Oruro, 26 de abril de 2018
  • close

CAPUZ CULTURAL

¿Quién asesinó al Libertador Simón Bolívar?

Afiche de la pelicula El Libertador dirigida por Alberto Arvelo

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 17 de diciembre de 2017

Nuestros libros escolares enseñan que el Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios, había nacido la noche del 24 de julio de 1783 y murió el 17 de diciembre de 1830 producto de una tuberculosis en la hacienda de San Pedro Alejandrino en Santa Marta, en la actual Colombia.

El desarrollo de su vida, su carrera militar y política son aprendidas de memoria en las aulas de formación. Sin embargo, hasta hace poco tiempo, especialmente las causas de su muerte aparecieron cuestionadas.

El primer acercamiento con el tema fue en ocasión que el hermano del autor de esta nota aprovechando un viaje oficial a la República Bolivariana de Venezuela conoció de la existencia de un libro llamado “La Carta” que cuestionaba precisamente la muerte del Libertador. En otra ocasión, un amigo muy cercano, comentó que en nuestro informal mercado encontró una película llamada “El Libertador”, en la cual pensó que mostrarían los pasajes de la vida de Simón Bolívar; pero grande fue la sorpresa de este amigo, que al ver el final no era el que estábamos acostumbrados, sino que el personaje es traicionado por un sobrino y entregado para luego ser asesinado.

En nuestro contexto, no fue posible dar aún una interpretación a lo sucedido y analizar este hecho histórico propio de revisionistas, sin embargo, nos pusimos a indagar a partir de archivos hemerográficos y alguna bibliografía como fuentes extranjeras, en las cuales encontramos que este hecho ya fue comentado en Colombia y Venezuela con mucha “polvareda”, acompañada de la exhumación de los restos del Libertador para demostrar si efectivamente se confirmaría la muerte por causa de una tuberculosis o fue producto de un asesinato.

Documento que establece la proclamacion de la República de Florida

Vayamos por partes, inicialmente el Libro mencionado en el párrafo de arriba se denomina “La Carta” y fue escrito Jorge Mier Hoffmann (Editorial Arte S.A. 2008); que además es descendiente de Joaquín de Mier quien fuera propietario de la Quinta donde se alojó Simón Bolívar en sus últimos días (al menos, eso dice la historia oficial).

El libro basa su investigación en una carta que fue escrita, según el autor, momentos antes de ser ejecutado por la misma mano de Simón Bolívar. Aunque parezca increíble, sostiene la tesis de que Simón Bolívar fue ejecutado y dejó una carta dirigida a su prima Fanny Du Villars dejando algunas pistas importantes, debemos afirmar que esta prima fue uno de sus amoríos en su juventud por lo cual la carta está escrita con mucha zalamería, algo extraño para alguien cerca del patíbulo.

El autor Mier Hoffmann establece mediante un código secreto, quienes lo habrían traicionado, identificación de sus asesinos y lo más importante, donde estarían enterrados sus restos. El escritor además, tenía conexiones con el mismísimo presidente Hugo Chávez con el cual compartió estos criterios y el mandatario organizó una comisión para investigar la muerte del Libertador que incluía la exhumación de sus restos.

Todo este acontecimiento fue seguido en cadena nacional en Venezuela, y en el país nuestro lo conocimos como simple noticia, aunque debemos reconocer que supimos de ello a través de la cadena oficial del Venezuela por el canal de Cable, en ese momento no entendíamos el por qué de su “exhumación”.

Inicialmente, encontramos un primer indicio que demuestra que esta carta es apócrifa, pues se le atribuye a Luciano Mendible Camejo que publica la misma en el año de 1925 en el Diario El Comercio en la ciudad de Barranquilla, ciudad donde fue exiliado. Esta carta publicada en este diario, fue reproducida como impreso en Caracas en 1933 por Félix Fragachán y en Lima en 1958 en el libro “La Vida Romántica de Simón Bolívar” de Evaristo San Cristóbal.

Por supuesto, la carta en ese tiempo causó revuelo, aunque no se habló aún de conspiración ni de un código secreto, pues simplemente se presenta a un Bolívar muy romántico dedicando cursis líneas a su prima Madamme Du Villars que residía en Paris. El primero que denuncia la falsedad de la carta es el reconocido historiador venezolano Vicente Lecuna, detallando por qué Bolívar no podía ser autor de esta epístola generando un debate con Mendible hasta 1936 que confiesa frente a Lecuna sobre la falsedad de la carta delante un testigo, Elías Pérez Sosa. Una prueba irrefutable de ello es que la carta “original” nunca apareció y fue reproducida muchísimas veces con alteraciones.

Ahora bien, si existiesen motivos para asesinarlo, sigamos con el argumento de Jorge Mier Hoffman, acá nos encontramos con algunas revelaciones importantes. Entre ellas el hecho casi desconocido y que debiera tomarse en cuenta: la independencia del Estado de Florida en 1817 y propiciado por el mismo Simón Bolívar. El autor Jorge Mier Hoffman afirma que la muerte del Libertador se debió a una orden emanada por el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Andrew Jackson.

Reconstruccion virtual del Libertador Simon Bolivar elaborada por Philippe Froesch en el año 2012

El motivo sería la corta duración de un estado independiente en lo que actualmente es el Estado de Florida, este periodo duró apenas unos meses desde el 27 de junio de 1817 al 23 de diciembre del mismo año. En la historia es poco conocida pero forma parte de la historiografía de la península de Florida, se reconoce que esta acción fue encomendada por el Libertador Simón Bolívar, al escocés Gregor Mcgregor que después el gobierno de los Estados Unidos junto a una expedición española estadounidense ocuparon la península anexando al país del Norte.

Al conocer de la noticia, Bolivar ordenó la confiscación de dos goletas norteamericanas: “Tiger” y “Liberty” que fueron devueltas después en 1819 en medio de una controversia por la presión ejercida por el país del Norte. Los Estados Unidos habían ocupado militarmente el estado de Florida en diciembre de 1817 negociando con el Reino de España y no así con Bolívar quien había propiciado su independencia, porque era conocido como “insurrecto”. Por este aporte, la Universidad de Giorgia reconoció al autor Mier Hoffman por colocar en la historiografía americana la corta vida de República de la Florida.

Ahora bien, este libro despertó el interés y generó debate sobre las causas de la muerte de Bolívar, por lo que se iniciaron acciones ordenadas por el mismo presidente Hugo Chávez como la organización de una comisión de profesionales de Venezuela y España de la Universidad de Granada. Los estudios de la exhumación luego de un año en su análisis fueron presentados el 25 de julio del año 2011 estableciendo que los restos comparados genéticamente con los de la hermana mayor del Libertador, María Antonia Bolívar  muestran coincidencia; sin embargo, no existe coincidencia con los de su otra hermana Juana Bolívar estableciendo que estos restos no corresponden a Juana. Impresionante conclusión.

Otro elemento importante sobre la muerte del Libertador es la ausencia de Tuberculosis, cuestionando la causa de la muerte largamente afirmada por los historiadores en base a lo escrito por Álvaro Próspero Reverend que dejó escrito en 33 boletines sobre la muerte del Libertador, fue el único que asistió a la muerte y además responsable de la autopsia. Este médico afirma que Simón Bolívar murió de una tuberculosis fulminante. Según el autoproclamado “médico de cabecera”, atendió al Libertador los últimos diecisiete días antes de su deceso. Lamentablemente, esta conclusión de la exhumación descarta el informe de Próspero Reverend, lo que cambiaría la historia para siempre.

Entonces, ¿de qué murió? Se encontraron componentes tóxicos como el arsénico y otros elementos compuestos en la “Cantaridina” que se encontraban entre los medicamentos suministrados al Libertador. De esta manera, existen dos posiciones, el que haya sido intencional el envenenamiento o de una mala praxis por el suministro de este medicamento.

Entre otras conclusiones se tiene que los restos son de un varón de aproximadamente 47 años de edad, de raza mestiza y estatura de un metro sesenta y cinco. De los estudios del cráneo, se utilizó para la recreación por medios tecnológicos y presentado por el presidente Hugo Chávez en conmemoración del bicentésimo vigésimo noveno aniversario del nacimiento del libertador. El artista Philippe Froesch utilizando estos medios modernos luego de semanas de trabajo para presentar la versión final la cual fue objeto de mucha crítica por que los conservadores consideran que no corresponde al verdadero rostro de Simón Bolívar, al cual la iconografía nos tiene acostumbrado.

Como apología a lo sucedido con la tumba de Tutankhamon, muchas muertes sucedieron para quienes fueron testigos presenciales de la exhumación. El más notorio, el propio presidente de Venezuela Hugo Chávez; el ex gobernador del Estado Guárico William Lara, el diputado Luis Tascón, el General Alberto Müller Rojas, el contralor Clodosbaldo Russian  el diputado Robert Serra.

A estas muertes, se suma el autor del libro “La Carta” Jorge Mier Hoffman quien fallece coincidentemente a cinco años y un día de la exhumación el 17 de julio de 2015 en extrañas circunstancias, asesinado a la salida de un Centro Comercial por dos pistoleros presumiblemente sicarios, nunca se supo el motivo.

Ahora nos referiremos a una película, la misma que no fue estrenada extrañamente en el país, pero incluso postuló para ser considerada en los premios hollywoodenses del “Oscar”. Es una producción de Venezuela, España y con colaboración de Alemania y Estados Unidos. Fue estrenada el año 2013 dirigida por Alberto Arvelo con un interesante elenco de actores. Sin embargo, la trama es peculiar, porque trata de mostrar a un Bolívar más humano pero con algunos anacronismos que se vale como recurso, como el encuentro con el príncipe de Asturias, el futuro Rey Fernando VII, hechos que nunca sucedió, solo para citar un ejemplo.

Lo que más destaca, es el final controversial, la muerte del Libertador, pues basado en el libro “La Carta”, muestra la traición por su sobrino Fernando Bolívar Tinoco antes de su supuesto asesinato.

La historia oficial muestra que Bolívar fue llevado a Santa Marta desde Barranquilla por el Bergantín “Manuel”, pero es interceptado por un buque de guerra de los Estados Unidos el USS “Grampus”, como así se afirma en la bitácora desclasificada en los archivos y escrita por el propio capitán Isaac Mayor. Este hecho es resaltado en la película por basarse históricamente en un documento de la época, como es la bitácora que fue entregada en versión microfilm en 1962 por el representante de la Armada de los Estados Unidos, Fulton Freeman a la Academia Colombiana de historia, documento que desapareció misteriosamente.

La película, puede encontrarse en el mercado informal de películas, pues oficialmente no se presentó y quienes la ven sin conocer este contexto terminarán confundidos.

Como corolario, no se pretende fundamentar teorías de conspiración, lamentablemente, muchos mitos históricos nacieron a partir de la especulación y no responden al rigor científico.

Hemos sido testigos de la exhumación del cuerpo del Libertador, solo para satisfacer una necesidad de curiosidad; nos enteramos que esta sería la cuarta ocasión que los restos del Libertador ven la “luz”. Este hecho se pasó por televisión y desde mi subjetividad hubiese querido no verla para mantener el imaginario de nuestro Libertador Bolívar en la iconografía acostumbrada y que no se parece en nada a la reconstrucción actual.

Los artistas contemporáneos de Bolívar y que realizaron su retrato, legados en importantes museos y salones públicos, se verán en poco tiempo más, conservados en depósitos porque no guardarán similitud con la imagen reconstruida. Esperemos los restos del Libertador descansen en paz, y esperemos nuevamente no aparezcan quienes dudan de estos informes periciales y se pretenda buscar nuevamente las causas.

En Bolivia, el hecho tuvo poco impacto, pero levanto mucha polémica en Colombia y en la propia Venezuela, se inventaron autores de un presunto asesinato acusando conspiraciones que en este tiempo se pusieron muy de moda. Las verdaderas causas no se conocerán nunca, lo único certero es que no murió de tuberculosis, ¿valdrá la pena conocer más?.



Página vista 506 veces
















ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia