• close
    ORURO, 02 DE ABRIL DE 2020

CAPUZ CULTURAL

Nuestra Fiesta Patronal: 2 de Febrero

Maurice Cazorla Murillo
El Fulgor .com
ORURO
02 de febrero de 2020

timer 5 min. 14 seg.


Verso anónimo en la portada del Santuario

Desde hace varios años, algunos integrantes de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, decidieron reponer la Fiesta Patronal de la Virgen de la Candelaria, suspendida hace mucho tiempo y llevada al sábado antes del inicio del Carnaval. Propiamente deberíamos decir “Sábado de Entrada” y no de Carnaval como comúnmente se la conoce.

Poca documentación encontramos al respecto, y precisamente fueron los miembros de este conjunto folclórico que hace más de veinticinco años organizaron un concurso de monografías para entender la lógica que vincula la Fiesta Patronal de la Virgen del Socavón, la Minería y por supuesto la Danza de la Diablada.

La devoción a la Imagen de María se remonta a los primeros años de la Conquista, como lo vemos graficado en “Crónica y Buen Gobierno” de Guamán Poma y Ayala, en el cual nos refiere que las danzas de españoles, indios y negros debían realizarse delante del Santísimo Sacramento y delante de la Virgen María. En ese contexto, entendemos la importancia de la devoción a la Imagen de la Candelaria desde los primeros años de vida del asentamiento en este espacio.

La Fiesta como conocemos, se remonta a periodo colonial, celebrada cada 2 de febrero. Si bien es una devoción transmitida por los españoles, fue muy bien recibida por los naturales de estas regiones, llegando a reproducir la Imagen de María en diferentes comarcas de la región. Sin embargo, llegar a la antigua Ermita donde se encontraba la hermosa pintura de la Virgen María de la Candelaria era muy emotivo y además sagrado para él feligrés.

Antiguamente las autoridades originarias, cada inicio de año, los que dejaban el cargo depositaban en la Iglesia sus bastones de mando y otros símbolos de autoridad, porque consideraban importante el rendir cuentas ante la Imagen de María Santísima.

La antigua ermita, sufrió modificaciones, y entre 1881 y 1882 aproximadamente, el Regimiento “Abaroa”, que se encontraba en Oruro, los días domingo que se supone eran de descanso, oían misa en el atrio de la antigua capilla y luego de esta actividad religiosa, dedicaban su tiempo antes del almuerzo al acarreo de piedras para la construcción de la Capilla del Socavón que fue concluida el 8 de febrero de 1891.

El lugar era conocido en la colonia como “Socavón de la Virgen”, cuyo ingreso a la mina principal se encontraba en el cerro de San Miguel o de Pie de Gallo. Las vetas se agotaron y como dice Josermo Murillo Vacareza, por la inversión gramatical e ideológica, el lugar dejó de llamarse “Socavón de la Virgen” por “Virgen del Socavón”.

Solo los diablos pueden pasearse en el interior del Santuario ante la Imagen de la Virgen María de la Candelaria del Socavón

La fiesta no había parado, sin embargo, al estar muy cerca de las fiestas de Carnavales o “carnestolendas” que comenzaban el día domingo hasta el día martes como parte de la tolerancia antes del miércoles de ceniza, decidieron trasladar a un día antes de esta Fiesta de Carnaval, que en sus tiempos era como cualquier otra: máscaras, disfraces, bailes, juego con harina, caravana de carrozas, etc. La fiesta del “pueblo” se la realizaba ajena a esta cotidianidad social. Los indígenas y mestizos se concentraban en dedicar su devoción a través de la danza en aquellas conocidas de la época: los diablos, incas, chunchos y morenos. Paradójicamente, lo que antes era considerada una fiesta popular, o de “indios”, provocó la extinción de la fiesta criolla del Carnaval, hasta extinguirla casi por completo. Una muestra gráfica muy elocuente de lo que fue el Carnaval de Oruro en el siglo XIX se encuentra en la representación de Manuel María Mercado

Una crónica del periódico local “La Patria” del 22 de febrero de 1925 nos dice “como de costumbre, una enorme concurrencia, se había apostado en la plazuela del Socavón, animosa de espectar la referida entrada pues que, como se sabe, las comparsas obreras, lo primero que hacen en las presentes fiestas, es saludar a su patrona, la Virgen del Socavón”. Posterior a su homenaje, los danzarines recorrían las calles de la ciudad despertando interés en el pueblo que se preparaba para la entrada del Corso o Entrada de Comparsas.

Esa era la Fiesta de la Candelaria, confundida con otra actividad completamente diferente como es el “Carnaval”. Actualmente, el 2 de febrero fue recuperado como Fiesta Patronal de la Virgen María de la Candelaria del Socavón y se realiza cada año una entrada de cirios, a ello se suma el “Calvario” o la feria de miniaturas que añejamente se realizaba en diferentes fiestas patronales, ya casi desaparecidas, aún mantiene la Fiesta de la Virgen del Socavón y de la Virgen del Carmen.

Representación del Carnaval en el siglo XIX por Melchor María Mercado

Quienes nos sentimos devotos, ofrecemos nuestro convite a la Patrona, quien cada año nos recibe en su hermoso templo convertido ahora en Santuario, sin dejar de lado reconocer nuestra mortal vivencia a través de un hermoso verso anónimo escrito en la parte superior de la Portada Principal:

Tu que gimes en el crimen
Tu te puedes aun salvar
Ven a los pies de la Virgen
Tus pecados a llorar.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia