Oruro, Bolivia. 15 de diciembre de 2018
  • close

El agua potable en Santa Cruz y Oruro es de aguas subterráneas

Rehabilitación y perforación de pozos una solución frente a la crisis de agua potable

Capas de la tierra. El agua se encuentra en la segunda capa externa la hidrósfera.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 10 de diciembre de 2017

El agua es la materia prima más consumida en el mundo y la  más vital para la sobrevivencia humana, sin embargo, el calentamiento global, la mala utilización, las fugas en la conexiones y un largo etc. provoca que el agua potable sea cada vez más escasa y difícil de obtener, la perforación de pozos y la rehabilitación de los ya existentes, parecen ser una solución al problema del agua en Bolivia.

La cooperación japonesa en Bolivia, ha puesto en marcha una nueva modalidad de Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD), que implica la ejecución de proyectos con  empresas privadas dedicadas a la micro y pequeña empresa que producen tecnología y la ponen a disposición de los países sub desarrollados.

Esta nueva modalidad de cooperación que está presente en el país desde el año 2014, se ejecutó con la empresa adjudicataria RAAX Co. Ltda. quien implementó el  “estudio de factibilidad para la extensión de la vida útil de los pozos, utilizando tecnología de diagnóstico  de pozos”.

El estudio, utilizó los equipos de la micro y pequeña empresa de Japón, como la RAAX, Co. Ltda. y como muestra donó los equipos de rehabilitación -cámaras de endoscopia; un frontal y un lateral que gira 360º-  con la que trabajo en el diagnóstico de pozos en La Paz, Oruro, Chuquisaca y Santa Cruz, y se estableció que los pozos que tienen más de 20 años se obstruyen por la acumulación de hierro y magnesio que fluyen por  las rocas y las bacterias cuando se produce la infiltración de agua.

El diagnóstico de rehabilitación es un método interesante pues este, permitió establecer los grados de corrosión en los pozos de las ciudades donde se trabajó  y, en las ciudades de La Paz, Oruro y Santa Cruz se verificó que esto  es provocado por las bacterias y los fluidos de hierro y magnesio. El estudio también permitió establecer el procedimiento que se utilizará para retirar los mismos,  sin dañar la estructura del pozo y limpiando la obstrucción piso por piso, sostuvo, al puntualizar que al proyecto se sumó la ciudad de Sucre, en Chuquisaca.

A esto es lo que llamamos metodología de rehabilitación”, sostiene el arquitecto Yoshinori Fukushima,  al explicar que  los equipos para realizar este trabajo que producen y los comercializan pequeñas empresas en Japón,  están en el país asiático en 50 mil dólares y puestos en el país -tomando en cuenta los costos de importación- alcanzan a 80 mil dólares, aproximadamente.

“Es una solución a bajo costo y  para un problema vital como es la provisión de agua puntualizó  al subrayar que “la ventaja de captar aguas subterráneas y almacenarlas es que no requieren ningún tratamiento, porque son  aguas subterráneas que tardan años en filtrarse por los  acuíferos y lo único que necesitan es que se le aplique cloro para su consumo”.

La excavación de pozos subterráneos para captar agua potable, antes se pensaba que era para quienes vivían en lugares lejanos donde el suministro era casi  imposible, pocos habitantes para hacer grandes inversiones,  sin embargo, hoy es casi un complemento necesario en las ciudades porque el agua de lluvia no siempre es suficiente.

La extracción de aguas subterráneas se realiza mediante la perforación de pozos,  con un sistema electromecánico, a través de bombas diseñada para manejar agua apta para el consumo humano se las extrae y se la  almacena en un tanque  donde se potabiliza y preserva hasta su uso.

Arq. Yoshinori Fukushima, Director de la Oficina en Bolivia de Earth System Science.


La tierra, tiene entre 5 y 7 capas internas y dos capas externas donde está la atmósfera y la hidrósfera, en esta última se encuentra el agua del planeta en todos sus estados, líquido, solido, etc. El agua subterránea representa una fracción importante de la masa de agua presente en los continentes, y se aloja en los acuíferos bajo la superficie de la tierra.

El agua del subsuelo es un recurso importante y de este se abastece a una tercera parte de la población mundial,  pero de difícil gestión, por su sensibilidad a la contaminación y a la sobreexplotación.

El agua subterránea es parte de la precipitación que se filtra a través del suelo hasta llegar al material rocoso que está saturado de agua, se mueve lentamente hacia los niveles bajos, generalmente en ángulos inclinados (debido a la gravedad) y eventualmente llegan a los arroyos, los lagos y los océanos.

En 1994 JICA,  ejecutó  en Bolivia el Plan Maestro de captación de aguas subterráneas con la donación de quipos de perforación de pozos en los nueve departamentos del país incluida la ciudad de El Alto. En total la cooperación japonesa perforó en el país 3000 pozos  con nueve equipos de donación,  que involucró la ejecución de cuatro fases. La primera se ejecutó en la ciudades de Chuquisaca y Santa Cruz,  la segunda en Tarija y Oruro, la tercera en La Paz, El Alto y  Potosí y finalmente Beni y Pando.

A casi dos décadas de la instalación de estos pozos, JICA con la empresa RAAX Co. Ltda., concluyó con el diagnóstico para la extensión de la vida útil de algunos pozos que  se perforaron en 1994   y de manera  piloto, antes de empezar la perforación de nuevos pozos, trabajará en la rehabilitación quitándoles el óxido, el magnesio y las bacterias que están obstruyendo su funcionamiento.

El arquitecto Yoshinori Fukushima, especialista en aguas subterráneas, transporte  medio ambiente y director de la empresa Earth System Science, que se adjudicó la ejecución de la segunda etapa del proyecto licitada a través de Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) explicó que en la ciudad de Oruro se sometieron 11 pozos al diagnóstico y de estos cuatro de manera piloto fueron rehabilitados con gran éxito.

En la actualidad  con el  Servicio Local de Agua y Alcantarillado (SELA) de Oruro y el nuevo programa con Mypes, 11 pozos  fueron analizados y 4 rehabilitados lo que permite que la población tenga sólo de un sólo pozo  rehabilitado otros 50 litros por segundo  y los otros tres varían entre 10 y 50 litros igual por segundo”, sostuvo al señalar que la tecnología con la que se trabajó es japonesa y la misma fue donada.

La rehabilitación de pozos en Bolivia, empezó el año 2016 como parte de la segunda fase que establece  “el estudio de verificación con el sector privado para la difusión de las tecnologías  japonesa sobre la extensión de la vida útil de pozos  mediante el diagnóstico y la rehabilitación”.

Este segundo proyecto que ejecuta la empresa Earth Sytem Science, una micro  empresa japonesa que se adjudicó este trabajo a través de JICA, trabajará hasta marzo de 2019 en los departamentos de La Paz, Oruro Chuquisaca y Santa Cruz no solo con la rehabilitación, sino también capacitará técnicamente  a los operadores de agua de las gobernaciones y  de  las operadoras de agua como Epsas, Sela, Proasu y otras.

JICA dice que su meta final es aportar a la generación de capacidades que permitan tener mayor capacidad  para superar las crisis de agua y también adaptarse al cambio climático.

Yoshinori Fukushima  sostiene que rehabilitar un pozo es crear nuevas  fuentes de agua, sanas y armoniosas con el medio ambiente. “Esto es lo que se hace también con  el  control de fugas”, sostiene.

Rehabilitación de pozo. 4. pozo con corrosión de magnesio, hierro y bacterias.


4.000 POZOS DE AGUA SUBTERRÁNEA EN BOLIVIA

Un estudio preliminar estableció que en el territorio nacional hay 4.000  pozos de aguas subterráneas. El año 2016, el entonces viceministro de Recursos Hídricos y Riego, Carlos Ortuño,  puntualizó además  que el resultado de este estudio era preliminar y que el resultado  final se tendría en  diciembre de 2017.

ORURO: EL 95% DE LA PROVISIÓN DE AGUA POTABLE ES DE AGUAS SUBTERRÁNEAS

El ingeniero arquitecto Yoshinori Fukushima confirma que el segundo departamento que alimenta la cobertura de agua potable  a través de la captación de aguas subterráneas es Oruro. “El    95%  del agua que consume Oruro es de Pozos subterráneos”, afirma.

Según el departamento de Acueductos y Alcantarillado (SELA-Oruro), en un trabajo coordinado con la Gobernación, entre los años 2014-2015,  se perforó 5 pozos  de agua, tres para la producción y dos para la observación.

Los pozos están ubicados cerca las localidades de Challapampita y Villa Copacabana. Dos pozos tienen una profundidad de 30 metros con un entubado de 30 pulgadas, uno tiene un profundidad de 105 metros, de los cuales sólo 80 metros se entubaron con tubería de 12 pulgadas.

Dos de estos  pozos producen 17 litros por segundo y uno produce 9 litros por segundo. Los pozos tienen una vida útil aproximada de 20 años. La perforación de cada pozo tiene una inversión de Bs.1,1 millón.

Además, en la ciudad  de Oruro se tiene 2 grandes pozos y otras fuentes más pequeñas de bombeo. La capacidad de bombeo del pozo más grande es de  5.000 metros cúbicos por día, 380 litros por segundo y trabajan las 24 horas del día.  El agua que se encuentra en el acuífero próximo a la ciudad de Oruro, tiene una antigüedad de más de 3.200 años, dice el informe presentado por la Dirección del Programa de Cuencas del Poopó, al puntualizar el pozo más grande se encuentra a 20 kilómetros del Norte, con una superficie de 2.500 kilómetros cuadrados y está integrado por las subcuencas de Condeauque, Ponco, Jahuira Sepulturas y Paria.

El estudio de la Dirección del Programa de Cuencas del Poopó dice que la  demanda actual de los pozos, es de 10.714.000 metros cúbicos y la media de  la recarga es de 284 millones de metros cúbicos, por lo tanto lo que llueve se acumula en el acuífero. El estudio para establecer la recarga utilizó el método de balanceo hídrico, por lo que estimó que las aguas podrán superar el abastecimiento incluso después del año 2045.

Otro punto importante del estudio “establece que la actividad minera de Oruro no ha tenido incidencia  en la contaminación del acuífero” y recomienda que los lugares del acuífero sean cuidados a través de la forestación e impedir el asentamiento de poblaciones en el lugar y que la utilización del agua potable debe ser sólo para consumo y no así para el riego.

SANTA CRUZ  SE ALIMENTA DE AGUAS SUBTERRÁNEAS

En el departamento de Santa Cruz, el primero en  alimentarse de  agua potable en 100% a través de   la captación de aguas subterráneas por bombeo de pozos lo que posibilita una cobertura de 98% de provisión de agua potable en el departamento.

El año 2015 el Proyecto de Aguas Subterráneas a la cabeza de Proasu -una Unidad dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Gobernación cruceña – ejecutó junto con JICA la perforación de  1.307 pozos y construyó 727 sistemas, llegando a beneficiar a 1.329.532 habitantes.  

El año 1998,  Proasu con el apoyo de JICA, logró perforar apenas 55 pozos, pero que se fueron incrementando con el paso del tiempo hasta llegar 1.307  pozos lo que permite que la cobertura de agua potable llegue a 2.034 comunidades cruceñas. Proasu perforó pozos en  la Pampa de la Isla, donde el pozo da 54 mil litros por hora.

Santa Cruz perforó, 302 pozos de agua en la provincia Cordillera -174 pozos y 129 sistemas de agua-, esto por ser la zona más seca, en la provincia Velasco se perforaron 212 pozos, en  provincia Ángel Sandoval 36 pozos, siendo además una de las más pequeñas del departamento cruceño,  en Vallegrande y Andrés Ibañez cada una tiene 190 pozos y sistemas de agua. Estas obras demandaron una  inversión de casi 170 millones de bolivianos, siendo cubiertos por la Gobernación cruceña.

JICA con empresa la empresa  Earth Sytem Science trabajará en el diagnóstico y rehabilitación de los pozos que se perforaron el año 1998 y rehabilitara algunos de los 50 que se perforaron, esto como parte del proyecto piloto.

Perforación de pozo.


EN LA PAZ ENTRE 15% y 20%  EL AGUA PROVIENE DE AGUAS SUBTERRÁNEAS EXTRAIDA DE POZOS

La Paz, también complementa su abastecimiento de agua potable con pozos subterráneos. El arquitecto Yoshinori Fukushima, estima que del total del consumo de agua potable de La Paz entre el 15% y 20% se alimenta de la captación de agua de pozos subterráneos, el resto provienen de los embalses de las represas de Hampaturi, Tuni Condoriri,  Incachaca y Ajuan Qhota.

En enero del 2018, se sumará el embalse de la represa de Alto Hampaturi que proveerá con 6 millones de metros cúbicos,  con un caudal de despacho de 300 litros por segundo y, una capacidad para abastecer de agua  a una población de 291.050 habitantes de los  distritos 11, 12 y 13 de la ciudad  de La Paz.

La represa de hormigón fue construida con una inversión de 132 millones de bolivianos y cómo el presidente sostuvo es una represa que está destinada a  “resolver para toda la vida el problema del agua en La Paz” al igual que las obras de transvase de Huayllani y Estrellani que direccionará agua desde Los Yungas hacia el sistema de las represas activadas.  .

La Empresa Pública del Servicio de Agua y Saneamiento –EPSAS- que desde el 2006 se encuentra intervenida, provee servicios de  agua potable a 400.000 conexiones entre las ciudades de La Paz, El Alto, Laja, Viacha, Achocalla, Mecapaca y Palca, que representa aproximadamente que  2 millones de personas cuenten con agua potable.

Hace un año, 94 barrios de la ciudad de La Paz, soportaron una crisis de más de tres meses que se inició el 8 de noviembre, cuando la Empresa Pública del Agua (EPSAS), ordenó un drástico racionamiento al servicio de agua potable por tubería que del corte de  tres horas días llegó  a que  algunos barrios se les suministraba agua por horas,

Cuando se produjo la crisis se tenía un nivel de reservas de 8,7 millones de metros cúbicos (m3)  en todo el sistema de abastecimiento, hoy,  a diciembre de 2017, las reservas llegan a 22,9 millones de metros cúbicos”, declaró el Director Ejecutivo de la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable  y Saneamiento Básico, Víctor Hugo Rico al garantizar la  provisión de agua con normalidad para La Paz.

La Paz, después de su  profunda crisis está optando por complementar el almacenamiento de agua potable con la perforación de nuevos pozos y la rehabilitación de otros que fueron perforados por JICA en la década del 90.

Yoshinori Fukushima, recuerda que en la década del 90 en las ciudades de La Paz y El Alto, EPSAS y JICA , perforaron 30 pozos. Muchos de ellos bajaron el caudal y casi una mitad se encuentran obstruidos y han bajado el caudal de bombeo de 33 metros cúbicos por segundo a  tres metros cúbicos, lo que es muy poco.  

Explica que como prueba piloto con el proyecto “Estudio de verificación con el sector privado para la difusión de tecnologías japonesas”, se ha logrado rehabilitar uno de los pozos ubicados en Tilata, camino a Viahca, en La Paz,  el mismo que ahora bombea 33 metros cúbicos de agua por segundo.

En ciudades como La Paz y El Alto la perforación de pozos llega entre  70 a 80 metros  bajo la superficie de la tierra, mientras que en suelos como los que se tiene en el sur del país, el Chaco la perforación baja 500 metros, en el Altiplano de 50 a 80 metros, en  Cochabamba  100 a 420  metros de profundidad.



Página vista 486 veces


local_offerAgua








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia