Oruro, Bolivia. 21 de octubre de 2018
  • close

Conclusiones y recomendaciones de una investigación

Plan director hubiese posibilitado mejor ejecución de Programa Cuenca Poopó

Paisaje desolador en lo que era el lago Poopo

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 17 de diciembre de 2017

Un plan director hubiese posibilitado una mejor ejecución de los 14 millones de euros designados al Programa “Cuenca Poopó” (PCP), entre los años 2010 y 2015, que tuvo una serie de observaciones, pues muchas comunidades que sufren contaminación, aseguraron que no fueron beneficiadas de ningún modo por este programa “ambiental”.

A dos años del cierre del PCP, la organización belga Comité Académico Técnico de Asesoramiento a Problemas Ambientales – Catapa luego de asumir el reto, a sugerencia del Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA) de investigar sobre las denuncias que realizaron las diferentes comunidades que integran la Coordinadora en Defensa del Río Desaguadero y lagos Poopó y Uru Uru (Coridup), presentó las conclusiones a las que llegaron.

PROYECTOS

Sobre los proyectos que se ejecutaron se manifestó que no existió un sistema local de seguimiento inclusivo que permitiese la participación e involucración de la comunidad, que serían los beneficiarios últimos, en los proyectos que se realizaron.

Se tienen datos de que existe una relación directa entre la capacidad económica del Gobierno Autónomo Municipal (GAM) beneficiado y el estado actual en del proyecto.

FUNCIONAMIENTO

Para su funcionamiento no se siguió un procedimiento basado en un plan nacional ni se priorizó su realización previa a la consideración de proyectos, tampoco se priorizó las zonas más necesitadas, en lugar de las que más presionaron.

COMUNIDADES

Se lamentó que las autoridades nacionales y departamentales propusieran que las comunidades dirijan sus peticiones al PCP, aun cuando tienen responsabilidades claras en el Decreto Supremo 0335.

Los Municipios no incluyeron proyectos para estas comunidades en sus Planes Operativos Anuales, debido a carencias financieras y/o técnicas, aún sabiendo que era un tema urgente.

Debido a la configuración del PCP, no se llegaron a incluir proyectos que hubieran beneficiado a las comunidades que así lo necesitaban.

Donde antes abundaba agua ahora es tierra seca

DÓNDE NACEN LAS CRÍTICAS

Ningún organismo estatal asumió las responsabilidades del Decreto 0335 para resolver los problemas urgentes de la cuenca y se deslindaron de sus obligaciones señalando al PCP como el ente encargado.

No existió una política integral que trabaje conjuntamente con actores nacionales, departamentales y municipales en una gestión de la cuenca del lago Poopó, lo cual sí hubiese salvado el lago.

El PCP comenzó sin un Plan Director de Cuenca, aunque lo publicó en su último año, 2015. Este plan debía haber sido elaborado y ser la base fundamental antes de la ejecución de cualquier proyecto en la cuenca.

La Unión Europea (UE) y el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas (MMAyA) se apresuraron en iniciar un programa que iba a trabajar sin un plan nacional e integral para la Cuenca del lago Poopó.

RECOMENDACIONES

A la cooperación internacional se le sugiere que no se hagan más estrategias “de arriba hacia abajo” con proyectos complejos que no se pueden mantener. Además que se deben mejorar las capacidades técnicas locales; así como respetar e integrar usos y costumbres locales en los planteamientos.

También deben implantar mecanismos claros de seguimiento y control participativos, que partan de la colaboración entre comunidad y su Municipio.

A las autoridades se les recomienda que garanticen el cumplimiento de la normativa ambiental, busquen soluciones propias para estos temas y regulen la contribución por usar agua, pues no se debe permitir más agua gratis para toda actividad productiva.

Se debe controlar y regular los sistemas de regadío – evaporación, integrando el planteamiento ambiental como la base de desarrollo en todos los sectores.

En cuento a las comunidades participantes se afirma que no deben tener dependencia ante agentes externos, con proyectos, programas, instituciones y financiadores, más bien la comunidad necesita despertar y fortalecer sus capacidades para seguir sosteniendo los proyectos ejecutados.

Debe haber un cambio de mentalidad, deben empoderarse como comunidad económica, mediante su propio mecanismo de contribución periódica; y rescatar los sistemas participativos comunitarios.

Catapa sostiene que solo si la comunidad desarrolla sus propias soluciones, entonces sí podrían buscar financiación sin volverse dependientes, y así no aceptarían cualquier proyecto ajeno a la comunidad que otros quieran ejecutar en su territorio.

Se debe tomar en cuenta para futuros macro proyectos para el Poopó, menos en cantidad y más calidad, esto basado en una colaboración de todos los actores relacionados al problema.

Además se necesitan grandes y costosas obras de infraestructura, como el dragado completo de los brazos del río Desaguadero; una obra en la Joya para control de cauce y freno de sedimentos.

Los diques de colas son necesarios en toda actividad minera con reuso de aguas tratadas, también medidas de remediación ambiental para controlar la contaminación minera ya sufrida y la construcción de infraestructuras de infiltración del agua de lluvia combinada con reforestación.

Foto satelital muestra como se fue secando el lago


PROGRAMA CUENCA POOPÓ

El Programa Cuenca Poopó fue ejecutado entre 2010 y 2015, con financiamiento de la Unión Europea de 14 millones de euros, que estaban destinados según convenio, para abordar diferentes problemáticas de los municipios que son parte de la cuenca, por ejemplo la reducción de la pobreza, generación de fuentes de ingreso económico, la disminución de la contaminación, entre otros.

Los municipios beneficiarios fueron Huanuni, Poopó, Pazña, Antequera y El Choro.

Según informes presentados por el responsable del programa, Eduardo Ortiz, se asegura que se ejecutaron acciones y se tuvo una intervención positiva habiéndose atendido las demandas de las comunidades, que principalmente requerían agua para consumo humano y para el ganado.

Sin embargo, también se señala que no se pudo enfocar en la revitalización del lago Poopó, que hoy es un desierto, porque para ello se requería mayor presupuesto y acciones concretas, aunque el nombre específico de esta dependencia es Programa Cuenca Poopó.

Aún se quieren encontrar respuestas a la contaminación y al desecamiento del lago Poopó, pues el principal óbice para no asumir medidas necesarias en la remediación y recuperación del lago, es el dinero, que entre 2010 y 2015 se lo tenía.



Página vista 178 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia