• close
    ORURO, 21 DE OCTUBRE DE 2020

En un hecho calificado como histórico exportaron las primeras 96 toneladas a China

El año 2030 los ganaderos esperan exportar 200.000 toneladas de carne

Para el 2025 Fridosa, Frigor y Frigoríficos BFC esperan exportar 117.000 toneladas/año de carne deshuesada congelada y para el año 2030 la meta es llegar a las 200.000 toneladas/año. Bolivia tiene un hato ganadero actual de 10 millones de cabezas de las cuales tres familias Wálter Kuljis, Luis Ernesto Añes y Osvaldo Monasterios siguen controlando el mercado. Los dos frigoríficos más grandes Frigor y Fridosa –de los cuales eran socios- hoy son los exportadores de 96 toneladas de carne a China y se espera reciban $us15 millones.


Ruth Chuquimia Bustillos
EL FULGOR.com
SANTA CRUZ
01 de septiembre de 2019

timer 7 min. 42 seg.




El presidente Evo Morales y El embajador de China en Bolivia, Liang Yu, junto a dos ganaderos cruceños (Foto Twitter)

Los ganaderos se preparan para exportar el año 2030 unas 200.000 toneladas de carne bolivana, lo que representa un crecimiento anual de 5%, dijo en su discurso Javier Landívar, gerente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) durante el acto que permitió a este sector exportar 96.000 kilogramos (96 Toneladas) de carne seleccionada boliviana a la República Popular China que representa en valor 15 millones de dólares.

“Hasta el 2030  esperamos crecer a  un 5%, lo que generará  un excedente de 200 mil toneladas de carne a ser exportadas, esto  implicará un ingreso de divisas para el país de alrededor de $us800 millones” sostuvo Landívar en un acto que se torno controvertido por los incendios forestales que enfrenta la mitad de Santa Cruz hace 30 días y frente a la advertencia del presidente Evo Morales “que no falte la carne bovina a los bolivianos… es el primer embarque de exportación de carne pero, tenemos la obligación de crecer económicamente (...) pero también de abastecer el mercado interno”; dijo el mandatario.

Las 96 toneladas de carne -divididas en 26 tipos de cortes enteros y sin hueso, que representa 180 cabezas de ganado faenadas y que serán consumidas por los chinos-, se suman a las 3.000 toneladas (t) de carne bovina que exportaron los ganaderos bolivianos el año 2018 y que representó un incremento de 3% con respecto a la gestión 2017. El sector ganadero ha ido generando excedentes que al año 2019 llegaron a las  40.000 toneladas y por falta de mercado no han podido ser comercializadas.

Los mercados de exportación son Perú $us7,99 millones (65,05%), Ecuador con $us3,83 millones (31,22%), Vietnam $us383.549 (3,12%) y Suiza $us74.951 (0,61%) y, el miércoles 28 de agosto del 2019, se consolidó el mercado chino al que se espera  se sume pronto Rusia, seguida de Indonesia y Hong Kong. El certificado de sanidad china les habilita para exportar a esto tres últimos países.

Las 96 toneladas de carne embarcadas a China, viajaran por los puertos de Arica, Chile, pero se estima que hasta el próximo año las exportaciones salgan por el Canal Tamengo rumbo al Océano Atlántico.

Morales cerrando uno de los cuatro contenedores

El Frigorífico del Oriente SA (Fridosa) y el Matadero Frigorífico Santa Cruz SA (Frigor)  tuvieron a su cargo el primer envío de carne a China. El representante de los frigoríficos, Bertrand de Lassus, afirmó que “es un sueño hecho realidad y para ello hicieron inversiones desde los últimos años”. Otra de las empresas habilitadas es el consorcio boliviano-paraguayo  Frigorífico BFC S.A. pero no participó de esta operación.

Fridosa y Frigor son los emporios de la carne cruceña, pues se fundó hace 22 años con el objetivo de mantener un monopolio y darle un sello de calidad tipo argentina al manejo, producción y venta de la carne boliviana. El año 2007 a raíz de la especulación con precios y provisión de carne en el mercado interno nacional, Fridosa y Frigor fueron acusados por el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasag) de controlar y especular con el precio de la carne nacional a través de tres familias Wálter Kuljis, Luis  Ernesto Añes y Osvaldo Monasterios.

Sólo Luis Ernesto Añez se estima que tiene 150.000 cabezas de ganado y domina con sus hatos ganaderos desde San Ignacio de Velasco hasta San Matías en Santa Cruz. Wálter Kuljis hijo de inmigrantes croatas,  según datos también de Senasag, tiene 25.000 cabezas de ganado y finalmente Osvaldo Monasterios quien tiene un hato ganadero no por cría, sino que se dedica al rescate de ganado  a precios bajos además está vinculado  a la banca y Frigor, que después apareció registrado a nombre de un empresario Beltrán de Lazo.

En febrero de 2009 este monopolio que se enfrentó con el Gobierno de Evo Morales ocultando y especulando con el precio de la carne de res. El gobierno del presidente Evo Morales, se vio obligado prohibir la exportación de carne de res arroz, maíz y azúcar. El año 2018 las prohibiciones se fueron levantando primero con el alcohol, seguido de azúcar recuperada la confianza con el sector empresarial el año 2019 se liberó la exportación de carne de res.

Así llegó el entusiasmo de la exportación. El gerente de Frigor, José Fernando Céspedes casi de inmediato anunció que las exportaciones llegarán a 20.000 toneladas el 2019 y de ahí irán subiendo progresivamente.  El gerente general de Fridosa, Jaime Barrenechea, dijo que Bolivia sólo podrá exportar a China carne proveniente de animales que tienen 30 meses de edad (2 años y 6 meses).

Empleados de Fridosa, uno de los frigorífico que exportó carne a China

Bolivia tiene un hato ganadero de 10 millones de cabezas que equivalen a 260.000 toneladas, siendo Santa Cruz el primer productor con 43%, Beni 31%.  Los próximos mercados de exportación son Rusia cuya comisión llegó el 4 de febrero de 2019 para inspeccionar los frigoríficos autorizados en San Ignacio de Velasco. La producción mundial de carne bovina llega a 61 millones de toneladas y el consumo de 59 millones de toneladas mientras que en Bolivia el consumo percápita alcanza a los 17,7 kilos años.

El representante de la Confederación de Ganaderos de Bolivia, Oscar Ciro Pereira, dijo que su sector se ha preparado en las últimas dos décadas para tener la mejor genética y tener el mejor ganado reproductor de ocho razas, además de haber obtenido el estatus sanitario libre de fiebre aftosa.

La exportación de carne a China se produce en un momento difícil para Santa Cruz que desde el 1ro. de agosto del 2019 a la fecha enfrenta un incendio forestal que ha devastado un millón de hectáreas, después, que varias leyes y el Decreto Supremo 26075 ordenaron el chaqueo y, autorizaron la ampliación de la frontera agrícola y ganadera.

En el acto de exportación con los ganaderos hubo voces de protesta, uno de ellas fue la del exdirector del Segis, Leonardo Tamburini quien sostuvo que: “lo que se vaya a criar o cultivar ahí (en las tierras incendiadas) no se consume en el país, que es básicamente carne, soya y otros commodities que cotizan en el mercado internacional. Solo un 10% o 20%  de lo que se produce se destina  a la alimentación de los bolivianos el resto es exportación”, con varios activistas pidió la derogación de leyes y decretos que afecten las reservas forestales.

El presidente Morales destacó el envío de carne a China como un hecho histórico “es el primer embarque de exportación de carne pero, tenemos la obligación de crecer económicamente (...), mi pedido es que no falte la carne bovina a los bolivianos”,  dijo el mandatario boliviano en medio del pedido de algunos sectores de la población que demandan la abrogación de las leyes y decretos que permiten el chaqueo en región cruceña y la ampliación de la frontera agrícola ganadera.

Por su parte Óscar Ciro Pereyra, presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol) dijo que “Sin duda  la gallina de los huevos de oro es la ganadería. “Presidente, las normas cuestionadas están bien pensadas y bien elaboradas resguardando la sostenibilidad del medioambiente y el desarrollo productivo del país; no deben derogarse. No matemos a la gallina de los huevos de oro”, sostuvo.

Un pequeño hato ganadero.









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia