• close
    ORURO, 21 DE OCTUBRE DE 2020

CAPUZ CULTURAL

Historias de amor y desamor, Ruta de La Medianoche en Sora Sora


Maurice Cazorla Murillo
EL FULGOR.com
ORURO
06 de octubre de 2019

timer 5 min. 57 seg.




Los alrededores de Sora Sora son propicios para contar sus historias

Tercer año que acudimos a una población singular: San Juan Bautista de Sora Sora. El equipo de la Ruta de la Medianoche se preparó anticipadamente para ofrecer una presentación que en esta gestión deleitó a quienes interesadamente toman la opción de salir de la ciudad para una alternativa cultural.

En esta oportunidad, la autoridad de la Comunidad, la Corregidora Nelly Mamani Huanca y en compañía de otras autoridades apoyaron esta iniciativa que pretende colocar a Sora Sora dentro los circuitos turísticos regionales, por la riqueza cultural y por la estructura de la población urbana que se detuvo en el tiempo con un damero colonial digno de conservar y restaurar.

La actividad se difundió por las redes sociales y medios tradicionales de comunicación, logrando superar la expectativa: más de sesenta asistentes trasladados en cuatro medios de transporte.

La experiencia, si bien no fue hasta la “medianoche”, permitió realizar un recorrido contando la historia de la población que se remonta al lejano año de 1537; sin embargo, la presencia pre hispánica también se hace presente por los vestigios que circundan.

Por lo tanto, Sora Sora se convierte un museo urbano.

La dramática historia de Bertha Barbery y Adolfo Weisser en la Guerra del Chaco

La travesía no concluía con la caminata, sino que nos trasladamos a la casa de propiedad de Ismael Flores, vecino de Sora Sora que tiene el orgullo de ostentar la edificación que perteneció a la bisnieta de Jacinto Rodríguez y Herrera: doña Albina Rodríguez Ocampo, esposa de quien fuera magnate del estaño Simón I. Patiño.

El propietario, a quien familiarmente lo tratamos de “coronel”, por su condición de militar retirado, puso en adecuada condición la vivienda, de manera que el patio, hermosamente adaptado sirve de escenario para deleitar a los visitantes con una experiencia que no se ha visto se la realiza en otros espacios: la recreación de historias.

Si bien el equipo no conforma un elenco, podríamos decir que es un grupo de personas vinculadas con el afán de aprender de las historias, que bien se adapta a las circunstancias de los relatos contados, experiencia que se realiza desde hace algunos años atrás, siendo pioneros en esta actividad.

Las historias puestas en escena, permitieron acercarnos a relatos cuya característica fue el amor, pero en otros también existieron los desamores; de manera particular como aquellos cuya presencia de la traición tiene como desenlace en la novela “La Llave de Piedra” escrita por Vicente Gonzales Aramayo y ambientada en Oruro por aquellos luctuosos días del 10 de febrero de 1781.

La dedicación del autor en la búsqueda de documentos primarios de aquella época, permitió tener una historia sentimental cuyo desenlace es digno de un final de película. Sugerimos la lectura de esta fabulosa novela pronta a circulación en una segunda edición.

Recreación de una escena en el bar Los Tres Osos con Hilda Mundi Rafael Ulises Peláez Eduardo Vásquez y Luis Mendizábal Santa Cruz

Una historia de lealtad en el campo de Batalla, fue de la Rabona, como dijo Josermo Murillo Vacareza, es la “historia de una mujer sin historia”; hasta el término resulta despectivo, pero apelando a los relatos de la época y particularmente al del Teniente Daniel Ballivian sobre la rabona del Sargento Olaguivel, podemos entender realmente la entrega de aquella mujer que sufrió las vicisitudes de la campaña acompañando al Ejército a la cola o como se decía despreciativamente en el “rabo”, de ahí el nombre de “rabona”.

Esa mujer que preparaba el rancho (alimentos), consolaba emocionalmente al soldado y estuvo en los últimos alientos de vida de su pareja para luego fallecer en el campo de batalla merece homenaje. Nadie contó su historia, y quisimos mostrarla en esta oportunidad, ambientando a la batalla del Alto de la Alianza del 26 de mayo de 1880.

Otra de las historias que deleitó fue la dramática historia de Adolfo Weisser que tuvo que acudir a la guerra del Chaco, pero su pareja Bertha Barbery, beniana de nacimiento, hizo lo mismo siguiéndolo hasta el frente de batalla disfrazada de varón adoptando el nombre del hermano menor de Adolfo. Fue la única mujer reconocida como Benemérita de la Guerra del Chaco, trámite que le costó muchos años y oposición por su singular historia.

En Oruro, en aquellos años existía un bar frecuentado por bohemios, entre ellos Laura Villanueva Rocabado, conocida bajo el seudónimo de “Hilda Mundi”, Eduardo Vásquez, Rafael Ulises Peláez, Eduardo Ocampo Moscoso y Luis Mendizábal Santa Cruz; precisamente, la historia nos remonta a las vicisitudes del vate orureño que como un ejemplo de lealtad a su mejor amigo le dedicó un poema en los últimos instantes de vida. Nunca supimos la razón de su determinación, pero queda plasmado en la eternidad de sus publicaciones su espíritu a través de sus versos.

La recreación de la novela La Llave de Piedra de Vicente Gonzales Aramayo

Esto fue lo que se hizo en Sora Sora, se espera que el equipo pueda replicar en la ciudad, siempre y cuando las circunstancias permitan este objeto; sin embargo, los integrantes de la Ruta de la Medianoche, adquieren una experiencia diferente.

El equipo llega a las veinte personas, pero en este espacio mencionamos a quienes encarnaron los personajes y apoyaron en el éxito de la presentación: la niña Zoe Núñez Lara; Pacha Núñez Lara, Celina Veliz Cardozo, María Mamani, América Ayllón Lara, Alejandro Taborga, Alicia Vargas Márquez, Abel Canaza. En el sonido e iluminación: José Negretti; registro fílmico: Nelson Gutiérrez; Transporte y vinculación: Eulogio Mamani; Comunicación y Relaciones Públicas: Verónica Velarde y Celina Veliz; Fotografía: Andrés Tapia Flores; Narración, Dirección y Producción, estuvo a cargo de Rodrigo Terán Calcina y también del autor de estas líneas, que humildemente realiza el registro histórico de esta gran experiencia.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia