Oruro, Bolivia. 18 de octubre de 2018
  • close

EDITORIAL

Seguridad ciudadana

Seguridad ciudadana

EL FULGOR.com
date_range 25 de febrero de 2018

Luego de los lamentables atentados ocurridos el sábado 10 y el martes 13 de este mes de febrero, durante la realización de la entrada devocional del carnaval de Oruro, la ciudadanía necesita de la certeza que puede caminar por las calles de Oruro sin la sombra del estallido de algún artefacto explosivo que le quite la vida.

Recordemos que el sábado 10 cuando la tarde caía una explosión de dinamita en gel cobró la vida de ocho personas inocentes y dejó heridas a 40, el martes 13, la tragedia se volvió a repetir y un nuevo estallido quitó la vida a cuatro personas y dejó heridas a 12, según reportes policiales.

En el primer caso, la policía dijo que la explosión fue producto del estallido de una garrafa de gas cuya manguera de conexión había sido perforada por el aceite hirviendo del puesto de venta donde se produjo el hecho.

En la segunda explosión, el informe preliminar fue que la cañería de gas domiciliario había explotado. Fue la propia empresa de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) que desmintió la versión.

Más tarde, la policía informó que se trató de la explosión de tres kilogramos de dinamita mezclados con anfo, un elemento químico que se utiliza en la minería para potenciar el estallido de la dinamita.

A principios de semana, se dio a conocer un identikid del supuesto autor del atentado del martes 13, basado en una cámara instalada en el lugar donde se produjo el segundo estallido, calles Bakovic y Caro.

El miércoles, se presentó a la policía el hombre que aparece en la filmación para desmentir categóricamente que sea el supuesto autor de la explosión.

Las dos explosiones que finalmente se confirmó fueron de dinamita, cobraron la vida de 12 inocentes personas y dejaron heridas a 52.

Luego de tan lamentables hechos surgen varias preguntas: ¿Por qué en Oruro? ¿Quiénes están detrás de estos atentados? ¿Cúal es su objetivo? ¿Por qué en pleno desarrollo de la entrada devocional? ¿Se trata de perjudicar al carnaval de Oruro? Y otras más que circulan entre los ciudadanos.

Y son los habitantes de nuestra ciudad que circulan por nuestras calles con el temor de que, en cualquier momento, una nueva explosión cobre la vida de otros inocentes o la propia, de familiares, de amigos o conocidos.

Es el momento de que las autoridades llamadas por la ley para proteger a la población civil realicen los esfuerzos necesario para dar con los autores de estos dos cobardes atentados que enlutaron a las familias orureñas.

Se hace vital devolver la tranquilidad a la ciudadanía así como terminar con el temor de transitar por las calles despejando los rumores y falsas informaciones que circulan por las redes sociales a cargo de gente irresponsable.

Ahora más que nunca, se debe dar con los autores de los dos atentados que convirtieron la alegría de la entrada devocional en tragedia.

La seguridad ciudadana tan pregonada en estos tiempos debe hacerse realidad y si bien es cierto que todos debemos colaborar en este cometido, en esta oportunidad es la policía quien debe trabajar para devolverle a Oruro la tranquilidad y la seguridad de circular sin el temor de perder la vida.


Página vista 277 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia