• close
    ORURO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2019

El calvario de los pacientes renales

“Salgo como para morir, decaída, sin ganas (…) los médicos dicen cualquier rato pueden irse, nos dicen que no es segura nuestras vidas”, sostiene una paciente.

Néstor Calisaya Montoya
Especial para EL FULGOR.com
ORURO
25 de agosto de 2019

timer 4 min. 51 seg.


Unidad de hemodiálisis del hospital general

Victoria, es una paciente que se encuentra conectada a una máquina que purificará su sangre, un proceso que repite tres veces por semana desde hace 7 años. Nos cuenta que tiene la ilusión de un trasplante renal: “Tengo la esperanza de que me trasplanten, debo cuidarme, estoy esperando hasta fin de año para ver si me pueden hacer el trasplante”.

“Al inicio tenía miedo al trasplante, me operaron de la vesícula, sabía cómo duele y no quería. Hace poco intenté acceder a la operación dos veces, primero te hacen exámenes que dura un mes, con uno (riñón) no era compatible y el otro tenía enfermedades así que no se pudo, debo cuidarme, uno debe estar en buenas condiciones para el trasplante”, nos indica esperanzada la madre de una niña de 12 años.

Es complicado sobrellevar esta enfermedad, la mayoría tiene problemas económicos porque no trabajan, “por suerte yo no tuve que trabajar, mis padres me ayudan, pero para los demás la situación debe ser muy difícil, porque nadie te va a contratar solo por unos días y horas”, dijo.

ENFERMOS RENALES

En el Hospital General se atienden 83 casos de enfermos renales crónicos, cada dos días estos pacientes deben trasladarse a este nosocomio para realizarse la hemodiálisis que dura 4 horas.

Ese es el caso de Doña Flora que se traslada cada dos días desde la zona de San José para realizarse la hemodiálisis, sin embargo, al concluir el procedimiento indica que sale decaída. “Salgo como para morir, decaída, sin ganas (…) los médicos dicen cualquier rato pueden irse nos dice no es segura nuestras vidas”, comenta preocupada.

Al inicio es difícil sobrellevar esta enfermedad, ya no puedes alzar cosas pesadas, tuve que dejar mi trabajo porque debo venir tres veces por semana a realizarme la hemodiálisis nos cuenta una paciente que ingresó en el programa renal hace dos semanas.

Maquina en mal estado

MAQUINAS HEMODIÁLISIS

Las máquinas de hemodiálisis casi no paran trabajan en tres turnos diarios que se inician a partir de las 06:30 de la mañana y que se extienden hasta horas de la noche, para atender entre 50 a 60 pacientes.

Según nos cuenta la Señora Gladys Flores dirigente de los pacientes renales, una de las principales dificultades por las que atraviesan, es la falta de máquinas nuevas de hemodiálisis y especialistas nefrólogos para que atiendan a los pacientes que acuden al Hospital General, además de una nueva infraestructura.

“Sólo contamos con 16 máquinas y a veces alguna de ellas suele arruinarse además tardan mucho en arreglarlas, esa es una de las más grandes preocupaciones de mis amigos – refiriéndose a los pacientes renales –, además contamos con un solo baño para todos nosotros y eso es complicado”, dijo.

ANSIEDAD Y DEPRESIÓN

La psicóloga Maya Suazo Vargas que atiende a los enfermos renales, nos indica que la mayoría de las veces al inicio los pacientes ingresan en una depresión en una etapa de negación, pierden las ganas de vivir, muchas veces no van a realizarse las hemodiálisis, no toman sus medicamentos, esto se debe a que se les complica aceptar la pérdida de algo importante que es el riñón porque éste deja de funcionar.

La familia muchas veces se cansa de los pacientes, así que es necesario brindar el apoyo necesario para que nuestro familiar pueda sobrellevar esta patología, tuvimos casos de personas que incluso intentaron quitarse la vida, también por la ansiedad intentan desconectarse del aparto mientras se realizan la hemodiálisis, mencionó.

Pacientes esperando su turno para ser atendidos

INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA

Es la pérdida lenta de la función de los riñones con el tiempo. El principal trabajo de estos órganos es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo. Lastimosamente esta enfermad no tiene síntomas, la pérdida de la función renal puede ser tan lenta que no presentará síntomas hasta que casi hayan dejado de trabajar, en esta etapa los riñones dejan de funcionar por completo, y debe iniciarse un tratamiento que sustituya al riñón del paciente (hemodiálisis o trasplante renal), nos indica el doctor Carlos Cáceres Pereyra, jefe del servicio de Hemodiálisis del hospital General San Juan de Dios.

Las causas de la insufiencia renal son múltiples, entre diabetes, infecciones urinarias, uso indisciminado de medicamentos, presion alta, problemas de próstata falta de actividad física y obesidad.

Es necesario tener una alimentación sana, realizar ejercicios diariamente, no consumir comida chatarra, tomar agua y claro acudir al médido por lo menos dos veces al año, finalizó.

Paciente conectada a la máquina, purificando su sangre 

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia