• close
    ORURO, 30 DE OCTUBRE DE 2020

EDITORIAL

La pugna por la presidencia o el retorno a la democracia pactada


REDACCIÓN CENTRAL
EL FULGOR.com

08 de diciembre de 2019

timer 4 min. 4 seg.





Sin siquiera haberse elegido a los vocales de los tribunales electorales nacional y departamentales, los políticos y los cívicos se lanzaron a una loca carrera en procura de elegir a los binomios que pugnarán por la presidencia y vice presidencia de Bolivia, anunciando el retorno de la llamada democracia pactada.

Da la impresión de la existencia de una especie de angurria por ser candidato bajo el argumento de la defensa de la democracia o de tener el derecho ganado durante la resistencia y posterior caída del gobierno de Evo Morales.

La palabra empeñada no se toma en cuenta porque algunos líderes afirmaron que no buscaban ser candidatos, pero la realidad muestra lo opuesto.

Los dirigentes cívicos Luis Fernando Camacho de Santa Cruz y Marco Pumari de Potosí, cada uno por su lado, buscan el favor del pueblo para ser ungidos como candidatos a ocupar la silla presidencial del Palacio Quemado de la plaza Murillo, en La Paz.

El cruceño, anunció oficialmente que será candidato y espera que el potosino lo secunde o ese lugar sea ocupado por otra persona.

Mientras que Pumari, recorre el país para asegurarse el respaldo de la población a su postulación a la presidencia.

El Comité Cívico Potosinista, declaró que, si su líder decide ser candidato, debe ser a la presidencia y no como el segundo de Camacho porque le sobran méritos frente al cruceño.

Este escenario nos muestra que los movimientos cívicos, no encuentran el camino de la unidad que reclama el pueblo con miras a los comicios que aún no tienen fecha porque aún no existe el Tribunal Supremo Electoral, pero se supone serán en el mes de marzo de 2020.

Del lado de los políticos el panorama no es muy diferente en relación a la unidad, en lograr un solo bloque que enfrente al cada vez más fortalecido Movimiento Al Socialismo (MAS) cuyos candidatos (as) son aún una sorpresa.

Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, es el único que anunció oficialmente su candidatura, aunque el Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) sigla con la participó de los comicios del pasado 20 de octubre y en los que obtuvo el segundo lugar, el pasado miércoles, le retiró su apoyo.

El boliviano coreano Chi Hyun Chung, que fue la sorpresa de las pasadas elecciones, se quedó sin partido luego que el Partido Demócrata Cristiano (PDC) le quitó su apoyo y aunque anunció la creación de una nueva organización política, parece que los tiempos no se lo permitirán.

Los Demócratas que tuvieron al senador Oscar Ortíz como su candidato aún no anunciaron si participarán de los comicios.

El histórico Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) sorprendió cuando en Santa Cruz, le ofreció su sigla al líder cívico Camacho, y muy rápidamente, otras agrupaciones políticas que, como los movimientistas, no obtuvieron ni el uno por ciento en los comicios del 20 de octubre, anunciaron su apoyo a esa candidatura.

Víctor Hugo Cárdenas, que tuvo a Unidad Cívica Solidaridad (UCS) como la sigla que le permitió terciar en las elecciones, anunció que no participará en procura de logar un consenso para la creación de un frente amplio de unidad.

La idea con un frente amplio, es lograr una votación suficiente para obtener dos tercios de parlamentarios en ambas cámaras que le permita al futuro gobierno, una administración sin presiones ni pactos.

Este objetivo o ideal parece estar cada vez más lejos, frente a las intensiones de los candidatos cívicos y de los políticos que, repitiendo la lección no aprendida de los comicios pasados, sólo piensan en sus intereses personales de obtener, aunque sea un pedacito del poder para negociar prebendas y no en los altos intereses de Bolivia.

Aunque otra vertiente de análisis establece que no es bueno otorgar todo el poder a un solo partido con el control de las dos cámaras del Legislativo porque luego se convierte en autoritario.

En este escenario es posible vaticinar que el próximo gobierno de Bolivia será el resultado de acuerdos entre facciones que no tienen nada en común, objetivos nacionales e ideologías diferentes, restableciendo la denominada democracia pactada.

 









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia