Oruro, 24 de junio de 2018
  • close

Brilla la Obra Maestra

El Carnaval de Oruro no solo es presencia de danzarines en las calles

La Diablada una de las danzas emblemáticas del carnaval de Oruro.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
date_range 11 de febrero de 2018

Con una antigüedad que se remonta al siglo XVI late en Oruro la devoción hacia la Virgen del Socavón y es en el devenir de los años que los habitantes de esta región altiplánica encuentran en la danza la mejor forma de profesar su fe hacia la deidad andina, hasta conseguir que esta fiesta considerada en sus orígenes como “marginal y de baja ralea” sea reconocida en el mundo como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

“Y todo este espectáculo no nace cada vez, sino que sobrevive desde aquella memoria que obra las tradiciones. Cada danza revela un recuerdo colectivo, mil veces tamizado, torcidos laberintos del devenir de siglos que en esto han terminado. Y son tan verdad como cualquier verdad, que al fin no es más que otra versión la que llaman historia”, escribió María José Diez,  en marzo de 2007, en la publicación “La Belleza del Diablo”.

Sobre el origen de la práctica devocional diversos autores sostienen versiones como el hecho de la existencia de un ladrón denominado “Chiru Chiru”  que robaba a los ricos para favorecer a los pobres y en una de sus andanzas fue herido y los vecinos de la villa, al extrañar su presencia en las calles llegaron hasta su guarida y lo hallaron muerto a los pies de una celestial imagen pintada en los tapiales.

Un tanto similar es la leyenda de Anselmo Belarmino conocido como “Nina Nina”,  enamorado de Lorenza Chuquiamo hija de un millonario que no aprobaba esta relación y también lo hirió de muerte; entonces el legendario personaje habría sido socorrido por una bella mujer a quien asemejaba con la imagen de la cual era devoto y en su honor encendía cirios para venerarla en un paraje del cerro  Pie de Gallo.

Ya cuando transcurría el año 1789, según escribe el periodista e historiador, José Luis Zabalaga, los mineros veneraban la imagen de la que denominaron Virgen del Socavón y con disfraces para emular al Tío de la Mina le rendían pleitesía en la fiesta que el calendario católico señala el 2 de febrero, pero decidieron trasladarla a unos días más, porque por entonces los mineros tenían tres días de descanso, los únicos del año, y así la fiesta en honor de la Virgen del Socavón fue fusionada con el Carnaval.

Esta es la razón por la que el Carnaval de Oruro,  es el único en el mundo que adquiere matices religiosos, siendo miles de peregrinos los que bailan para la virgen reconocida también como Patrona de los Mineros. Estos son los pilares sobre los que se afirma el fenómeno folklórico ahora catalogado como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, que no solo es presencia de danzarines en las calles, detalla Zabalaga.

Para otro investigador y escritor en temas de folklore y tradiciones; Estanislao Aquino Aramayo, la fiesta donde sobresale la danza tiene mitos que justifican su vigencia que parte de la devoción popular. “La primera y supuestamente la más antigua es conocida como las plagas. Según el relato, el dios Huari ( o Hahuari), condenó a los urus a la destrucción  primero por una víbora de extensa longitud, ante el clamor del pueblo vino una celestial ñusta que dividiendo el partes petrificó al reptil. La segunda, un sapo gigantesco al que también petrificó; la tercera, un descomunal lagarto al que decapitó y lo hizo de piedra, de la boca de este el dios nativo, hizo salir millones de hormigas a las que la ñusta convirtió en dunas de arena. Se dice que la ñusta no era otra que la Virgen del Socavón”.

La Morenada.

LA VIRGEN

La imagen de la Virgen del Socavón es una pintura al fresco sobre yeso trabajada en un muro de tapial o  adobe y según escribió Fray Hubert María Moons en una pequeña publicación titulada  Historia del Santuario de la Virgen del Socavón compilada por Fray Alfonso M. Massignani Ballico en 1992; alrededor de dicho lienzo de autor desconocido, los originarios de Oruro en las faldas del cerro Pie de Gallo, con  decoro,  comenzaron a construir una ermita  para protegerla y venerarla y con el pasar del tiempo se construyó para la virgen, una capilla restaurada varias veces.

Algo que enraíza más la devoción es la organización de la población, que por 1880 se movilizaba masivamente y obedeciendo los acordes de una banda acudían para llevar desde las zonas marginales cuanto material sería útil para erigir la capilla.

Es hasta el siglo XIX que cuando se estudió la posibilidad de edificar un santuario debido al crecimiento de las celebraciones devocionales.

Desde 1950, los frailes de la Orden de los Siervos de María tienen a su cargo el Santuario, siendo uno de los promotores para su ampliación el padre Massigmnani, iniciativa que se concretó y fue en noviembre  de 2000 que se alcanzó el objetivo hasta lograr la consagración del mismo y el 5 de noviembre del mismo año que la santa imagen recibió la coronación canónica.

La descripción de la imagen actual detalla a la divinidad de pie, vestida con un hábito de color carmesí o guindo, cubierta con un manto que se considera refleja el cielo altiplánico con 40 estrellas que significan las 40 noches trascurridas desde la Noche Buena hasta el Día de la Candelaria, (consagrado a la festividad en honor de la virgen principal protagonista del Carnaval de Oruro).

Lleva en la mano derecha un cirio que se indica para alumbrar el camino de la fe y en la izquierda carga al Niño Jesús que sostiene además el globo terráqueo.

Los Tobas.

LA DANZA

Siendo mágica la simbiosis de la fe convertida en peregrinación  mediante la que los miles de devotos bailan a lo largo de más de tres kilómetros, la Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad se muestra al mundo a través de 18 especialidades de danza: diablada, morenada, caporales, kullawada, llamerada, tinkus, danzas estilizadas, doctorcitos, grupos autóctonos, tobas,pujllay, wititis, incas, negritos, suri sicuris, waca wacas, tarqueada, y kallawayas.

Previa a la presentación del Carnaval de Oruro, los danzantes realizan ensayos y recorridos para pulir la coreografía  a lo que se suma el espectáculo que ofrecen las bandas de músicos, que además de la calidad interpretativa ofrecen a los espectadores demostraciones ágilmente combinadas entre música y danza.

Lo que se conoce en el carnaval orureño como convite (Primer y Último) que se realiza el primer domingo después de Todos Santos y  un domingo antes del Sábado de Peregrinación, más allá de ser simples ensayos masivos de los danzarines, son espacios de compartir entre ellos. El origen de ésta práctica está en la interacción entre bailarines de la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro y la Morenada Zona Norte, ambas con más de un siglo de existencia, que comparten comida y bebidas al finalizar su paso por la ruta de la Entrada de Carnaval.

Es precisamente la Gran Tradicional Auténtica Diablada Oruro, asociada al gremio de los matarifes, la agrupación reconocida como la primera en manifestar su devoción hacia la Virgen del Socavón a través del baile y con ese mérito, año tras año es la encargada de dar inicio al paso de los bailarines en la ruta de peregrinación hasta llegar al Santuario de la Virgen del Socavón.

La peregrinación de los danzarines, en el mundo se conoce como el Carnaval de Oruro y su fama que traspasó fronteras atrae a miles de turistas que quedan impactados por el colorido espectáculo y los ritmos musicales que entusiasman al público que se suma a la alegría.

El Sábado de Peregrinación, en su esencia, es eso, una peregrinación y el domingo si es Carnaval, como en el resto de países del mundo.

Caporales.

COINCIDENCIA

Una feliz coincidencia, marca este año el escenario festivo para Oruro, pues esta región de Bolivia donde año tras año la devoción a la Virgen del Socavón inspira la más significativa de las fiestas patronales de Bolivia, reconocida a nivel mundial como  Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, está de fiesta y celebra 237 años de la Revolución del 10 de Febrero de 1781, fecha instituida como efeméride departamental.



Página vista 195 veces














ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia