• close
    ORURO, 15 DE NOVIEMBRE DE 2019

Bolivia celebró 194 años de independencia con la expansión económica más larga de su historia

Después de una década de prosperidad, Bolivia continúa liderando el crecimiento económico de la región en el marco de un nuevo modelo económico social comunitario y productivo aplicado desde 2006 que ha permitido a Bolivia amortiguar los efectos de un contexto externo menos favorable

Evelín López Tellería
EL FULGOR.com
LA PAZ
07 de agosto de 2019

timer 6 min. 31 seg.


Con la colocación de ofrendas florales, en la plaza José Ballivián de Trinidad (Beni), se iniciaron los actos centrales de la celebración de los 194 años de la Independencia de Bolivia consolidada el 6 de agosto de 1825.

Después de haber sido catalogado, por más de un siglo, como el país más pobre de la región latinoamericana, Bolivia celebró su 194 aniversario de fundación, con la expansión económica más larga de su historia; además que por sexto año consecutivo mantiene el ranking de crecimiento más alto de la región Sudamericana, con una proyección de expansión de su Producto Interno Bruto (PIB) del 4,5% para la presente gestión, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Desde el 2011, la economía boliviana creció a una tasa anual promedio de 4.9% debido a los altos precios de las materias primas, la expansión de las exportaciones de gas natural y una política macroeconómica prudente, como lo destacan los datos estadísticos  del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), al resaltar que la pobreza moderada se redujo de 59% a 39% y el coeficiente de Gini (de desigualdad) bajó de 0,60 a 0,47 en el mismo periodo.

"Es el ciclo económico y de expansión más largo de los últimos 180 años (...) y este es un ciclo que no solo dura nueve años, sino 13 años y estamos trabajando para que se mantenga los siguientes 10 años más, para cuando ya entren en funcionamiento los nuevos motores de la economía, que nos darán mayor desarrollo y más ingresos", destacó el vicepresidente Álvaro García Linera, durante su intervención en la sesión de honor del aniversario patrio, realizada en Trinidad (Beni).

Los pronósticos de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Banco Mundial (BM) proyectan un crecimiento de la economía boliviana en  4,0%, según los cuales, Bolivia se ubicaría nuevamente como el país con mayor crecimiento económico de Sudamérica, este 2019.

Además, con vistas a 2020, el FMI ha pronosticado una expansión del PIB del 3,9% que, a su vez, supera al promedio de la región latinoamericana, situado en el 1,4 por ciento.

Pese a la crisis financiera mundial, la tasa de inflación de Bolivia, es una de las mas bajas de la región latinoamericana

Uno de los principales factores que impulsan el crecimiento del país, es la inversión pública, así como la apreciación de la moneda nacional y la redistribución de las riquezas para reducir la pobreza, en el marco de un nuevo modelo económico social comunitario y productivo, aplicado desde 2006.

Este crecimiento del PIB se debió también en buena medida, a que desde el 2 de noviembre de 2011, Bolivia ha logrado mantener una cotización fija y estable de la moneda boliviana frente al dólar (llegando inclusive a devaluar a la moneda norteamericana en un 15 % durante el periodo 2006-2011 pasando de 8,06 Bs a solo 6,96 Bs por cada dólar), según destacan los organismos internacionales.

En criterio del Vicepresidente de Bolivia, seis aspectos hacen de Bolivia, el país más exitoso de la región: estabilidad social y política; redistribución de la riqueza; combinar el mercado interno y mercado externo; Estado soberano y económicamente fuerte; regular la banca para inyectar recursos frescos e interactuar con soberanía en la inversión extranjera y privada nacional.

La economía boliviana creció a una tasa anual promedio de 4.9% debido a los altos precios de las materias primas, la expansión de las exportaciones de gas natural y la aplicación de políticas macroeconómicas sustentadas en la inversión pública y la apreciación de la moneda boliviana

APARATO PRODUCTIVO

La economía de Bolivia tiene su base principal en la extracción y en la exportación de sus recursos naturales, principalmente gasíferos y mineros (en menor medida manufactureros y alimenticios), pero a la vez, se encuentra en desarrollo un proyecto estatal para la generación y exportación de energía (electricidad) mediante un programa gubernamental de construcción de diferentes plantas hidroeléctricas, termoeléctricas, geotérmicas, fotovoltaicas y eólicas.

Bolivia posee las segundas mayores reservas más importantes de gas natural en América del Sur y es el cuarto mayor productor de América Latina (solo después de Venezuela, México y Argentina). Por efecto de la nacionalización de los hidrocarburos, en 2006, Bolivia recibió alrededor de 55 mil millones de dólares en los últimos trece años.

En el ámbito de la minería Bolivia es el cuarto productor mundial de estaño después de China, Indonesia y Perú, según el ranking mundial de países productores de estaño y a la vez es el tercer mayor productor mundial de antimonio después de China y Sudáfrica.

En la producción de plata, Bolivia ocupa el noveno lugar y en la producción de zinc, es el décimo productor a nivel mundial. En la producción mundial de oro también ocupa el vigésimo cuarto lugar.

En el sector agroindustrial ha tenido un impacto importante en la economía boliviana, debido a la tecnificación y optimización de productos agropecuarios como la ganadería, que se prepara para exportar a los gigantes mercados de China y Rusia, a ello se suma la producción de soya, azúcar y arroz, no sólo para garantizar la seguridad alimentaria de su población, sino también para convertir en biocombustible los excedentes.

Durante los años 2012, 2013 y 2014, Bolivia logró convertirse en el primer país productor y exportador mundial de Quínua,  siendo desplazado poco tiempo después a segundo lugar por el Perú. Cabe destacar también que Bolivia se encuentra en el décimo puesto a nivel mundial en la producción de Soya.

Los datos estadísticos del IBCE permiten apreciar la evolución de las remesas de los trabajadores en el exterior, que son la segunda fuente de ingresos del erario nacional, la evolución del salario nacional, las Reservas Internacionales Netas, que presentan una caída sustancial desde el 2015 y el ascenso de la inversión extranjera.

 FUENTE DE CUADROS: IBCE





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia