• close
    ORURO, 23 DE SEPTIEMBRE DE 2020

CAPUZ CULTURAL

Comentario del libro: Un Santuario Colonial Mariano en una Villa Minera (Oruro 1606 – 1776)

Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com
ORURO
15 de marzo de 2020

timer 5 min. 21 seg.


Obra de José Víctor Zaconeta que incluye el capítulo La Virgen del Socavón y su Corte Infernal

Nos hemos convencido por mucho tiempo que el relato escrito por José Víctor Zaconeta en su libro “Odas y Poemas” en el capítulo “La Virgen del Socavón y su Corte Infernal”, constituía un hito histórico sobre la presencia de la devoción a la Santísima Imagen de la Virgen del Socavón. En el entendido de que la imagen se “descubre” en un paraje del cerro “Pie de Gallo” el año de 1789, y al cual el famoso Chiru Chiru conocido como Anselmo Belarmino le rendía una especial devoción.

A partir de ese año, deciden los mineros bailar disfrazados de diablos en honor a la Imagen.

No deja de ser, de todas maneras, una hermosa obra literaria que nos cuenta el supuesto origen de la devoción minera.

Muchos otros autores, siguieron esta línea y se convirtió en un hecho definido para entender el proceso mariano. No se conocían otros antecedentes. Sin embargo, situamos algunos hechos que nos ubican al mismo 10 de febrero de 1781, ocho años antes de la supuesta “aparición”, cuando Jacinto Rodríguez pasa por la ermita para poner velas a la Virgen de la Candelaria antes de ir a su mina de Todos Santos en el Cerro de Rubiales. Sólo citamos este ejemplo.

Hace poco más de una semana, se presenta en la ciudad la obra: “Un Santuario Colonial Mariano, en una Villa Minera (Oruro 1606 – 1776)” del escritor e investigador Javier Cárdenas Medina, con quien mantenemos una fuerte amistad, particularmente de aprendizaje para quien escribe estas líneas.

Un libro de gran aporte a la historia de Oruro

Se ha dedicado hace algunos años a escudriñar en los archivos considerados fuentes primarias, con la intención de reescribir la historia de Oruro. En su primer libro: “De la Conspiración al Manifiesto de Agravios”, hace un interesante análisis de la vida de Juan Vélez de Córdova, demostrando su ascendencia criolla y no indígena como habíamos creído desde su publicación por Marcos Beltrán Ávila en 1925 y actualizando el famoso Manifiesto de Agravios, de manera paradójica de escaso conocimiento en nuestra ciudad.

Poco tiempo después, en su afán de seguir esa línea de aclarar ciertos episodios, nos presenta el libro: “El pronunciamiento popular del 6 de octubre de 1810”, encontrándonos con el personaje Tomas Barrón, pero aclarando una actuación construida (por no decir inventada) muchos años atrás. Las mismas actas del Cabildo de Oruro a las cuales Marcos Beltrán Ávila tuvo acceso, Javier simplemente ordenó y propuso otra lectura, desmintiendo a Barrón como supuesto Gobernador de Oruro y que encabezó a las tropas que se enfrentaron a José Manuel de Goyeneche en las pampas de Aroma.

En esta oportunidad, al que hacíamos referencia, nos ofrece un tercer trabajo al cual considero muy esclarecedor y que reescribe lo que ya conocemos de la Virgen del Socavón propuesta por José Víctor Zaconeta allá por 1925, del cual citamos al inicio de este artículo. En ese mismo afán de aclarar la historia de Oruro y además porque el Santuario de la Virgen del Socavón postula como Basílica Menor, Javier Cárdenas realiza una profunda investigación acudiendo a archivos y la Biblioteca Arquidiocesana Monseñor Taborga, el Archivo Biblioteca Nacional de Bolivia y los documentos del mismo Cabildo existente en la Biblioteca de Investigadores de Oruro, desempolvando personajes que deberán ser recordados en la historia de Oruro por su vínculo con la primigenia devoción a la Imagen de la Virgen del Socavón, o por lo menos a sus remotos antecedentes.

Una mujer, Agustina de Juárez que fundó una capellanía en honor a la Santísima Imagen de la Purísima Concepción venerada en la capilla del Real Colegio Seminario en Chuquisaca además de la compra de la hacienda de Soracachi, cercana a nuestra ciudad.

La Imagen de Nuestra Patrona cuya historia aporta Javier Cárdenas Medina

El hijo, Diego Gonzales Juárez, clérigo de menores, levanta un solar en las faldas del Cerro Pie de Gallo a lado del Santuario de la Virgen del Socavón. El detalle de todo este proceso se incluye en la obra de Javier Cárdenas Medina, además de incluir en la obra documentos a los cuales el autor tuvo acceso. Esto demuestra que la devoción comienza aproximadamente por aquellos años de 1740; incluso, cita y comparte el documento que detalla la presentación del Libro de la Cofradía de Nuestra Señora del Socavón en el año de 1760, del cual nos invita a indagar su paradero.

Con estas revelaciones, la lectura de este libro es muy apasionante para quien pretende conocer estos aspectos históricos muy nuestros, reiteramos, producto de una investigación muy profunda y que cambia la historia sobre la presencia de la Virgen del Socavón en el contexto local y vinculada siempre a la explotación minera.

Esperemos que Javier siga en ese afán de querer (re) escribir la historia de Oruro, porque cada obra es reveladora y no encuentra oposición, porque las investigaciones sobre esos temas no llegan a tomar en cuenta las fuentes primarias.

Un gran trabajo y una lectura muy recomendable para cualquier ciudadano de nuestro Oruro, para entender nuestra esencia y construir nuestra identidad a partir de estas bases, que se yerguen sólidas.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia