• close
    ORURO, 25 DE ENERO DE 2021

Desde el nevado más alto de Bolivia

Oruro reactiva su turismo de altura


Oscar Chávez
EL FULGOR.com

20 de diciembre de 2020

timer 5 min. 5 seg.





El imponente doctor Sajama (EL FULGOR.com)

La actividad turística en el departamento de Oruro, retoma su dinamismo para recibir a turistas nacionales y extranjeros, luego de que por algo más de ocho meses, las poblaciones rurales que forman parte de un circuito turístico afrontaran los efectos negativos a causa de la pandemia del coronavirus.

Oruro, una región del occidente de Bolivia, presenta atractivos singulares ligados a la cultura ancestral, con sitios habitados en períodos antes de Cristo. Esto hace que año tras año, la afluencia turística vaya en incremento, potenciando un área que genera economía para la promoción cultural, así también para las familias que residen en estos lugares estratégicos.

La forma de los trabajos artesanales quedó en herencia desde los antepasados (EL FULGOR.com)

REACTIVACIÓN 

El Gobierno Autónomo Departamental de Oruro (Gador) se trazó una meta, que es la de reactivar el turismo de manera gradual, tomando en cuenta que, el riesgo de contagios por coronavirus todavía es alto. No obstante, el tiempo de cuarentena sirvió a su vez para que los pobladores de diferentes lugares adquieran capacitación, para adecuar los espacios de visita con todas las medidas de bioseguridad y, a la par, entrar en funcionamiento con todas las garantías.

Uno de los lugares más impresionantes por su historia, naturalidad paisajística, gastronomía, su gente, entre otros, es el Parque Nacional Sajama, un área protegida donde se puede admirar los bosques de queñua, aguas termales, fauna, pero, sobre todo, el imponente Nevado Sajama, el más alto de Bolivia, con una prominencia de 2.428 metros y una altitud de 6.542 metros sobre el nivel del mar, considerado un emblema del departamento de Oruro al formar parte de su escudo de armas.

El cóndor de los Andes, representado en un personaje de La Diablada (EL FULGOR.com)

En este sitio se efectuó una actividad que recientemente concentró a autoridades departamentales, municipales, empresas y agencias de turismo, medios de comunicación, conjuntos folclóricos del Carnaval de Oruro y la población misma de Sajama, para mostrar parte del potencial cultural abierto al mundo, con un recorrido por el altiplano orureño encontrando diferentes puntos de descanso; cada población ofrece una variedad de servicios desde alimentos preparados con la más alta calidad, hasta habitaciones diseñadas para una estadía inolvidable.

“Lo que podemos ofrecer en el parque son nuestros geiseres, son las aguas hirviendo que está naciendo de la tierra, tenemos las lagunas de altura que están entre la frontera entre Chile y Bolivia, después tenemos las aguas termales, los bosques de queñuas y nuestro Sajama, que de cariño le decimos doctor Sajama, porque alrededor del doctor Sajama hay muchas plantas naturales que crecen y que tienen propiedades curativas”, afirmó Franklin Álvarez, poblador de la comunidad de Sajama.

La música de los pueblos originarios es la particularidad para dar un “plus” a la actividad turística  (EL FULGOR.com)

Las artesanías, hechas manualmente son otro atractivo que no es usual observarlas en las ciudades.

Teodora Jáuregui narró que la cuarentena aplicada en todo el país impidió continuar con este trabajo, obligando a las familias a concentrar su actividad al trabajo de la tierra y la crianza de ganado. Hoy se espera que con el impulso de las autoridades el panorama sea favorable, ya que el turismo es una ventana para poner a Oruro en los ojos del mundo.

“No ha habido visitantes (en la cuarentena), ahora yo creo que algo ya va a haber, nosotros trabajamos prendas de vestir, chompas medias, polainas, guantes, chulos, trabajamos con fibra de alpaca, y si Dios quiere que haya visita, vamos a continuar el 2021”, sostuvo la comunaria de Sajama.

LA DIABLADA, EL “CONDIMENTO” SINGULAR

Durante el desarrollo del acto de reactivación turística, no pudo faltar la danza que hace referencia al Carnaval de Oruro, La Diablada. El panorama se mostró único al ver a la tropa de diablos bailar a los pies del doctor Sajama, creando un ambiente festivo y de regocijo, pero a su vez esperanzador para que los tiempos considerandos malos puedan quedar atrás y encontrar una nueva luz donde la humanidad pueda retomar su normalidad.

La tropa de diablos bailando a los pies del Sajama (EL FULGOR.com)

“Bolivia tiene riqueza cultural, tradicional, en costumbres, nuestro carnaval es una riqueza, no es ir a carnavalear o hacer algo diferente, nosotros bailamos por devoción a la Virgen del Socavón, hoy en Sajama demostramos lo que es la devoción, la costumbre, la cultura, la esencia, y es una forma de demostrar nuestro cariño a la virgen y a nuestro señor”, dijo Franz Martínez, danzarín de la Fraternidad Artística y Cultural “La Diablada”.

Desde la gobernación de Oruro se hizo una invitación amplia a visitar la región y sus atractivos, que se extienden desde la ciudad capital hasta las poblaciones más alejadas. Oruro, al ser capital del folklore de Bolivia, tiene el propósito de ser referente turístico no solo por el carnaval, sino también por todas las manifestaciones heredadas por los pueblos originarios. Por tanto, próximos a culminar el 2020, se espera que desde enero de la siguiente gestión, el número de visitantes vaya en incremento paulatino, siempre estando en alerta al comportamiento que vaya a reflejar la incidencia de la pandemia del coronavirus.





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia