• close
    ORURO, 02 DE ABRIL DE 2020

CAPUZ CULTURAL

Hilarion Daza y el extraño desenlace

Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com
ORURO
19 de enero de 2020

timer 6 min. 53 seg.


Daza fue presidente de Bolivia durante la Guerra del Pacífico

El pasado 14 de enero, se recordó los 180 años del nacimiento del Presidente, General Hilarión Daza. La imagen como “impopular” se acuñó en la historia y lo recordamos no sólo por este episodio de la retirada de Camarones, sino también por supuestamente haber escondido el mensaje que le comunicaba el cónsul de Bolivia en Arica sobre la invasión de las tropas chilenas al puerto boliviano de Antofagasta.

A la postre, no podemos levantar defensa de este personaje, sin embargo, podemos hacer algunas dilucidaciones que interpretan los episodios históricos de mejor manera.

Tuvo la firmeza de imponer el impuesto de los diez centavos por quintal de salitre que salía del departamento del Litoral, el estado chileno consideró una violación al tratado suscrito entre Bolivia y Chile celebrado en el año de 1874.

Sin embargo, se conoció que el blindado chileno “Blanco Encalada” ya se encontraba frente al puerto boliviano de Antofagasta desde el mes de enero. Bolivia había pasado una terrible crisis económica por la sequía en los valles de Cochabamba, lo que obligó a la migración de muchos de sus pobladores a la industria que se levantaba en la costa: la explotación del salitre.

La medida, permitía paliar la crisis económica del país. Bolivia había declarado la guerra a Chile en el gobierno del General José María de Acha en el año de 1863, precisamente por la explotación arbitraria de salitre en las costas de lo que se consideraba parte del país, pese a no tener tratado de límites. El gobierno de Mariano Melgarejo, formalizó el tratado de límites del cual hasta la actualidad genera debate porque se considera que, gracias a este proceso formal, el país perdió territorio, cuando en realidad en este gobierno se celebraron los tratados con Chile y Brasil para fijar los límites políticos, que hasta esa época no eran claros.

Conocida de esta declaratoria de guerra, por supuesto Chile tuvo que armarse y evitar que se haga efectiva la declaratoria de Guerra. En Bolivia, los sucesivos gobiernos no mejoraron las condiciones del Ejército y sólo se limitó a firmar un tratado defensivo con el Perú en 1873.

Chile ya se encontraba con un ejército organizado y con un poder naval superior, en la previsión que entraría en guerra con alguno de sus vecinos. El 14 de febrero de 1879, Chile se apodera de Antofagasta, los pocos ciudadanos bolivianos tienen que huir y llegan en una embarcación a Arica donde el Cónsul boliviano en Tacna, Manuel Granier envía un mensaje al presidente, el cual llega el sábado antes del Carnaval, pero le hacen conocer recién el miércoles de ceniza. Comunica a la población sobre esta invasión y se apresta a organizar al Ejército.

Sin embargo, el pecado de Daza, como dicen los historiadores, no es la omisión de comunicar a la población sobre la invasión, sino el no enviar ayuda militar al departamento del Litoral, por ello la defensa de Calama el 23 de marzo (más de un mes de la invasión), encontró a civiles mal armados sin apoyo y sin refuerzos. Esta negligencia, obedece a la situación política que Ladislao Cabrera tenía en el Sur; Daza tenía la susceptibilidad de enviar una fuerza armada que luego sería usada por el Dr. Cabrera para derrocarlo del poder. Fue un gran desacierto.

Sin embargo, obedeciendo al tratado secreto con el Perú, se puso al frente del Ejército que salió de La Paz en el mes de Abril y llegó a Tacna para resguardar los puertos y poblaciones peruanas. Encomendó a Narciso Campero la organización de la Quinta División de Ejército, que debía resguardar el Sur y además encontrar al Ejército que acampaba en Tacna, luego de retomar las poblaciones de Calama y Antofagasta.

Lugar donde fue asesinado Hilarión Daza

Sin embargo, Campero prefirió deambular con su división en todo el altiplano desobedeciendo las ordenes de Daza. Mientras, la guerra se definía en el mar donde el intrépido Miguel Grau al mando del monitor Huáscar abatía a las naves chilenas. Las tropas bolivianas, se encontraban diseminadas en diferentes puntos en la costa, esperando el enfrentamiento, muy lejos de sus hogares, mal uniformados y mal armados.

El otro delito por el cual acusan a Daza es por la retirada de Camarones. Daza se puso al frente del Ejército nuevamente con la intención de enfrentar a los chilenos que había desembarcado en Pisagua; sin embargo, las condiciones del desierto provocaron la desmoralización de su ejército, muchos perecieron por la sed y la fatiga.

Hay quienes escriben que en lugar de agua se llevó vino. El estado Mayor de Daza decidió volver y eso provocó que se organizara la retirada, sin embargo, esperaba que la División de Campero sorprenda al Ejército chileno por el sur y ahí mismo se conoció de la derrota de San Francisco.

Llegando a Tacna, el propio Estado Mayor el 28 de diciembre lo destituye del cargo, acción que podría considerarse como traición a la Patria. Como nota anecdótica y muy extraña, a falta de telégrafo y otros medios, Narciso Campero ingresa a Oruro y se proclama como presidente del País como si la noticia de la destitución la haya conocido de antemano.

Campero ingresa Oruro luego de deambular con la Quinta división de Ejército en el territorio del Departamento de Potosí y de Oruro y no obedecer las órdenes del Presidente Daza. El juicio histórico a Narciso Campero por su negligencia, desacato y traición, debería ser objeto de un análisis más profundo.

Ingreso de Daza a Arica en 1879

Campero en ejercicio de la presidencia y luego de la derrota del Ejército en Tacna el 26 de mayo de 1880 que provocó la salida de Bolivia de la Guerra del Pacífico, inicio en septiembre de 1880 un juicio contra Daza y el gobierno de Gregorio Pacheco en 1893 dio continuidad por la comisión de los delitos de: Traición a la Patria en la guerra con Chile y su complicidad con el enemigo extranjero; violación de las garantías constitucionales en varias y reiteradas ocasiones y malversación de fondos públicos y otros delitos graves que resultaran el proceso.

Conocido de este juicio, Daza vivió en el exilio en Francia, por lo que pidió pasaporte para poder ingresar al país y defenderse. Llegó por el ferrocarril de Antofagasta y cuando se encontraba en Uyuni fue asesinado por su propia escolta el 27 de febrero de 1897. Nunca se inició un proceso ni investigación sobre su muerte; los papeles que traía consigo para su defensa y para incriminar a quienes lo acusaban desaparecieron para siempre.

Como anécdota, hace 140 años, el día de su cumpleaños 14 de enero de 1880, mientras se retiraba hacia Arequipa luego de su destitución como presidente de Bolivia fue vilmente recibido en medio de silbatina donde le echaron camarones podridos para recordarle el triste episodio de la “Retirada de Camarones”.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia