Oruro, Bolivia. 14 de noviembre de 2018
  • close

Tras 30 días de vida entre el rechazo y el conflicto

Presidente Morales abroga Código Penal y subsiste el Código Blattman

Los profesionales de la salud cumplieron un paro de 49 días demandando la derogación de los artículos 205 y 137 del Código del Sistema Penal.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 28 de enero de 2018

Tres códigos penales marcaron la historia del Bolivia, el Código Penal aprobado por el presidente Andrés de Santa Cruz que es el primero que tiene el Estado,  el Código Banzer que por encima de la Constitución establece la pena de muerte y fusila en 1973 a Melquiades Suxo y la Ley Blattman que introduce oralidad y jueces ciudadanos.

El Código del Sistema Penal promulgado dentro de los “Códigos Morales” el 15 de diciembre del 2017 por el Vicepresidente Álvaro García Linera, que sobrevivió 30 días en medio del rechazó, la protesta y la huelga, es abrogado o dejado sin efecto mediante la Ley 001/2018 que promulgó la Asamblea Legislativa.

El día de la promulgación del Código del Sistema Penal  el vicepresidente García sostuvo: "Les puedo garantizar que es un hermoso Código, uno muy vanguardista en Derecho (...) todo lo que hemos criticado de la Justicia con este Código  lo elimina", manifestó García tras poner su rúbrica y promulgar la Ley 1005 que ponía en vigencia el Código del Sistema Penal y derogó los códigos penal y de procedimiento penal más conocidos como leyes Blattman. 

Contra  todo pronóstico el 21  de enero pasado, un día antes del aniversario de 12 años de Gobierno y 8 del Estado Plurinacional el presidente Evo Morales anunció la abrogación del  mismo y que la solicitud sería trasladada a la  Asamblea Legislativa, que el jueves aprobó una ley corta, que dejó sin efecto los 681 artículos, 3 disposiciones transitorias, 6 adicionales y 3 disposiciones abrogatorias y derogatorias. “Haber vamos a ver que propuestas hay, vamos estar atentos”, sostuvo Morales, al demandar participación y considerar que se escuchó a los movimientos sociales  en la abrogación.

Cuando se produjo la promulgación de la Ley 1005 profesionales médicos estaban en  paro general porque consideraron que los artículos 205 y 137   “criminalizan” el ejercicio de su profesión en casos de mala práctica profesional o negligencia médica, mientras que sectores que se oponían a la legalización del aborto habían llegado a un acuerdo poco satisfactorio, pero ningún otro sector se sumó a la protesta el día de la promulgación.

El Vicepresidente consideró que este sector estaba por debajo de los intereses de la mayoría y en el acto de promulgación dijo: “el país quiere un nuevo procedimiento rápido, transparente y que permita que el litigantes tenga una Justicia pronta, transparente y gratuita. Eso es lo que acabo de firmar. (…) Las cosas están consumadas he firmado el nuevo Código de Procedimiento Penal, se acabó el debate ya no hay nada más que hacer hay que aplicar el Código”. 

A pesar de estas palabras el paro médico se extendió a todo el país, se sumaron otros sectores  como la Universidad de San Andrés y la UPEA de El Alto, la prensa vio que el Código lo afectaba, se pronunció el Colegio de Abogados, transporte pesado, los comités cívicos de  varias regiones e incluso la “anodina” Central Obrera Boliviana,  fortaleciéndose así la protesta, que a esto, sumó la solicitud de dejar sin efecto la resolución que acepta la repostulación del presidente Evo  Morales a un nuevo mandato presidencial.

Esta fue la corta historia del Código del Sistema Penal Morales, que tras su abrogación todavía es considerada por los sectores oficiales como una norma avanzada  que fue víctima de la “mentira” y que simplemente le faltó socialización, acción que se hará a partir de la fecha para volverla a poner en la mesa de los congresistas y volverla aprobar, seguro con algunos cambios que deje contentos a todos.

El Código del Sistema Penal aprobado en el marco de los Códigos Morales establecía un cambio fundamental pues fusionaba en un solo cuerpo de leyes el Código Penal y el Código de Procedimiento, vale decir que en el Código se establecía delitos, las penas y el procedimiento que debería tener su juzgamiento, mientras que el código vigente establece en el primer libro delitos y penas y, el segundo establecía el procedimiento para el juzgamiento.

Muchos consideran que Bolivia como República recién empieza a construirse con el Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calahumana. Pues, como América fue conquistada por España, Portugal y su liberación se produjo al influjo de la Revolución Francesa, sus normas desde 1825 hasta 1830  fueron copiadas de estos países.

El vicepresidente Álvaro García, promulgó la Ley 1005, el 15 de diciembre de 2017.


CÓDIGO PENAL DE ANDRÉS DE SANTA CRUZ

El primer Código Penal es de 1934. Bolivia que siempre vivió en medio del conflicto, en 1929 mandó a llamar al Perú “donde gobernó y perdió una elección” al Mariscal Andrés de Santa Cruz para que asuma el gobierno. La situación en el país era difícil, pero en cuatro años formó una comisión de profesionales y políticos quienes elaboraron los primeros Códigos de Sudamérica, entre ellos el Código Civil, Código  Penal, Código  de Procedimiento Civil y Penal, Mercantil y de Minería, junto a esto fortaleció el Ejército y creó universidades.

El Código Penal promulgado en 1834, según los analistas sigue la escuela clásica y asume el  principio de legalidad, da un enfoque subjetivo al delito, acepta el libre albedrío, la sanción es un castigo ejemplarizador e intimidatorio y aceptó la pena de muerte para delitos de robo de ganado sin especificarlo, pues aceptaba la ejecución de quien lo hacía.

Tenía 695 artículos, dividido en Parte General y Especial en tres libros. Tenía algunas desventajas pues llevaba demasiado detalles en su redacción, pero fue considerado el más avanzado para su tiempo. El Código tuvo ocho reformas: 1880, 1907, 1916, 1932, 1940, 1949, 1961, y en 1962.

En la historia de Bolivia se registra haber elaborado e intentar poner en vigencia otros códigos penales, pero con pocos éxitos. El  Código Ballivián alcanzó sólo la  vigencia de un año en 1846, el Código Urquidi en 1857 ya redactado se perdió en la Corte Suprema de Justicia por lo que ya no fue considerado, el Código Salmón se copió del Código Penal Argentino en 1935, siguieron los códigos López Rey y Arrojo en 1945, y el Código Durán en 1962, todos con poca aplicación.

CÓDIGO BANZER: LA PENA DE MUERTE

El 21 de agosto de 1971 un golpe de estado marcó el ascenso del entonces coronel, Hugo Banzer Suárez al gobierno de Bolivia, en el cual permaneció durante casi siete años. Un año después de llegar al poder - del 6 de agosto de 1973- el dictador promulgó el Código Penal y el Código de Procedimiento Penal, además de otros códigos como el civil, familia etc. que fueron llamados  “Códigos Banzer”.

El  Código Penal de Banzer, como todas las dictaduras, adapta a muchos artículos a su medida. En este contexto introduce la pena de muerte pese a que la Constitución de 1967 ya la había abolido.

El Código Banzer priorizó la protección a la propiedad privada y pública por encima de la protección del derecho a la vida. No sancionó corrupción, dejó en la impunidad varios delitos, puso  en inseguridad  la protección de la vida, penaliza con la muerte el asesinato, parricidio, traición a la Patria, el terrorismo y los actos guerrilleros.

El último boliviano en ser ejecutado con la pena de muerte en Bolivia en la Cárcel de San   Pedro de la ciudad de La Paz, fue Melquiades Suxo. El fue acusado de violación y fue fusilado el fecha 28 de agosto de 1973.

MELQUIADES SUXO, EL ÚLTIMO FUSILADO

Después de  11 meses de juicio, la sentencia decía: “En nombre de la nación boliviana y por la potestad que ella le confiere (...) se condena a –Melquiades- Suxo a la pena de muerte mediante fusilamiento a efectuarse fuera del radio urbano y cerca del lugar de los hechos, en forma pública por su condición de autor principal de la comisión de los delitos de violación y asesinato”. Su hijo, Nazario, fue condenado a 20 años de confinamiento, por ser menor de 17 años y Dionisia recibió cuatro años de reclusión por el delito de rapto.

Los abogados de Suxo apelaron el fallo, pero éste fue ratificado por la Corte Suprema. Los expedientes del caso pasaron entonces a manos del presidente Banzer, única autoridad habilitada para atenuar la pena. Pero, el 28 de agosto de 1973, Banzer determinó “que se cumpla y ejecute la sentencia (...), junto al sincero deseo de que la majestad de la justicia boliviana consiga con sus fallos la vigencia del respeto a la vida (...), resguardando sobre todo a la mujer y a la niñez boliviana”.

La pena de muerte no se aplicó después de 1973 y los jueces optaron por honrar la Constitución  que la prohibía y aplicaron 30 años de cárcel. En 1985 un Auto Supremo de la Corte Suprema de Justicia en el gobierno de Víctor Paz Estenssoro  abolió la pena de muerte.

El Código Penal y el Código de Procedimiento Penal de Banzer estuvo  vigente 34 años y fue reformado en 1997 con la llegada al poder de Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro de Justicia, René Blattman.

Melquiades Suxo, fue fusilado en el penal de San Pedro en La Paz.

JUECES CIUDADANOS Y ORALIDAD EN JUICIOS

En 1993, Gonzalo Sánchez de Lozada llega al poder,  como todos los gobiernos controló el Poder Judicial, pero en 1997  encargó a su ministro de Justicia, René Blattman, la reforma del Código Penal. Fue asesorado y financiado por la GTZ,  la cooperación alemana y España.

Los objetivos principales de esta reforma fueron el fortalecimiento del estado de derecho, la protección de las garantías individuales, el fortalecimiento de la seguridad jurídica y ciudadana y la lucha contra la impunidad y la corrupción. Introdujo nuevos tipos penales como  el lavado de dinero, narcotráfico, corrupción funcionaria y organizaciones criminales, esto porque con el Gobierno de Jaime Paz Zamora Bolivia se vio involucrada desde las esferas del Estado con el narcotráfico.

Introduce el Homicidio y lesiones gravísimas con medios de transporte, introduce el cohecho pasivo del juez, prevaricato, agravación de la pena del homicidio doloso y del homicidio culposo

La Ley Blattman como se la conoció genero amplia resistencia sobre todo por el lavado de dinero, pero fue efectivo. El Código continuo redactado en dos libros: uno que establecía los delitos y las penas y otro que estableció el procedimiento, en este campo  se avanzó mucho pues introdujo dos reformas importantes la oralidad en los juicios penales, eliminó  que los memoriales sean en papel sellado, e incorporó jueces ciudadanos civiles para juzgar junto con los jueces técnicos.

Esta reforma fue muy valorada, sin embargo los administradores de justicia se encargaron de destruirla pues influyen sobre los jueces ciudadanos y para no ir a la oralidad optaron por la chicana  que es una medida que permite el mismo código de procedimiento.

La reforma al Código Penal y al Procedimiento reformaba el Código Banzer que fue aproado por Ley 1768 de marzo de 1997.

El Código Morales que fue derogado ahora será estudiado en detalle, pues fue poco el tiempo que se tuvo para su lectura y análisis.



Página vista 271 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia