• close
    ORURO, 21 DE OCTUBRE DE 2020

Los Diablos que se van…


Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com

17 de agosto de 2020

timer 3 min. 42 seg.




Fraterno Enrique Jimenez (+)

En medio de protestas y movimientos completamente irracionales en este tiempo de pandemia, tiene como consecuencia resultados muy lamentables en nuestra comunidad. La falta de oxígeno o de algunos medicamentos que sólo se pueden conseguir en otros distritos impiden el auxilio necesario para quienes tenemos entre las víctimas a nuestros conocidos o de repente parientes muy cercanos.

Esta semana que transcurre, la institución de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, perdió a dos de sus integrantes, cuya antigüedad sobrepasaba la treintena de años, pérdida muy sentida entre todos los miembros.

Por un lado, Enrique Jiménez Cladera, fue presidente de la institución en varias gestiones y cuyo empeño se concentraba en revitalizar al “pije”, como apodo adquirido en la fundación de esta institución en la década de los años cuarenta. Lo conocimos cuando tuvimos un viaje al exterior, específicamente a Costa Rica, en el cual su don de mando y su carácter se hicieron notar, especialmente para quienes nos considerábamos nóveles en estos trajines.

En los últimos años, siguió activo, desempeñando además un cargo en la entidad matriz la Asociación de Conjuntos del Folklore de Oruro (ACFO). En algún momento, fuimos antagónicos en algunos criterios, sin embargo, nunca dejó de ser un hermano fraterno, además de ser muy respetado entre todos quienes bailamos.

Sin duda, sentiremos su ausencia. En el ámbito profesional lo vimos en espacios como el Museo Antropológico Eduardo López Rivas; como anécdota, permitió que un investigador extranjero pueda realizar estudios técnicos en un instrumento que se encuentra en custodia en aquel museo y poder reproducir a través de una réplica el sonido de periodo pre hispánico. Tal vez en el ámbito laboral no encontrará el reconocimiento, que si lo tendrá en el seno de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada.

Otro hermano fraterno que ya no está con nosotros, es Freddy Llanque Ortiz, también lo conocimos en nuestros inicios dentro la “Frate” como directivo en aquella década que nos permitió alcanzar el sueño de toda agrupación como es el tener una sede propia. Jovial, alegre y siempre con una sonrisa gozaba de anécdotas y bromas entre sus hermanos fraternos. En su trabajo profesional, siempre lo vimos atento y dedicado cuando nos acercábamos en su oficina ante cualquier consulta o servicio requerido. Calidez humana, es lo que faltará en el lugar donde trabajaba, porque don Freddy si lo ofrecía.

Fraterno Freddy Llanque (+)

Nuestros hermanos fraternos que nos dejaron, solo son una parte de muchos otros que ya no estarán en nuestras calles o en las instituciones desarrollando sus actividades o su pasión. Esta enfermedad nos está quitando mucha gente, y no pensamos que en la despedida del lunes de Carnaval o Día del Diablo, sería el último para muchos y no sólo de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, sino de otros conjuntos que dedicamos nuestra danza en honor a nuestra Patrona la Virgen María de la Candelaria del Socavón.

Volviendo a nuestra cotidianidad, no será lo mismo, porque sentiremos la ausencia de muchos y muchas, y lo peor no haber tenido el sentimiento de habernos despedido. De repente esa es la ingratitud de este tiempo de confinamiento. Los que quedamos aún, debemos seguir con el ejemplo, la dedicación y más que todo, la pasión por algo que nos encanta.

Don Freddy y don Enrique, nos dejaron un legado, que es el amor a su institución. Gracias hermanos fraternos, oraremos por ustedes. Estarán en el espacio privilegiado del recuerdo y de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada a la que dedicaron toda su vida y nos queda a nosotros seguir su legado.

Paz en su tumba.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia