• close
    ORURO, 28 DE SEPTIEMBRE DE 2020

La llama Winter es una esperanza para neutralizar al COVID 19


TELEMUNDO
EL FULGOR.com

07 de mayo de 2020

timer 4 min. 22 seg.




La carrera de los investigadores en la búsqueda de una vacuna y de tratamientos eficaces contra el coronavirus ha encontrado un prometedor e inesperado aliado. La llama Winter, un animal de cuatro años de color marrón, ha demostrado en varios experimentos de las universidades de Texas (EE.UU.) y Gante (Bélgica) que sus anticuerpos han neutralizado al coronavirus y otras infecciones.

Winter vive en una granja de Bélgica (FOTO: Reuters)

Winter, que vive en una granja en Bélgica junto a otras 130 llamas y alpacas, fue sometida a una serie de estudios sobre el síndrome respiratorio agudo grave (en inglés: Severe Acute Respiratory Syndrome, SARS), la enfermedad respiratoria viral causada por un coronavirus. Los investigadores vincularon dos copias de un tipo especial de anticuerpo producido por las llamas para crear uno nuevo “que se une firmemente” con la proteína Spike (S) del coronavirus, que es clave para que este pueda penetrar en las células humanas.

Las pruebas iniciales in vitro indican que el nuevo anticuerpo bloquea a los virus que tiene la proteína Spike para que no infecte a células en cultivo, según explica la Universidad de Texas en un comunicado. Los investigadores publicaron el martes de esta semana los resultados de sus experimentos en la revista científica Cell,   y abren una posible vía de tratamiento.

Uno de los firmantes principales del estudio, Jason McLellan de la Universidad de Texas destacó que "este es uno de los primeros anticuerpos conocidos para neutralizar el SARS-CoV-2", que causa el coronavirus.

El equipo de investigadores asegura que los ensayos se se muestran "prometedores” para un tratamiento al vincular dos copias del anticuerpo de llama que funcionó contra el anterior virus del SARS.

El equipo se está preparando para realizar estudios preclínicos en animales como hámsteres o primates no humanos, con la esperanza de realizar en un futuro pruebas en humanos, con el objetivo es desarrollar un tratamiento que ayude a las personas poco después de la infección con el virus.

Las vacunas deben ser administradas uno o dos meses antes de la infección para proporcionar protección, mientras que las terapias de anticuerpos son eficaces tras la administración y pueden emplearse para tratar alguien que ya está enfermo para disminuir la gravedad de la enfermedad", explicó McLellan.

Además, consideró que “podría ser especialmente útil” para grupos vulnerables, como las personas mayores, que tienen “una respuesta modesta a las vacunas, lo que supone que su protección puede ser incompleta”.

Las llamas son parte de experimentos científicos en procura de hallar un antídoto contra la COVID 19  (FOTO: INDIANTIMES.COM)

En la última década los científicos han recurrido a menudo a las llamas para la investigación de anticuerpos como en las investigaciones sobre VIH e influenza, en las que hayaron terapias prometedoras para ambos virus.

Los humanos producen un tipo de anticuerpo mientras que las llamas producen dos. Uno de estos anticuerpos es similar en tamaño y constitución a los anticuerpos humanos. Pero el otro es mucho más pequeño; es solo un 25% del tamaño de los anticuerpos humanos. Ese anticuerpo es clave: a ser más pequeño puede acceder en las proteínas que permiten que el coronavirus nos infecte, algo que los anticuerpos humanos no pueden hacer.

Según Xavier Saelens, virólogo molecular de la Universidad de Gante en Bélgica, estos anticuerpos también resultan más fáciles de manipular y permanecer estables. Esta característica genética la comporten con toda la familia de camélidos: las alpacas, los guanacos y los dromedarios.

El sistema inmunológico de camélidos como la alpaca, al detectar la presencia de bacterias y virus, producen dos tipos de anticuerpos; uno es similar a los anticuerpos humanos, pero el otro es de mucho menor tamaño.

Los investigadores estaban redactando sobre sus descubrimientos cuando la pandemia empezó a propagarse en enero de este año. De inmediato relacionaron el pequeño anticuerpo de la llama que puede neutralizar el SARS con que probablemente también reconocería al virus del COVID-19”, según Saelens.

Los científicos esperan que el anticuerpo pueda usarse como tratamiento preventivo para proteger a la gente del virus, especialmente a los trabajadores sanitarios, aunque los efectos no serían permanentes todavía quedarían meses de ensayos clínicos. 

Con información de  EFE y The New York Times





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia