• close
    ORURO, 16 DE FEBRERO DE 2020

EDITORIAL

Las mismas mañas del pasado

REDACCIÓN CENTRAL
EL FULGOR.com

09 de febrero de 2020

timer 4 min. 0 seg.


El pasado lunes 3, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) recibió, hasta las 18:30 horas, la nómina de los candidatos a presidente, vicepresidente, diputados, senadores y parlamentarios supra nacionales, que participarán de las elecciones nacionales del próximo 3 de mayo.

Luego de conocer que son ocho los binomios que candidatearán se produjo entre la población una especie de desánimo y de frustración debido a que, hasta el último momento se mantenía la esperanza de que los políticos tradicionales se pongan de acuerdo e inscriban una alianza que haga posible un triunfo electoral y termine con la hegemonía del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Eso no sucedió porque, al parecer, primó entre los binomios la seguridad de cada uno de ellos, se cree el salvador de la patria, el imprescindible o la imprescindible y que los demás candidatos deberían sumar sus esfuerzos en torno a ellos.

Una actitud que provocó que, entre los millones de votantes que acudirán a las urnas, se apodere el desengaño frente a los políticos que se pensaba dejarían atrás sus viejas mañas de llegar al poder, aunque sean con migajas, para iniciar un nuevo proceso que haga posible la elección de un poder Ejecutivo que lleve a Bolivia por los senderos de progreso y bienestar que el pueblo aspira.

Nada de eso se perfila frente a los resultados de un encuentro de estos políticos efectuado en Santa Cruz el sábado 1ro. de febrero, que provocó una gran expectativa por sus probables resultados que se suponía podía ser el anuncio de un frente de unidad para los comicios de mayo.

Durante la reunión se escucharon acusaciones entre unos y otros, recriminación por la candidatura de la presidente de transición y ningún mensaje de unidad. La cita concluyó con el anuncio de un nuevo encuentro el 3 de abril en el cual, es seguro se repetirán los mismos argumentos y se pedirá la unidad en torno a cada uno de ellos.

Aunque, de acuerdo a algunos analistas y versados en la ciencia política, la existencia de ocho binomios en procura de gobernar Bolivia, muestra el ejercicio pleno de la democracia esperando que sea el pueblo quien determine con su voto quien de estos candidatos sea al que se le encargue la administración del estado boliviano.

Pero la sabiduría popular dice que la dispersión del voto provocará el triunfo del Movimiento Al Socialismo que, pese a la renuncia de su conductor, el ex presidente Evo Morales, mantiene su estructura intacta, así como su militancia cautiva.

Y este triunfo es posible obtenerlo en primera vuelta, según algunos investigadores y analistas que vaticinan que el ex oficialista MAS, podría obtener 40 por ciento de la votación lo que convertiría a sus candidatos en los nuevos mandatarios de Bolivia.

Una votación tan alta sería imposible de igualar ya que el voto disperso de las otras fuerzas no alcanzaría siquiera al 30 por ciento en favor de algún partido para obligar a una segunda vuelta.

Aunque estas son sólo proyecciones que pueden cambiar en los tres meses que restan para la realización de las elecciones, no dejan de preocupar al pueblo que durante las jornadas de octubre y noviembre de 2019, luchó en las calles contra el fraude electoral y obligaron a la renuncia de Morales.

Aún hay tiempo para consolidar un frente único entre los binomios que tienen las mayores opciones de capturar el voto ciudadano para enfrentar al partido del gobierno anterior que también juega sus mejores cartas en procura de recuperar el poder.

Un eventual triunfo del MAS cambiaría radicalmente el mapa político boliviano y tendría como resultado inmediato el retorno en pocas horas del ex presidente Morales refugiado en Argentina junto a varios de sus más allegados.

Los políticos bolivianos, parece que no aprenden las lecciones que les da la historia y su afán de llegar al poder como sea, nubla sus mentes y no les permite ver el futuro no de ellos sino de los millones de bolivianos que esperan con ansias el resultado de las elecciones del 3 de mayo con esperanza de días mejores, sin violencia, sin imposiciones y de franco desarrollo y de mejores condiciones de vida.

 




ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia