuela. Muy cerca a 1980, los diablos fraternos viajan a Europa en una de sus más importantes visitas continentales, siendo promotores de la infinita riqueza de nuestro acervo folklórico.

En 1992 mediante el ingenio y el rigor documental de sus socios, la Fraternidad inaugura el primer grupo de las diablesas. Figuras que significan la juvenil presencia de señoritas. Figuras que ágilmente elevan en alto los brillantes pañuelos de una abigarrada pero escogida coreografía.

Así la Fraternidad ingresa a la década de los noventa y conmemora en su historial muchos otros viajes como aquel inolvidable acontecimiento deportivo en el Mundial de Futbol de 1994, o bien la Semana Cultural Boliviana en Santiago de Chile del mismo año; el Festival de las Artes de San José de Costa Rica en 1992; el viaje a Lyon Francia en el Festival de la Fouvierre; o en Osaka, Japón para el desfile de Midosuji el 2003.

Hoy es cuando la Fraternidad entre las muchas contribuciones de su inquietante vigor, registra en su haber, la recuperación de olvidadas tradiciones como la Festividad de la Virgen de la Candelaria , el rodeo, los arcos de plata y cuantas otras costumbres de nuestra cultural popular.

Y es hoy cuando la Fraternidad representa la espiritual reafirmación de una devoción, que agiganta la fe y la esperanza de nuestro pueblo y que ennoblece el sentimiento devocional de una ciudad regocijada por la incomparable y milenaria expresión de un carnaval que es Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Más de siete décadas de baile en devoción por la Virgen del Socavón (Fotografía tomada en 1950 por el arquitecto Hugo Canedo Arias, gentileza Historias de Oruro)



Página vista 273 veces














ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia