• close
    ORURO, 27 DE OCTUBRE DE 2020

EDITORIAL

Violencia contra periodistas


REDACCIÓN CENTRAL
EL FULGOR.com
ORURO
10 de noviembre de 2019

timer 3 min. 54 seg.




No en vano el trabajo de los periodistas fue calificado como uno de los más peligrosos del mundo. Las agresiones contra los hombres de prensa en todo el mundo suman y siguen y lo peor es que muchas de estas provocan la muerte.

Organizaciones internacionales de protección de periodistas como Reporteros sin Fronteras informan que, en lo que va de 2019, 36 periodistas fueron asesinados, 10 de ellos en México, uno en Colombia, uno en Haití y dos en Honduras

México es el país considerado como el más letal para los periodistas, allí, el narcotráfico ha permeado varias instituciones gubernamentales y el trabajo de denuncia es silenciado con el asesinato del o la periodista.

El índice de violencia en ese país a empeorado desde 2008, conforme los grupos criminales, libran una campaña de terror contra los medios informativos.

El Comité para la Protección de Periodistas en un informe afirma que la impunidad en los asesinatos de periodistas sigue profundamente arraigada en más de una docena de países, que abarcan lo mismo países democráticos que países con conflictos internos,

El informe se centra en los países donde asesinan a periodistas y los autores de tales crímenes continúan impunes.

En todo el mundo asesinaron a 318 periodistas en represalia por su labor, y en el 86 % de tales casos ninguno de los autores ha resultado condenado por la justicia.

En la actualidad, nuestro país vive situaciones similares, cuando la seguridad de los hombres y mujeres de prensa está amenaza permanentemente.

Grupos violentos con los cuales es inútil cualquier tipo de diálogo o acuerdo retuvieron por la fuerza a nueve periodistas en el aeropuerto internacional de El Alto, cuando cumplían su trabajo de informar, uno de ellos sufrió agresiones verbales y físicas cuando, fuera de cualquier norma, le exigieron su cédula de identidad, la que consignaba como su lugar de nacimiento la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Estos iracundos grupos se concentraron en el interior de la terminal aeroportuaria y en el ingreso al aeropuerto ante la mirada contemplativa de la policía que no realizó ninguna acción para impedir los atropellos y abuso contra los periodistas.

Los violentos llegaron hasta el aeropuerto para impedir el ingreso del presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Luís Fernando Camacho que había llegado procedente de la capital oriental con la intención de entregar una carta al presidente Evo Morales.

En Cochabamba, otro grupo de jóvenes violentos llegados desde el Chapare, agredieron a un camarógrafo de la red ATB, cuando éste registraba en imágenes la tremenda golpiza que entre varios le propinaban a un joven universitario.

A golpes de palos y patadas, se ensañaban contra la humanidad del joven y al verse sorprendidos por las cámaras, agredieron al camarógrafo con la intención de quitarle su cámara y borrar el registro.

Otras agresiones se produjeron contra periodistas en otras ciudades de nuestro país cuando cumplían su trabajo de informar en un lo que se considera como un grave atentado contra la libertad de expresión y la libertad de prensa.

En Santa Cruz, el ex vicepresidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP) fue agredido a golpes, mientras otra periodista fue retenida en el tercer anillo y San Aurelio contra su voluntad.

Las agresiones son permanentes, insultos de grueso calibre contra las mujeres periodistas, de ambos bandos, mellando su dignidad es cosa de todos los días.

Es necesario que nuestras autoridades asuman su responsabilidad y cumplan la estatuido en nuestra Constitución Política del Estado, la Ley de Imprenta, la Convención Americana de Derechos Humanos y otros instrumentos internacionales suscritos por Bolivia.

Asimismo, que las partes en conflicto, eviten el uso de la violencia y busquen los medios necesarios para posibilitar un diálogo constructivo sin condiciones que lleven a la pacificación del país, y eviten poner en riesgo el sistema democrático que tanto costó recuperar.

Los periodistas sólo cumplen su sagrada misión de informar y quienes promueven los enfrentamientos deben respetar su trabajo porque lo contrario significa violera el derecho humano a la libertad de expresión.

 









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia