• close
    ORURO, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

En el Día Nacional de las Áreas Protegidas

Estudiantes demandan a los agro productores respetar a la Madre Tierra

La generación alfa de Bolivia (nacidos después del año 2000) empieza a cuestionar a la sociedad y a sus gobernantes por sus acciones que contaminan el medio ambiente y las consecuencias que heredarán a las futuras generaciones de éste país. En una concentración por el Día nacional de las Áreas Protegidas, en una sola voz, pidieron a los productores agrarios y ganaderos que paren las quemas y respeten a la Madre Tierra.

Evelín López Tellería
EL FULGOR.com
SANTA CRUZ
08 de septiembre de 2019

timer 5 min. 58 seg.


La Chiquitania boliviana afronta incendios que dejó 1,7 millones de hectáreas quemadas poniendo en grave riesgo a las áreas protegidas de ese departamento que representan el 33% de patrimonio nacional, debido al rebrote constante de las llamas que según el Gobierno sería provocado. (El Deber)

Santa Cruz celebró el Día Nacional de las Áreas Protegidas —el 4 de septiembre— con impotencia y un amargo sabor, y es que el 41% (697.000 hectáreas) de los bosques secos que se vienen quemando, desde hace un mes, en la zona de la Chiquitania, son parte del patrimonio natural de este departamento.

Actualmente, Bolivia cuenta con 138 Áreas Protegidas, clasificadas en dos grupos de acuerdo a su importancia: 22 nacionales y 116 subnacionales (departamentales y municipales), según el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Aguas.

Santa Cruz cuenta con 36 áreas protegidas entre nacionales, departamentales, municipales y privadas que representan el 33% del patrimonio nacional.

Las áreas protegidas más afectadas por los incendios, en la Chiquitania son los parques Otuquis, Ñembi Guasú y el Área Natural de Manejo Integral San Matías; aunque en los últimos días el fuego también llegó al Parque Noel Kempff Mercado y a la reserva de Tucabaca, de acuerdo a la información de la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, Cinthia Asin.

Más de 3.000 estudiantes de secundaria en Santa Cruz piden mayor consciencia a los empresarios ganaderos y agroproductores para que paren los incendios forestales que han arrasado hasta la fecha más de 600 mil hectáreas de las áreas protegidas de ese departamento.

“Talan, queman y destruyen nuestros bosques, que es el patrimonio natural de todos los bolivianos y los pulmones ecológicos del planeta, como si tuviésemos la posibilidad de irnos a otro, cuando éste muera”, declamó una estudiante de la Unidad Educativa Monseñor Santisteban, de la ciudad de Santa Cruz, en el acto de conmemoración al Día Nacional de las Áreas Protegidas,  realizado en el Centro de Educación Ambiental, al que acudieron cientos de estudiantes para gritar en una sola voz que “paren las quemas en la Chiquitania” , que “los productores agrarios, madereros y colonos respeten a la madre tierra” y que dejen de contaminar el hábitat que ellos —generación alfa (nacidos después del 2000)— heredarán con las consecuencias de los incendios que se están registrando hoy en la Chiquitania y la Amazonia en Beni.

 #SosChiquitania#, ¡Salvemos el planeta!, ¡la Chiquintania agoniza!, ¡paren las quemas¡, ¡No me dejes morir, me necesitas para vivir¡ se leían en las pancartas que portaban los estudiantes. En medio de poesías, danzas y obras de teatro, cuestionaron a la sociedad  y a los gobernantes el daño que están causando al planeta con sus prácticas extractivistas.

Año tras año los parques nacionales Aguaragüe y Cordillera de Sama (Tarija) son arrasados por el fuego, también en los periodos de chaqueo

LOS INCENDIOS NO PARAN

El fuego no da tregua a los bomberos y voluntarios que combaten las llamas por aire y tierra, ya son más de 30 días que se quema la Chiquitania. Hasta la fecha la gobernación contabilizó más de 1.7 millones de hectáreas reducidas a cenizas. Aérea en la que habitaban alrededor de 1.200 especies vivas y más de 300 variedades madereras.

Pese a la gravedad de los incendios registrados en agosto, en la primera semana de septiembre se registraron nuevos incendios activos en once municipios, que son: Concepción (con 8 puntos de fuego), San Ignacio (7), San Matías (5), San José de Chiquitos (1), San Antonio de Lomerío (1), San Miguel de Velasco (1), Charagua (1), Puerto Suárez (1), Roboré (1), San Rafael (1) y Santa Rosa de Sara (1). En este último municipio se reportó un incendio de pastizales en la zona de Asubí.

La falta de lluvias y las elevadas temperaturas, han puesto en serio riesgo el glaciar de Sajama, patrimonio natural de los orureños.

El Pantanal boliviano en llamas.

EL TUNARI SE MUERE

El director interino del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), Alberto Terrazas, alertó que “el área protegida Parque Nacional Tunari (Cochabamba) se muere poco a poco” por los constantes avasallamientos y construcciones ilegales en Vinto, Cercado, Tiquipaya y Sacaba.

El último informe del Sernap, enviado en 2017 a la Asamblea Legislativa Departamental, señala que en los asentamientos habitan alrededor de 8.000 familias ocupando alrededor de 750 hectáreas que están sobre la cota 2.750, el límite  urbanizable.

AGUARAGÜE Y SAMA

El 2018, un incendio de magnitud se registró en el parque nacional del Aguaragüe que se encuentra en el Chaco tarijeño, arrasando más de 10 hectáreas. En 2017, los incendios forestales arrasaron con 10 600 hectáreas de la Reserva Biológica Cordillera de Sama.

RIESGO EN EL NEVADO DE SAJAMA

El nevado Sajama, un verdadero ícono en el occidente del departamento de Oruro, no es ajeno al cambio climático y en el último tiempo, la falta de lluvias y las elevadas temperaturas, han puesto en serio riesgo el glaciar que es una de sus principales características.

El alcalde de Curahuara de Carangas, Nelson Contreras, mencionó que la nevada que cayó este año ha evitado que la situación sea más crítica según un reporte de radio Fides Oruro. La preocupación por el Sajama es permanente.

FUNCIÓN QUE CUMPLEN

Las áreas protegidas producen gran cantidad de servicios a la población tales como: conservación de diversidad biológica: genes, especies y su hábitat; generan madera, fibras, alimentos, productos medicinales ente otros.

Son fuentes naturales de agua; regulan el clima, incluyendo precipitaciones y temperatura; producen polen y abrigo para insectos polinizadores de cultivos agrícolas.

Los Estudiantes claman por respeto a la Madre Tierra.

La naturaleza debe ser protegida porque es el futuro de la humanidad.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia