• close
    ORURO, 27 DE OCTUBRE DE 2020

San Juan de 1967


Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com

21 de junio de 2020

timer 5 min. 42 seg.




El asesinato de los mineros es conocido como "La noche de San Juan" (Fotos periódico Presencia)

Víctor Paz Estenssoro, había gobernado el país hasta 1964, luego que tomara el poder por el movimiento civil que reclamó por las elecciones de 1951 y que el presidente de entonces Mamerto Urriolagoitia, dejó el gobierno a los militares y en este caso al General Hugo Ballivián, sólo por desconocer al ganador cuyo líder efectivamente era Víctor Paz Estenssoro, del partido Movimiento Nacionalista Revolucionario.

Entre sus dos periodos gobernó Hernán Siles Suazo, que fue parte del partido de Paz.

Lamentablemente, la crisis económica y la corrupción debilitó al gobierno y la figura de su líder. La anulación de la oposición a través de las persecuciones y el confinamiento, fuera de las ejecuciones sumarias que nunca fueron aclaradas, se sumó a toda la gestión.

Víctor Paz, luego de terminar su segundo periodo, venció en las elecciones de 1964, su vicepresidente era el mismo piloto que lo había traído de Buenos Aires en 1952 para que asumiera el gobierno. Sin embargo, los militares mostraban su descontento y decidieron promover la llamada “revolución restauradora”, que sacó del poder a Víctor Paz y entró el gobierno de Rene Barrientos Ortuño y Alfredo Ovando Candia. En 1966, Rene Barrientos Ortuño fue proclamado presidente constitucional de Bolivia.

Sin embargo, la historia de Bolivia no podía apartarse del contexto del mundo. En la década de los años cincuenta, Fidel Castro en 1953 había formado el grupo Movimiento 26 de julio al cual en 1955 se le unió Ernesto Guevara conocido como el “Che” mientras se encontraba en México, quienes luego tomaron el poder en Cuba 1959 derrocando al presidente Fulgencio Batista.

Con la idea de internacionalizar la revolución cubana que contaba con el apoyo de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.) y en momento en que la guerra fría tomaba características importantes en el contexto mundial. Ernesto “Che” Guevara, aparece en Bolivia en 1966, con 16 guerrilleros cubanos con la intención de conformar un grupo mayor entre bolivianos y de otras nacionalidades, tomaron el nombre de “Ejército de Liberación Nacional de Bolivia”.

A principios de 1967, dos desertores confirmaron la sospecha de la guerrilla y la presencia del “Che” en la región del Gran Chaco. El Gobierno de Bolivia había pedido apoyo a los Estados Unidos que intentaba frenar el avance de los grupos guerrilleros financiados por la URSS. Mientras la guerrilla desarrollaba sus acciones y se enfrentaba al ejército boliviano en escaramuzas se presenta un hecho que en parte ha sido pasado por alto en la historia de Bolivia.

Los centros mineros, si bien habían apoyado al régimen de Víctor Paz Estenssoro a subir al poder, y permitió la Nacionalización de las minas creando la Corporación Minera de Bolivia. Sin embargo, un grupo de mineros en Catavi, consideró importante brindar apoyo a la guerrilla por todo el movimiento inusitado que se generaba en el país. Para ello, la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia había convocado a una asamblea para el día después de la noche de San Juan en Llallagua en el Norte de Potosí.

Antiguamente, esta fiesta era parte del calendario de celebraciones, las familias solían prender fogatas y realizar una seria de costumbres a su alrededor, haciendo reventar petardos, fuegos artificiales, etc.

El General Rene Barrientos Ortuño era aceptado en determinados espacios populares del país. Sin embargo, pese al apoyo de algún grupo de mineros, consideró importante su estado Mayor evitar cualquier movimiento que apoye a la guerrilla del “Che” que estaba debilitándose y requería apoyo, tomando en cuenta que el Partido Comunista de Bolivia no había respaldado del movimiento del “Che” en Bolivia. Eran los mineros que habían considerado realizar un apoyo enviando inclusive hombres a la guerrilla.

El Gobierno, desplegó al Regimiento “Rangers” formado por fuerzas de Estados Unidos hasta convertirse en un grupo de élite y el Regimiento Camacho 1° de Artillería de Oruro había desembarcado de los vagones del ferrocarril, aprovechando el ramal de Machacamarca-Uncía. A las cinco de la mañana, en el sector de “Cancañiri”, rodearon la población y comenzaron a disparar contra la población que aún seguía con el festejo de la Noche de San Juan.

Se estableció que entre muertos había como veinte y más de setenta heridos, sin embargo, algunas investigaciones posteriores afirman que llegaron a los doscientos. Lamentablemente la falta de informes no permite dar a conocer la cantidad exacta de las bajas, entre ellos no solo mineros, sino también mujeres y niños.

De esta manera, el gobierno pretendía eliminar de cualquier forma cualquier sentimiento de apoyo a la guerrilla del Che Guevara; el líder argentino cubano escribió al respecto en su diario de manera lacónica el 24 de junio de 1967:

“… La radio trae la noticia de la lucha en las minas. Mi asma aumenta”.

Ese mismo año, el 9 de octubre, Ernesto “Che” Guevara, era asesinado por los militares que lo habían capturado días antes. Informaron al país, que había caído en acción. Su cuerpo fue exhibido en Vallegrande para constancia del mundo sobre su deceso.

Así terminó un intento de apoyar a una guerrilla que se formaba en el país, y del cual grupos políticos afines a la ideología comunista le negaron todo apoyo. El bastión era la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, que mantenían aquella lucha de reivindicaciones sociales.

Con justa razón, los ejecutivos de esta instancia sindical, llevan la efigie del “Che” Guevara en el guardatojo o casco de minero, rememorando aquel apoyo, pero reprimido en aquella fatídica noche de “San Juan”.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia