Oruro, Bolivia. 21 de octubre de 2018
  • close

Piñera el multimillonario que hizo fortuna en Bolivia está a punto de ser presidente chileno

El 17 de diciembre los chilenos elegirán a Piñera o Guiller como su presidente

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 26 de noviembre de 2017

El multimillonario Sebastián Piñera que empezó hacer fortuna en Bolivia a mediados de los años 70 con una consultoría que le pagaría 50.000 dólares. En el último debate televisivo  Piñera dijo que “no está dispuesto a ceder ni territorio, ni mar, ni soberanía chilena a los bolivianos”. La revista Forbes dice que tiene una fortuna 2.400 millones de dólares, gran parte de ella producto del engaño, el fraude y la suerte de ser liberado por la justicia. Piñera está punto de volver a ser presidente de Chile en la segunda vuelta electoral que se realizará el próximo 17 de diciembre.

Piñera va a jugar a la presidencia de la mano de la derecha y los militares conservadores de Chile. Él es un multimillonario que vivió su infancia en Bélgica y su adolescencia en Estados Unidos, después de hacer su tesis doctoral y volver a Chile, vino a Bolivia como consultor (1976), contratado por su  profesor estadounidense Richard Musgrave un especialista en finanzas públicas que trabajó para Banzer en un estudio sobre las cuentas nacionales.

“Piñera cobró por la consultoría la elevada cantidad de 50.000 dólares”, dijo la prensa Chilena y está registrada en su biografía oficial, que cuenta que con ese dinero empezó un negocio inmobiliario en Chile que después le daría pie a entrar en otros negocios, todos vinculados hacer una fortuna basada en un historia de engaños, fraudes y “buenos negocios” con el Estado. Piñera fue procesado varias veces por fraude por el Estado chileno, pero siempre logró que la justicia lo libere de cargos.

Uno se pregunta cómo estos multimillonarios que reconocen y exponen públicamente que su fortuna tiene origen dudoso se vuelven políticos “populares”, pues no es porque los ciudadanos los elijan, sino cómo es el caso de Sebastián Piñera se respaldan en las fuerzas armadas, pues él llegó a la política de la mano de Augusto Pinochet.

De algo hay que estar seguros, Piñera como otros, no es que llegan al poder por ser “populares” o los “elegidos por el pueblo” no.  Esto lo demuestran las cifras. Según el Instituto de Estadísticas Chile tiene una población de 18.191.884 habitantes, de estos, 14.347.288 están habilitados para votar. Además, este año se incorporó el voto en el exterior donde se habilitó a 39.137 votantes.

En Chile de los 14.347.288 habilitados para votar, sólo acudieron a las urnas    6.699.627 (46,7% de los electores) se abstuvieron de votar 7.624.671. (53,3%), vale decir una mayoría absoluta, que no dice ni sí, ni no, sólo acepta lo que venga.

A diferencia de Bolivia, para los chilenos el voto es voluntario y no obligatorio. Votaron voluntariamente por Sebastián Piñera 2.416.046 vale decir 16,8% del total de los electores habilitados para votar y según el organismo electoral Piñera obtuvo el 36,64% de los votos emitidos, por el segundo Alejandro Guiller votaron 1.496.560 (10,4% del voto habilitado) y 22,70% del voto emitido, mientras que por la tercera Beatriz Sánchez votaron 1.336.622 (9.3% del voto habilitado) y 20,27% del voto emitido, y se estima,  que el voto de Sánchez que es de electores  jóvenes, que a veces prefieren ignorar la historia, podría definir la elección del próximo 17 de diciembre, en favor de Sebastián Piñera.

Los presidentes Morales y Piñera tuvieron nueve encuentros oficiales durante el 2010-2014.


En las elecciones de 2013, cuando el voto en Chile ya era voluntario, se registró una participación del 49,3% en la primera vuelta, mientras en la segunda fue de 58,21% del voto emitido. Votaron por la presidenta 2015-2018 Michell Bachelet  3.467.514.  

En la elección que eligió a Piñera presidente por el periodo 2010-2014 sólo votaron por él en la primer vuelta 3.074.164 habitantes y en la segunda vuelta 3.591.182, vale decir que los presidentes en Chile llegan al Poder sin superar ni siquiera el 20% de los votos habilitados. 

Para no quitarle legitimidad a los presidentes,  presumo,  la prensa y el organismo electoral en Chile –también en nuestro país, Bolivia-  no publican sobre votos habilitados y los emitidos, la abstención,  blancos y nulos con respecto al voto habilitado y emitido  y por cuanto realmente fueron elegido presidentes con relación al número de votos habilitados, prefiere hablar en porcentajes y para aminorar el ausentismo, prefiere hablar de lo que se mira sólo en  los lugares de sufragio y dicen:    “en los centros electorales se dio una masiva en participación por lo que el elector no tuvo ningún problema para emitir su voto y saludamos esa participación masiva y patriótica”.

En Latinoamérica después de las dictaduras, los presidentes o son muy pobres  como de Bolivia y Uruguay o son muy ricos como Piñera, Gonzalo Sánchez, Color de Melo, Macri, etc. Pero, todos adquieren un denominador no quieren dejar el poder, quieren prorrogarse o volver. Bachelet, la primera mujer que gobernó en Chile en dos periodos, no pudo presentarse a una tercera elección por estar prohibido en su Constitución y por el desgaste que le generó el hijo Sebastián Dávalos  y su esposa Natalia Compagnon,  quienes se vieron involucrados en un negociado inmobiliario pues  compraron tierras a precio de gallina muerta en la región de O`Higgins  y la vendieron con una utilidad de más de 4 millones de dólares, se cree traficando influencias.

Pero, la vuelta de Sebastián Piñera a la presidencia de Chile, será para Bolivia una catástrofe. Pues,  Bolivia desde el 23 de abril de 2013 tiene una demanda contra Chile en el Tribunal Internacional de la Haya. La demanda se la hizo  en el primer gobierno de Piñera, después que en Santiago, Evo Morales y Sebastián Piñera  jugaran el “partido de fútbol de la hermandad” y  después que desde el año 2006 la presidenta Bachelet aceptará poner en la agenda bilateral de 13 puntos el tema del mar, sin ningún resultado.

La demanda de Bolivia, que pide que “Chile acepte sentarse a negociar con Bolivia una acceso al mar” fue parte de la campaña electoral 2017 del país mapuche.  Los candidatos de centro izquierda en Chile han aceptado conversar con Bolivia sobre el tema del mar y uno de los candidatos marginales declaró que estaba dispuesto a cambiar territorio, metro de mar por metro de tierra, sostuvo.

Ante esto, Piñera respondió en el principal debate televisivo -el 23 de noviembre de 2017- que “era un grave error” abrirse a la posibilidad de negociar con Bolivia. Chile y Bolivia firmamos el tratado de 1904 “que fijó de forma clara los límites”, sostuvo al subrayar que “Chile no le debe nada  a Bolivia y, no estamos dispuestos a ceder ni territorio, ni mar, ni soberanía chilena”, dijo el candidato Piñera.

Sebastián Piñera -cuando era presidente 2010-2014- y Evo Morales tuvieron nueve encuentros oficiales entre las más amistosas están el partido de fútbol que disputaron en Santiago de Chile y el rescate de los 33 mineros en la Mina San José en Copiapo, ubicada en la región de Atacama, ex territorio de Bolivia, que después por el Tratado de Quirno Costa –que reconoce que Tarija es definitivamente de Bolivia- fue cedido a la Argentina y tras laudos arbitrales ingleses y estadounidenses pasó a Chile 26.000 km2 de los 90.000 km.2 que cedió Bolivia y allí está Copiapó.

En el primer mandato de Piñera, el exVicecanciller  de Bolivia, Juan Carlos Alurralde,  dijo: “el tema del mar tendrá solución cuando en Chile cambie de timón político”. Después el timón pasó de Piñera a Bachelet y nada cambio y ahora está a punto de cambiar el timón de Bachelet a Piñera.

Piñera tuvo vinculaciones con el gobierno del dictador Augusto Pinochet


¿QUIÉN ES PIEÑARA Y CÓMO AMAZÓ SU FORTUÑA DESDE SU EMPIEZO EN BOLIVIA?

Miguel Juan Sebastián Piñera Echeñique según la revista FOBES-2017 es uno de los multimillonarios de América del Sur, pues acumuló de la nada 2.400 millones de dólares. Hijo de un diplomático democristiano  vivió en Bélgica y Estados Unidos, donde hizo un doctorado y a su retronó a Santiago, vino a Bolivia  durante la dictadura de Banzer invitado por su catedrático de Harvard.

Piñera hizo una consultoría en Bolivia  que le dejó en ese entonces 50.000 dólares, vale decir podía comprar 5 casas  en el mejor barrio de La Paz.  Después se integró a la CEPAL y el Banco Mundial, donde analizó  las causas de la pobreza en América Latina. En 1979, ingreso a trabajar como consultor del Banco de Talca, de ahí paso a gerente y casi de inmediato se convirtió en socio capitalista  del grupo Calaf-Danioni, el mayor accionista del banco que lo contrato.

En 1982,  el banco quebró y los accionistas fueron acusados de haber creado  empresas de papel y haber dado grandes cantidades de crédito y reinvertir en el propio banco a fin de inflar el capital.  La entidad fiscalizadora inicio un proceso penal contra los dueños y accionistas por infringir la Ley de Bancos. Piñera,  presentó un recurso  de amparo  ante la Corte Suprema  de Justicia para que no lo detengan, la Corte falló a su favor y los exonero de cargos, pero sus socios fueron tres años a la cárcel. La prensa chilena dijo que hubo tráfico de influencias, pues el juez que lo acuso después fue brutalmente desprestigiado y luego despedido.

Piñera,  volvió a la banca y fue nombrado gerente del Banco Citicorpo donde incursionó en el negocio de las tarjetas de crédito. Versiones publicadas en la prensa chilena y corroboradas por sus exsocios en una solicitada antes de las últimas elecciones,  dicen que el banco lo envió a Piñera a Estados Unidos para investigar y consolidar el negocio de las tarjetas de débito, pero él  hizo un informe señalando que era  inviable. Sin embargo,  de manera paralela de manera y desleal, inicio su propio negocio se alió como socio minoritario de Infinco, la empresa que logó la representación de Mastercard y Visa. Pero, paralelamente, también se hizo socio minoritario de Bancard –la empresa que también introdujo las tarjetas  de débito y crédito a Chile–  pocos años después, Piñera de  tener  2,94% de las acciones ya se había hecho  del control de la empresa. En 1987 creo Findcard que es la mayor emisora de tarjetas de crédito y debido de Chile y lanzo al mercado la Magna, la tarjeta de crédito para segmentos de menores ingresos.

En los años 90 vendió Bancard a Transbank  en 40 millones de dólares  y después en 1993 vendió Fincard al Banco Santander en aproximadamente 60 millones de dólares.

Compró acciones de la línea aérea LAIN, después de participar como funcionario  en la  reunión de directorio de la empresa.  La  Superintendencia de Valores lo multó “por  haber infringido la prohibición de comprar acciones  que la  Ley del Mercado de Valores impone a las personas que cuentan con información privilegiada”.  La multa fue por  una suma ínfima con relación a la ganancia que obtuvo, que fue de 780.000.000 de dólares. Piñera ni siquiera apeló la sanción de la Superintendencia pagó la multa, dice el informe  de Corrupción Global 2009 de Transparencia Internacional.

Así fue amasando su fortuna, después incursionó en telecomunicaciones. Compro acciones de ENTEL Chile, estuvo vinculado a Aplle Chile, se adjudicó el canal de televisión, Chilevisión. El político también  incursionó en el fútbol de Chile y se convirtió en el principal accionista individual de Blanco y Negro, empresa controladora de Colo Colo.

Después se hizo público la investigación sobre  cadenas de farmacias  que controlaban los precios de los medicamentos. Él como congresista, se sumó a la crítica, sin embargo, poseía la mayor cantidad accionaria de la internacional red de farmacias de Chile, FASA. “No sabía que era accionista, en cuanto tenga oportunidad las venderé”, declaró Piñera, siendo criticado duramente. Pero, el millonario cumplió su palabra vendió su participación accionaria de la red de farmacias FASA, el 6 de abril de 2009, en 2,4 millones de dólares.

Después, creo varias fundaciones con su esposa, una de  ellas ayuda a las mujeres a capacitar en oficios que les peritan salir de la  pobreza.

Mientras ejercía la presidencia de su país, en la Corte de Justicia de La Haya se discutía un litigio marítimo entre Chile y Perú. Una de las empresas de Piñera compró acciones de la pesquera peruana Exalmar, después esta empresa se  beneficiaría del resultado de la sentencia internacional que modificó el límite marítimo entre ambos países, agregando para Perú unos 22.000 km de mar. La justicia inició otra investigación –una raya más al tigre como se  diría- pero  recientemente fue sobreseído por la justicia chilena.

PIÑERA EL POLÍTICO

Los medios de comunicación en Chile dicen de Piñera: “su buen olfato para los negocios lo llevó a convertirse en uno de los hombres más ricos de Chile y su persistencia, a ser el primer mandatario de derecha en casi 50 años”.

Piñera Ingreso a la política volviendo de Estados Unidos a su país a casi finales de década del 70 siendo simpatizante de la Democracia Cristiana. Fue siempre un hombre de la derecha aunque no se definió a militar pues coqueteaba con unos y otros. Hasta que en 1998, se presentó en un acto público repudiando la decisión el juez español Baltazar Garzón  quien ordenó  la detención del dictador Augusto Pinochet. Consideró siempre que  Pinochet llevó a Chile a la modernidad, pero dijo repudiar la violación a los derechos humanos.

En 1989, cuando en el mundo celebraba el derribo del muro de Berlín, en Sudamérica se consolidaban la democracia todavía digitada por los militares y dictadores. En Bolivia el ex dictador Hugo Bánzer apoyó y lo hizo presidente a Jaime Paz Zamora construyendo un puente imaginario sobre los ríos de sangre y en Chile el exMinistro de Augusto Pinochet, Hernán Büchi, fue elegido el candidato de la derecha y nombró a Sebastián Piñera como Jefe de Campaña.

Büchi renunció y Pablo Baraona lo reemplazo con otro Jefe de Campaña, pero Patricio Aylwin fue electo presidente y Piñera, también había coqueteado para formar parte del partido del nuevo presidente. De 1990 a 1998 ejerció el cargo de Senador de la República, como independiente, pero fue apadrinado de la mano del partido de Pinochet, en lo que se llamaría el partido Renovación Nacional (RN). Tras la prohibición de Pinochet, Renovación Nacional fue el primer partido en legalizarse.

En 1993 se destapo el Piñeraguet, que involucró al entonces candidato presidencial Sebastián Piñera, en el caso de una escucha telefónica contra su contendiente Matthei. Piñera pidió que en el debate político Pedro Pablo Días negocie con los periodistas la entrevista a su favor. Su conversación telefónica se hizo pública, lo que lo llevó  renunciar a la candidatura de la presidencia.

El año 1997, ya como senador se involucró en otro escándalo llamado “el negocio del siglo”.  Piñera en el proceso de privatización de empresas en Chile,  compró acciones compañía pública chilena Enersis, por debajo del precio, pero además como antes lo hizo con los bancos, creo compañías fantasmas de inversión para hacerse del control de la empresa de energía. Él, como senador contaba con información privilegiada. Pero, también como antes había pasado, los multaron con 75 millones de dólares una suma ínfima frene a la ganancia que tuvieron en la compra. Piñera, en una declaración publicada en la edición del periódico La Segunda, el 19 de noviembre de 1997, admitió la compra y dijo “Yo negocio con el que me ofrece las mejores condiciones y la gran diferencia es que lo hago como dueño y sin representar a nadie”. Esto sumó millones a su cuenta, pero  lo dejó mal parado políticamente.

Cuando en el 2010 llegó a la Presidencia, después de dos décadas de carrera política se comprometió a no mezclar la política con sus negocios y dijo que cedería y vendería varias de sus propiedades y dejaría de ser dueño. No vendió el  canal de televisión, más por el contrario compró  la aerolínea LAN (ahora LATAM tras la fusión con la brasileña TAM).

"En la vida uno no siempre hace lo que quiere y por las razones que ustedes conocen, tomamos la decisión de vender Colo Colo", anunció después Piñera  de la venta de las acciones de la empresa Blanco y Negro que controlaba la mayor pare delas acciones del Club de Fútbol Colo Colo y que le dejo una ganancia de 7,4 millones de dólares.

En medio de la caída de la popularidad de Bachelet tras el escándalo de corrupción que involucró a su hijo,  la prensa de Chile dice que la  imagen de Piñera, del hombre próspero volvió a embelesar al electorado chileno, que hoy lo tiene, con casi un 34,5% de las preferencias, como favorito para ganar las próximas elecciones. Incluso, en primera vuelta.

No se dio así, Sebastián Piñera no alcanzó más que el 16,8% de los votos habilitados y el 36,64% (2.416.046) de los votos emitidos al igual que su contendiente Alejandro Guiller que sólo logró 1.496.560 (10,4% del voto habilitado) y 22,70% del voto emitido. Ambos, el 17 de diciembre,  irán a la segunda vuelta electoral y serán los jóvenes los que decidan el futuro de Chile y de la región que espera tener vecinos buenos y justos.


Página vista 311 veces


local_offerChile








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia