Oruro, 18 de julio de 2018
  • close

Vilcapugio: La Olvidada Batalla en la Guerra de Independencia

Pintura de la recreación de la batalla de Vilcapugio

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 01 de octubre de 2017

  • El 1 de octubre de 1813, el ejército de Belgrano de 3600 hombres y 14 piezas de artillería, se ubicó en el sector este de Vilcapugio

En una anterior oportunidad se publicó sobre esta batalla. En un recorrido que se realizó por la provincia Sebastián Pagador, nos encontramos con un espacio peculiar en el camino troncal que une Oruro con el departamento de Potosí.

Vilcapugio, era un antiguo Tambo del periodo colonial que conectaba con Ayohuma y Macha, San Pedro de Condo y Challapata además de Peñas. Este lugar, tiene la peculiaridad de estar registrado en antiguos registros y notas de cronistas viajeros que realizaban sus travesías cruzando la Audiencia de Charcas. Tiene notoriedad, por ejemplo el registro de Alcide D’Orbigny, el célebre biólogo francés describe el valle de Ancacato en su recorrido de Vilcapugio hacia la aldea de Challapata.

Sin embargo, tiene notoriedad un hecho histórico de trascendencia, una batalla en el periodo de la Guerra de Independencia, que enfrentó al ejército Español comandado por el General Joaquín de la Pezuela y el Segundo Ejército Auxiliar Argentino comandado por el General Manuel Belgrano, que además tiene el mérito de haber creado la Bandera Argentina.

Esta batalla tiene antecedentes de días antes, precisamente en una escaramuza en el sector de Pequereque, que advirtió al ejército español que acampó en San Pedro de Condo, actualmente muy cerca de Santiago de Huari. El ejército argentino, reforzado con artillería decidió presentar batalla en la pampa de Vilcapugio. En el ejército, muchos altoperuanos conformaban el ejército auxiliar argentino, entre ellos, el célebre Manuel Ascencio de Padilla y su esposa Juana Azurduy de Padilla, con la intención de derrotar a los españoles o realistas y tomar luego la Plaza de Oruro, que en 1813 se convirtió en un bastión realista y su cuartel general.

Lugar donde se desarrolló la batalla

En la madrugada del 1 de octubre de 1813, el ejército de Belgrano de 3600 hombres y 14 piezas de artillería, se ubicó en el sector este de Vilcapugio, ondeando la bandera celeste blanco celeste que orgullosamente hizo jurar a su ejército lealtad en Jujuy; al frente, en el sector oeste, un ejército español de 4000 hombres y 11 cañones en las faldas de los cerros que anteceden a San Pedro de Condo, se concentraban los españoles.

Como nota peculiar, los indígenas se habían apostado en los cerros que rodean Vilcapugio, como si fuera un gigante anfiteatro y este ofreciera un espectáculo que en ese tiempo no estaban acostumbrados. La batalla como siempre comenzó con tiros de artillería de uno y otro lado, luego actuó la infantería y para terminar la caballería que coadyuvar con la derrota de uno de los dos ejércitos. Lo más dramático era que el ejército de Belgrano se encontraba ganando la batalla pese a la inferioridad numérica, pero inexplicablemente se escuchó un clarín de retirada, y el ejército de Belgrano se replegó lo que ocasionó la derrota de los argentinos en esta memorable batalla.

Belgrano tuvo que replegarse hacia Macha y ahí concentrar a los dispersos de su ejército, luego presentó otra batalla a mediados de noviembre en lo que se llamó la batalla de Ayohuma, siendo derrotado definitivamente, teniendo que huir hacia Potosí y de ahí hacia las provincias del Río de La Plata, no sin antes intentar volar la célebre casa de la Moneda, salvada gracias a que se quitó la mecha de la dinamita.

Cientos de soldados murieron en esta pampa

La bandera que flameó por última vez, tuvo que ocultarse para que no sea tomada como trofeo, encontrada setenta años más tarde en la Iglesia de Titiri en las cercanías de Macha, la que fue llevada a la Sociedad Histórica de Sucre para dejarla en calidad de depósito, los argentinos la reclamaron y se les entregó una bandera, no la original, porque la verdadera se encuentra en el Museo de la Libertad en la ciudad de Sucre bajo el equivocado título de “Bandera de Macha”, con manchas de sangre, presumimos por la batalla de Vilcapugio.

Sin embargo, la importancia de esta batalla, radica en que el escenario histórico se encuentra intacto, en una visita realizada hace algunos años, los pobladores comentaron que en su niñez encontraban bolas de plomo que no sabían que explicación darles, las derretían o jugaban como si fueran canicas. Grande fue nuestra sorpresa que esas bolas de plomo eran en realidad los proyectiles utilizados por uno o ambos ejércitos en esa batalla, además de los proyectiles de artillería que lamentablemente ya no se pueden encontrar. Este lugar, se constituye en un sitio histórico, dentro de los límites de San Pedro de Condo, actual provincia Sebastián Pagador. Se sugirió realizar una recreación de esta batalla o por lo menos un acto de conmemoración; empero, aquello solo quedó en intenciones.

Vilcapugio queda en medio camino, casualmente allí en 1867 se levantó una fortificación de piedra que lleva el nombre de “Cuartel Melgarejo”, levantado por el Cacique Incata, que tuvo un trágico final en el camino hacia San Pedro de Condo por no pagar a los indígenas que levantaron el mencionado cuartel.

Solo queda admirar la historia de la Independencia de Hispanoamérica en este espacio abierto e imaginarse a dos ejércitos enfrentados cada uno por sus ideales de lucha, en este campo de batalla que se quedó varado en el tiempo y que es al mismo tiempo, sepultura en fosas comunes de más de setecientos cincuenta soldados de ambos ejércitos sin una cruz que los recuerde.


Página vista 574 veces


local_offerGuerra de Independencia












ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia