• close
    ORURO, 20 DE NOVIEMBRE DE 2019

EDITORIAL

No a la mala hora

REDACCIÓN CENTRAL
EL FULGOR.com

03 de noviembre de 2019

timer 3 min. 44 seg.


Las 19:40 horas del domingo 20 de octubre, quedará marcada en la historia de Bolivia como el comienzo de una movilización ciudadana que, indignada por un supuesto fraude electoral por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE) que favoreció al presidente  candidato, salió a las calles en demanda de una segunda vuelta de los comicios celebrados ese mismo día.

Pronto la demanda cambió por la exigencia de una auditoría y la segunda vuelta electoral que el gobierno del presidente Evo Morales, viabilizó a través de la Organización de Estados Americanos (OEA) que envió un equipo de 30 personas para realizar ese trabajo.

Sin embargo, las movilizaciones que se suceden en los 9 departamentos de Bolivia, lideradas por los comités cívicos y líderes de la sociedad civil decidió que la auditoría es una trampa del gobierno para desmovilizar a la ciudadanía y por lo tanto, la rechazó.

Además, queda el argumento de la visita del secretario General de la OEA Luis Almagro que asistió a una proclamación de Morales y con su presencia apoyo su cuestionada cuarta candidatura.

Por eso, los movimientos cívicos y la ciudadanía rechazan la auditoría porque se supone que la misma estará parcializada porque Almagro apoya al gobierno del MAS.

La demanda ahora, es anular las elecciones del 20 de octubre, llamar a nuevos comicios con un nuevo Tribunal Supremo Electoral y que Evo Morales renuncie a la presidencia.

Antes los sectores sociales que apoyan a Morales, salieron a las calles para enfrentarse con quienes bloquean las calles y avenidas de las ciudades causando muchos heridos y finalmente, dos muertos por bala, en la ciudad de Montero en Santa Cruz.

Dos grandes cabildos efectuados la noche del jueves pasado, en La Paz y Santa Cruz, ratificaron las demandas de anulación de las elecciones y la renuncia del presidente Morales.

Los líderes políticos encabezados por el candidato de Comunidad Ciudadana, parecen quedar relegados y fueron duramente criticados en el cabildo de La Paz.

Mientras que el presidente Evo Morales, convocó a la prensa en la denominada Casa del Pueblo, la nueva sede del poder Ejecutivo, para pedir un cuarto intermedio en las movilizaciones hasta que la OEA concluya la auditoría.

Además, aseguró que los comicios fueron transparentes y que él, provenía de una cultura donde no se engaña.

La propuesta fue entendida como una estrategia para desmovilizar a la gente que demanda nuevas elecciones a la espera de un fallo favorable a sus intereses como candidato ganador en primera vuelta por parte de la OEA.

Lo evidente es que, pese al llamado presidencial, la gente continúa en las calles y acudió al cabildo en La Paz pese a que grupos aliados del MAS se apostaron en el puente de la autopista y fuera de la Cervecería, lugar donde debía realizarse el cabildo en un franco desafío a quienes no aceptan el resultado de las elecciones.

Pese a la presencia desafiante de estos grupos, la ciudadanía acudió por miles y el cabildo se realizó.

La movilización ciudadana continúa desde el 20 de octubre exigiendo nuevas elecciones y rechazando la auditoría de la OEA.

Las posiciones tanto del gobierno que afirma que Evo Morales ganó en primera vuelta y continuará en la presidencia por cuarta vez consecutiva, y las movilizaciones ciudadanas que rechazan la auditoría de la OEA y exigen la renuncia de Morales a la presidencia, parecen evidenciar que no hay salida y Bolivia se encuentra en un callejón oscuro.

Sin embargo, es ahora que se debe aplicar el mecanismo más valioso que nos da la democracia y es el diálogo en procura de una solución pacífica que evite la confrontación entre bolivianos y nos lleve a transitar senderos de paz, unión y progreso.

Para esto es necesario renunciamientos de ambas partes, lo contrario puede traernos dolor y luto. Que las diez y nueve horas con cuarenta minutos del 20 de octubre, no se convierta en la mala hora de Bolivia, los bolivianos y bolivianas

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia