• close
    ORURO, 29 DE OCTUBRE DE 2020

Oficialismo y oposición discrepan sobre la pacificación del país por auditoría electoral de la OEA


Nestor Calizaya
EL FULGOR.com
ORURO
03 de noviembre de 2019

timer 5 min. 29 seg.





Diputado, Rubén Gutiérrez Carrizo

El Oficialismo asegura que la Auditoría electoral es el único camino para la pacificación del país, no obstante, este proceso se realizará paulatinamente; en cambio la oposición señala que esta Auditoría no resolverá los problemas de Bolivia, porque la población exige nuevas elecciones, con nuevos tribunales que sean transparentes.

Bolivia ingresó en conflictos sociales por el supuesto fraude del Órgano Electoral Plurinacional (OEP) al detener la Transmisión Rápida de Resultados Preliminares (TREP) por casi 23 horas, al reanudar la misma se tenía un claro ganador Evo Morales, sin la necesidad de ir a balotaje. Las denuncias en Potosí donde se encontraron cajas electorales en un domicilio particular, la intervención del ingeniero informático, Edgar Villegas, quién hizo conocer mediante medios nacionales e internacionales, las supuestas irregularidades que tenía el cómputo de actas del OEP, dónde se evidenciaba un aparente fraude electoral.

Para el Diputado oficialista, Rubén Gutiérrez, “la única forma de resolver y pacificar el país es comprobar o descartar, este supuesto monumental fraude, es la auditoría internacional de la OEA”.

La auditoría permitiría un proceso de pacificación de los conflictos sociales en el país, esta pacificación será paulatina, señaló

“El tema de fondo es el fraude, como comprobamos este fraude si no es a través de una auditoria internacional (…), no encuentro otro instrumento jurídico ni político para demostrar si existió fraude”, señaló Carrizo.

Abogado Constitucionalista, Iver Pereyra

Por otro lado, el abogado constitucionalista, Iver Pereyra asegura que el acuerdo de Auditoría entre gobierno y OEA, “no resolverá los conflictos en el país”, porque la población pedía auditoría la semana pasada. El proceso electoral ya no está conducido por los partidos políticos, sino por los comités cívicos y la población exige nuevas elecciones, con nuevos tribunales que sean transparentes.

Según Pereyra la duda de la población con dicha auditoría, se genera por la participación del secretario general de la OEA, en un acto de campaña electoral del MAS.

“Si el resultado indica que, los resultados de los comicios fueron transparentes, se tendrá consolidada la reelección de Evo Morales, aunque esta sea ilegal”, dijo.

“En caso de que los resultados señalen que las elecciones no fueron transparentes, porque ésta no es resultado de la voluntad popular, desembocaría en la nulidad del proceso o segunda vuelta, además de las implicancias jurídicas de los responsables por la comisión de delitos electorales”, indicó.

Maestros Urbanos salen en marcha de protesta exigiendo el respeto al voto

Gremiales exigen democracia durante marcha de protesta

La cronología de los hechos revela una serie de dudas sobre la transparencia electoral.

Las elecciones del pasado 20 de octubre fueron las más reñidas de la última década. Los resultados preliminares difundidos ese día llenaron de esperanza a aquellos que quieren sacar a toda costa a un presidente que, de ganar, acumularía casi 20 años en el poder.

El 20 de octubre el TREP, con el 83,76% de actas verificadas, Morales contaba con el 45,28% de los votos, pero su contrincante Carlos Mesa, estaba detrás suyo con el 38.16% de los sufragios.

Ese mismo día Morales afirmaba “un nuevo triunfo más, cuatro elecciones consecutivas ganamos en Bolivia”; al mismo tiempo, el opositor Carlos Mesa, con un 38% de los votos, también se felicitaba por haber logrado una diferencia inferior a 10 puntos respecto al candidato del MAS, requisito para poder ir a la segunda vuelta.

A las 19:40, el conteo de votos preliminares fue interrumpido sin ninguna explicación. Casi 23 horas después, los resultados fueron actualizados y revelan una realidad diferente, Evo Morales gana y se salva de la segunda vuelta.

La interrupción del TREP, generó desconfianza en la población y se tradujo en movilizaciones, acusaban al Órgano Electoral Plurinacional (OEP) de fraude.

Estas dudas hicieron estallar el malestar social, en las calles de varias ciudades hay protestas en medio de denuncias de fraude y el pedido internacional de la celebración de una segunda vuelta.

“Democracia si, dictadura no”, uno de los carteles en el bloqueo de la Av. 6 de octubre y Sargento Flores

Tras un escrutinio lento de 5 días, el OEP, anunció que el conteo llegó al 100%, con un resultado que muestra claramente a Evo Morales como ganador. El partido Movimiento al Socialismo obtuvo 47,08% de los votos, mientras que Comunidad Ciudadana (CC), obtuvo 36,51%.

Si restamos esos números nos encontramos que Morales tiene una ventaja sobre Mesa superior a los 10 puntos. Y la ley electoral de Bolivia establece que no se va a una segunda vuelta cuando el primer candidato obtiene más del 40 % de los votos y hay diferencia entre el primer y el segundo candidato superior al 10% de los votos escrutados.

El 30 de octubre, el canciller Diego Pary Rodríguez y el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, firman el acuerdo de auditoría del proceso electoral vinculante, se basará en cuatro aspectos: -Verificación de cómputos: actas y papeletas -Verificación de proceso informático -Componente estadístico y proyecciones -Cadena de custodia. Esta auditoría inició el 31 de octubre y los resultados se presentarán en 10-12 días.

Para este trabajo la OEA designa a 30 personas para realizar la auditoría al proceso electoral. Mientras que los Cívicos exigen anulación de los comicios electorales, utilizando como medida de protesta bloqueos en las calles de diferentes ciudades.

Transeúntes obligados a caminar por bloqueos en defensa de la democracia

 









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia