• close
    ORURO, 11 DE DICIEMBRE DE 2019

Decidirán por el cambio o la continuidad

Bolivianos asisten a las urnas para elegir a sus gobernantes

Los cierres de campaña de los partidos y agrupaciones políticas han puesto sobre la mesa el tema político. ¿Qué pasará en Bolivia después de estas elecciones?, es la pregunta que respiran en el aire miles de bolivianos. Muchos miles de militantes y simpatizantes ya saben por quién votar, pero otros tantos miles aún permanecen en la casilla de los indecisos.

REDACCIÓN CENTRAL
EL FULGOR.com
ORURO
20 de octubre de 2019

timer 7 min. 55 seg.


Los bolivianos y bolivianos acuden a las urnas para elegir a sus gobernantes. (Fotografía de apoyo).

Hoy 7.315.364 bolivianos, en Bolivia y el exterior, están habilitados para elegir gobernantes para los próximos 5 años, la gestión 2020-2025. En estas elecciones generales, 6.974.363 bolivianos en el país y 341.001 bolivianos migrantes en el exterior votarán para presidente, vicepresidente, 36 senadores, 130 diputados y 9 representantes supraestatales, en medio de un escenario político complejo, donde la población debe elegir por la continuidad o el cambio de autoridades.

Los cierres de campaña de los partidos y agrupaciones políticas han puesto sobre la mesa el tema político. ¿Qué pasará en Bolivia después de estas elecciones?, es la pregunta que respiran en el aire miles de bolivianos. Muchos miles de militantes y simpatizantes ya saben por quién votar, pero otros tantos miles aún permanecen en la casilla de los indecisos.

En una de las últimas encuestas difundida por una red nacional, y elaborada por la empresa Ciesmori, se dio como ganador a Evo Morales con el 36% de la intensión de voto, seguido por Carlos Mesa con 26,9%, Ortiz aparece tercero con 7.,8% y en cuarto lugar se ubica a Chi Hyun Chung con 5,8%.

Evo Morales y Álvaro García Linera postulan a un 4to mandato, al amparo del Movimiento Al Socialismo (MAS), que se sustenta y mantiene su fortaleza en los denominados “movimientos sociales”, conformado por los cocaleros, obreros, indígenas, organizaciones de base, funcionarios públicos, sectores que desde hace muchos años eran relegados del quehacer político del país.

Sin duda se pondrá sobre la balanza los 13 años de gobierno del Movimiento Al Socialismos (MAS) a la cabeza de Evo Morales y las ofertas de nuevos candidatos que no han sido capaces de posicionar en los votantes un programa de gobierno que sobresalga; aunque muchos de ellos coincidieron en algunos temas pendientes como la justicia, salud y corrupción.

Para el analista político Jorge Richter, el discurso del MAS está claro para los sectores que lo apoyan, pues en su criterio un 40% de la población denominada “voto duro” ha recibido un mensaje claro, estabilidad económica y crecimiento, aunque en algunos otros aspectos como el de salud y justicia, sobretodo, se tengan grandes falencias. Por el contrario, no existe la misma figura para el resto de los candidatos de la oposición que no llegaron a conocer las verdaderas necesidades de lo que quiere el pueblo boliviano.

“Esto funciona haciendo un ejercicio político muy fuerte y teniendo una información diferenciada, investigando qué es lo que quiere la sociedad para que tú puedas sintonizar con las exigencias, expectativas y ansiedades de la sociedad y poderles dar un mensaje adecuado. Y en eso el partido de gobierno, para su sector duro, tiene la figura muy clara”, dice el especialista.

El resultado de los comicios decidirá por la continuidad o el cambio en la administración del estado. (Fotografía ilustrativa)

¿Mesa y una segunda vuelta?

En el caso de Carlos Mesa, Richter comentó, que, como segundo en intención de voto, el candidato de Comunidad Ciudadana alcanza esta posición gracias al también “voto duro”, anclado en las clases medias y altas que definitivamente no votaría por el MAS, y que basados en este escenario, el discurso de esta agrupación ciudadana apunta a alcanzar el porcentaje necesario para forzar una segunda vuelta, que de darse sería la primera en la historia electoral de Bolivia.

 “Llama la atención –por ejemplo- que en el cierre de campaña de Carlos Mesa no encuentres a Samuel Doria Medina, a Luis Revilla que son quienes le han dado un apoyo explícito, porque no suman, no quieren estar visibles con Carlos Mesa, Comunidad Ciudadana no los quería tener o no quisieron ir, hay muchas especulaciones al respecto”, cuestiona.

En el caso del tercero en intención de voto, Oscar Ortíz, se trata de un político hábil en el tema económico, pero que no logró impactar con un discurso político –dijo- al mencionar que erró el camino al atacar a Carlos Mesa, lo que de alguna manera también afectó su candidatura y de alguna manera esta estrategia le bajó puntos, porque la gente está cansada de la “guerra sucia” y lo que quiere escuchar son propuestas.

En este sentido, manifestó que Bolivia, como cualquier otro país, tiene fragmentaciones y/o divisiones, como la derecha y la izquierda en términos macros, dejando claro que todos los de izquierda están alineados a Evo Morales y el resto debería –en lo posible- también estar alineados, lo que no precisamente está ocurriendo ahora, días previos a las elecciones.

“Esta insistencia obsesiva (de Oscar Ortiz) por querer defenestrar a Carlos Mesa ha empezado a tener consecuencias, en política hay algo que está muy claro, cuando has decidido a llevar e implementar un ataque contra un adversario que no es el primero sino el segundo, tienes que tener en cuenta que también vas a ser afectado”, explicó.

En el caso del Dr. Chi Hyun Chung, cuya presencia creció en las encuestas, observó que se trata de una postulación que encuentra eco en sectores conservadores, los que están “aparentemente” están optando por esta nueva alternativa.

Bolivia vive 37 años continuos de gobiernos democráticos, elegidos por la voluntad popular. (Fotografía ilustrativa)

Fragmentaciones internas en Bolivia y la Región

Para Richter, Bolivia está viviendo procesos de fragmentación política  como algunos países de la región, una fragmentación que aunque no sea crítica, conlleva a cada nación a vivir posiciones internas opuestas, que arrastran a fuertes crisis como las que últimamente, por ejemplo, ha vivido Ecuador, en la Región Latinoamericana, y que también lo vive Argentina con su crisis económica, Venezuela y Brasil, donde el caso de corrupción conocido como “Odebrech” ha salpicado a muchas naciones, llevándose consigo incluso presidentes como el caso del Perú, que subsiste sin el Congreso, recientemente diluido por el Presidente Martín Viscarra. 

“Los países se fragmentan porque en él conviven oposiciones políticas que son divergentes respecto de ver formas de desarrollo, de convivencia y participación política, está fragmentado el Brasil, la Argentina, Venezuela profundamente, Colombia respecto de su proceso de paz, los Estados Unidos, Ecuador, Francia, Chile (…), entonces lo importante son las formas de resolución que tienen que estar en el marco de la democracia y que tienen que preocupar a la clase dirigencial”, sostiene.

En los últimos más de 30 años de democracia, Bolivia ha involucionado respecto a su tema de institucionalidad, el concepto de institución alejada del poder político que es lo que hace desarrollar a los países en Bolivia no lo tenemos, no hemos logrado aceptar dentro de nuestra sociedad y de nuestro sistema político esta idea de instituciones, hemos hecho intentos pero hoy por hoy nos encontramos muy mal, y esto no es responsabilidad únicamente de un tipo de gobierno, el último gobierno del MAS sino también era el comportamiento del gobierno  de la democracia pactada, de la vieja partidocracia, en ese sentido tenemos algunos déficits que se han instalado en nuestra sociedad, un déficit de tolerancia, conocimiento, aceptación pacífica al otro y un déficit de liberta y esto nos vuelve precarios.

Finalmente, el politólogo advirtió que el debate político está en Santa Cruz, que lanzó señales de federalismo en el último cabildo realizado en este departamento; sin embargo, la votación y los resultados de este domingo, configurará un nuevo escenario político, donde también se medirán las fuerzas de oriente y occidente, aunque los candidatos que aspiran a la silla presidencial sigan siendo casi los mismos.

La participación del pueblo es una de las más altas de la región. (Fotografía ilustrativa)

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia