• close
    ORURO, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

En América Latina y El Caribe

La tasa de desempleo juvenil es de 18%, la más alta de los últimos 30 años

En América Latina y El Caribe, cerca de 10 millones de jóvenes tienen dificultades para insertarse al mercado laboral; en tanto que el 60% de los jóvenes que consigue empleo son explotados y realizan sus labores en precarias condiciones. El organismo llama a los Estados a centrar su atención en los jóvenes. En tanto que en Bolivia, la oferta electoral para los jóvenes pasa desde el ofrecimientos de capacitación técnica, exenciones tributarias y financieras a privados, hasta pasantías y servicio civil en el sector público.

Evelín López Tellería
EL FULGOR.com
SANTA CRUZ
18 de agosto de 2019

timer 7 min. 14 seg.


En Bolivia el 8,5%  de jóvenes entre 16 y 28 se encuentra desocupado, un porcentaje alto si se lo compara con el desempleo urbano que afecta a las personas mayores que al 2018, se ubicó en un 4,27%

En medio de un panorama desalentador de la economía mundial, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), informó que la tasa de desempleo de jóvenes entre 15 y 24 años, es de 18 por ciento, el nivel más elevado de los últimos 30 años, que casi triplica de los mayores de 25 años (6,3%) y  no hay perspectivas de que pueda reducirse en los próximos años.

Con motivo del Día Internacional de la Juventud 2019 –celebrado el 12 de agosto-- la oficina de la OIT, en Lima, Perú, informó que en la región cerca de 10 millones de jóvenes se encuentran desempleados, en tanto que seis de cada diez solo consiguen trabajo informal, con poca estabilidad, al margen de normas laborales, salarios bajos y en precarias condiciones.

Dadas las perspectivas de bajo crecimiento económico para la región, que según la OIT fueron reducidas del 1,3% estimado para el 2019 al 0,5%, exhortó a los gobiernos de la región a centrar su atención en el empleo de los jóvenes como un tema prioritario, “más aún cuando atravesamos por un momento de desocupación juvenil sin precedentes”, sostiene.

Según el informe de la OIT  “Perspectivas sociales y del empleo en el mundo Tendencias 2019”, la desocupación juvenil en la región se mantuvo entre 2012 y 2014, en un promedio  del 14%, pero a partir del 2015 se disparó en cuatro puntos porcentuales (18%), lo que significa que uno de cada cinco jóvenes está desempleado.

En Bolivia la tasa de desempleo, bordea el 8,5%, entre los jóvenes de 16 y 28 años de edad, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y casi duplica el promedio general del 4,27% para el 2018.

A través del Ministerio de Planificación y Desarrollo Sostenible así como de la cartera de Trabajo se ha puesto en vigencia programas de incentivo laboral para las empresas privadas que contratan jóvenes entre 18 y 35 años, tales como el Plan Generación de Empleo que conforme al último reporte publicado en su portal, hasta el 2018  se habrían logrado crear 58.296 nuevos empleos en 333 municipios a nivel nacional, que a su vez beneficiaron a más de 200.000 familias y se aprobaron 280 nuevos emprendimientos.

Las mujeres jóvenes fueron el grupo poblacional más afectado por la falta de oportunidades laborales, ya que su tasa de desempleo ronda por el 20%

LOS JOVENES EN EL ESCENARIO ELECTORAL

En la propuesta política que realizó el partido oficialista, Movimiento Al Socialismo (MAS), con miras a buscar una cuarta reelección del presidente Evo Morales, propone realizar nuevos esfuerzos para diversificar los sectores generadores de fuentes de trabajo, con la industrialización de sectores productivos estratégicos, apoyo a la actividad empresarial –particularmente la naciente y los nuevos emprendimientos ligados a tecnología, servicios de conocimiento y economía naranja, así como el desarrollo de una serie de incentivos (fiscales y financieros) para mejorar la productividad de nuestro ecosistema empresarial.

“Por tanto, la ampliación de los programas actuales de generación de empleo para jóvenes debe articularse a iniciativas y políticas de apoyo a emprendimientos innovadores. Estas intervenciones funcionarán bajo esquemas de capital semilla, fondos concursables, capitalización privada o crédito”, destaca la propuesta.

A fin de enfrentar la transición entre el mundo del estudio y el trabajo, señala que se desarrollará una normativa para la combinación estudio-trabajo, incluyendo permisos, mallas académicas flexibles e incentivos por la finalización de los estudios, ya que la propuesta incluye complementar las acciones con programas de pasantías y servicio civil en el sector público para jóvenes, con un doble propósito. Por un lado, generar procesos de profesionalización y, por el otro, abrir oportunidades de empleo a través de incentivos e información clara sobre la disponibilidad de espacios laborales

FORMACION TÉCNICA Y MEDICION DE CALIDAD

El segundo frente mejor posicionado en la preferencia electoral de los comicios del 20 de octubre, Comunidad Ciudadana de Carlos Mesa destaca que la problemática del empleo será abordada desde la óptica de la oferta y también de la demanda. “Por el lado de la oferta se promoverá la creación y mejor funcionamiento de institutos técnicos de formación de personal, tanto para el sector manufacturero como de servicios intensivos en tecnología. La vinculación de institutos técnicos y universidades con las empresas, tendrá un papel central. Por el lado de la demanda se revisará la legislación laboral, para modificar las disposiciones que penalizan la creación de empleos”, sostiene.

En la Solución# 12, CC plantea que la educación es la base para el trabajo por lo que planea cualificar a los jóvenes con estándares internacionales (PISA, LLECE y TIMMS) e iniciar un proceso de transformación de la educación en torno al mercado laboral. “Necesitamos preparar a cerca de 170.000 nuevos trabajadores cada año con nuevas competencias para la economía de servicios, la economía digital, verde y creativa”, agrega.

También plantea medir la calidad educativa en todos los niveles de la educación boliviana. (PISA, LLECE), “no para poner presión sobre nuestros estudiantes, sino para saber dónde estamos a nivel internacional y poder trazar un camino factible y consensuado para mejorar”, señala.

Los frentes en contienda electoral, tienen el gran desafío político que demanda una demostración de voluntad en la aplicación de políticas innovadoras y de efectividad demostrada para generar nuevas fuentes de trabajo, estables y dignas para el casi 2,7 millones de jóvenes bolivianos, entre 16 y 28 años.

BECAS DE ESPECIALIZACIÓN

El tercer frente con mayor preferencia del electorado, según las últimas encuestas, Bolivia Dice No (BDN) de Oscar Ortiz, propone promover el talento de los jóvenes y su capacidad de emprendimiento, con un extenso programa de becas de especialización y post grado, dentro y fuera del país, así como la dotación de fondos de capital semilla y de riesgo para nuevas empresas y para emprendedores tecnológicos e innovadores, incluyendo “incubadoras de startups”.

“Con los jóvenes queremos construir una agenda de futuro, acercando a los estudiantes, los profesionales, los trabajadores y empresarios a la revolución digital, la ciencia y las nuevas tecnologías de manera que las bolivianas y los bolivianos, y en particular las nuevas generaciones, saquen el máximo provecho de las oportunidades que abre la sociedad del conocimiento y la información; abordando, con ellos, los retos del cambio climático y el desarrollo sostenible; de cómo mejorar la calidad de vida en nuestras ciudades; ampliar los espacios de libertad y participación en la solución de los problemas comunes; promover el talento artístico, cultural y deportivo, y frenar los riesgos de la drogadicción, el alcoholismo y la delincuencia” agrega.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia