• close
    ORURO, 26 DE OCTUBRE DE 2020

La Cultura de un Ministerio


Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com

07 de junio de 2020

timer 4 min. 24 seg.




Expresiones culturales (Fotos Internet)

Hace pocos días recibimos la noticia de parte del Gobierno central, que para concentrar los recursos del Estado, se ha determinado el cierre de algunos Ministerios, pero conservando una calidad de “Viceministerio”, y es que mucha gente y comunidad vinculada a la cultura reaccionó de muchas maneras al escuchar que el Ministerio de Cultura y Turismo, estaba entre ellos.

El argumento fue simple, se usó su pasado nada glorioso del anterior Gobierno para justificarlo, particularmente en el despliegue para la cobertura de un evento deportivo internacional; sin embargo, más allá de la institucionalidad, llama la atención muchos elementos que debemos tomar en cuenta.

Hace un mes aproximadamente, en estas mismas líneas, para tener una convivencia con esta pandemia y la situación de emergencia que vive el país, se sugirió el desarrollo de actividades culturales. Al final de cuentas, la expresión cultural, refleja nuestra propia identidad y nos permite dejar ante las generaciones futuras lo que el ser humano ha producido, y la historia querrá saber en el futuro cuales habrán sido las expresiones culturales de este periodo.

Tristemente, la cultura y el turismo vuelven a la calidad de Viceministerio dependiente del Ministerio de Educación, como se entendió hace algunas décadas atrás, considerando que es simplemente un “apéndice”. Podemos comprender, por supuesto, que el país necesita todos los recursos financieros posibles para poder luchar contra esta pandemia que ya está cobrando muchas vidas de bolivianos y bolivianas, pero también debemos entender que necesitamos promover nuestras expresiones culturales en todas aquellas que sean posibles.

Grandes conciertos, producciones audiovisuales, ferias del libro, y un largo etcétera, no serán posibles por la concentración de personas en espacios cerrados o abiertos, pero si podemos promover aquellas expresiones de la cultura mientras podemos encontrarnos en nuestro hogar, invitábamos en aquella nota a leer un libro, aunque sea.

En este tiempo, donde la educación rompió la brecha digital a la fuerza por el uso de los dispositivos móviles para dar clases, alternativamente, deberían usarse los mismos para generación de aplicaciones que nos permitan conocer los procesos culturales del país. Mientras los museos en el mundo abren sus puertas a través de sus páginas web, en el país, no tenemos aun la oportunidad de hacerlo.

Pero también es cierto, que no se requiere del impulso de una instancia pública para producir cultura, pero lamentablemente es el Estado el cual debe promover lo que el país a partir de sus diferentes expresiones produce. El ejemplo es claro, un periódico conservado en una hemeroteca es como un libro de historia que nos cuenta la historia de una ciudad o una población, sus actividades, sus personajes, etc.

Al no encontrar periódicos de alguna época determinada, no podremos saber que pasaba en el contexto respecto a los acontecimientos el país o del mundo, menos aun de sus personajes y su propia cotidianidad. En el país, en el futuro, cuando se hable de la pandemia, la historia querrá saber lo que el país pudo llegar a producir, y lo primero que indagará será si el Ministerio correspondiente se encargo de la conservación, promoción y difusión de toda actividad cultural en el marco de las restricciones y la emergencia. Si bien, existen artistas, escritores, gestores culturales, se valdrán de sus propios medios para hacerla conocer, pero tendremos una instancia publica que habrá dejado de cumplir por lo menos con la promoción de todas las expresiones culturales. Ese será nuestro reflejo como país.

Los museos municipales, galerías de arte, editoriales, no paran en sus actividades, y esperemos aquello nunca pare. Al final de cuentas, el Ministerio de Culturas y Turismo termina siendo más simbólico, pero nos permite ser una referencia por aquellas jornadas de la década pasada en la que gestores culturales promovieron la creación del Ministerio y deje de ser un apéndice del Ministerio de Culturas.

Esperemos que esto no provoque una “Peritonitis”, y todos aquellos que nos vinculamos de una u otra manera a la cultura sigamos produciendo, promoviendo y consumiendo nuestra cultura, por que ya sabemos, es el reflejo de nuestro pueblo y que imbuidos en las características particulares de vivencia de este tiempo de pandemia, tendrán otro tipo ideas, expresiones y manifestaciones.


Pese a ello, escuchemos melodías nacionales producidas por nuestros artistas, leamos producción literaria, apreciemos documentales y producción audiovisual, impulsemos los recorridos virtuales a galerías de arte y museos, porque más allá de la institucionalidad, la cultura nunca dejará de ser parte de un pueblo pensante y creativo, aunque no tenga un ministerio.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia