• close
    ORURO, 16 DE OCTUBRE DE 2019

Lola y Eduviges Willca Siñani, sus nietas, hablaron con EL FULGOR.com

Avelino Siñani y Elizardo Pérez, amigos en vida, descansan en Warisata

Ellos coincidieron en que los “indios” tenían derecho a la educación. El 2 de agosto de 1931 fundaron la Escuela Ayllu de Warisata, la primera escuela indigenal de Bolivia, que destacó por su modelo inclusivo y su metodología de “aprender haciendo”. 88 años después de su fundación dos de sus edificios emblemáticos como la Escuela Ayllu y el Pabellón México son refaccionados para constituirse en espacios de debate sobre la educación boliviana

REDACCIÓN
EL FULGOR.com
WARISATA
04 de agosto de 2019

timer 7 min. 39 seg.


En este pequeño espacio fue enterrado Avelino Siñani

Quien diría que los restos de los dos pioneros de lo que hoy es la Ley de la Educación No 070 “Avelino Siñani-Elizardo Pérez” descansan en la primera escuela indigenal de Bolivia, la Escuela Ayllu de Warisata, donde coincidieron en ideales de vida y sobre todo, de una nueva concepción de educación para todos, especialmente para los “indios”, quienes por los años ‘30 no tenían derecho a aprender por decisión de los terratenientes, quienes se consideraban sus dueños.

“Cuando trajeron el cuerpo de don Elizardo, sus restos fueron enterrados junto a la tumba de mi abuelo Avelino, los dos estaban enterrados en este pedacito de la escuela”, señala  y cuenta la nieta del maestro aymara Avelino Siñani, Lola Willca Siñani, en su visita a Warisata, en oportunidad de asistir a la entrega de las refacciones del Pabellón México y la Escuela Ayllu de Warisata ejecutada por el Ministerio de Educación, en homenaje a ambos maestros, pioneros de la educación liberadora indígena.

La última de sus nietas Eduviges Willca Siñani también cuenta a EL FULGOR.com, que su abuelo murió el 31 de enero de 1941, 10 años después de la fundación de Warisata. “Antes de morir, mi abuelo le dijo a mi abuela María que se había soñado con que de su boca salían flores de haba, lo que para ella significó un presagio de que todo el sufrimiento y persecución que le costó a su familia la creación de la escuela en Warisata, en contra de la voluntad de los terratenientes, no sería en vano”.

Según publicaciones se sabe que el maestro Elizardo Pérez murió en Argentina el 15 de septiembre de 1980, a 49 años de la fundación de Warisata, muchos años luego de su viejo compañero Avelino. 13 años después, en 1993, sus restos fueron trasladados a La Paz, cumpliendo su última voluntad de ser enterrado al lado de su amigo de siempre, como se lo había pedido la esposa de Avelino.

Una publicación da cuenta que las exequias del maestro Elizardo Pérez estuvieron presididos, en Warisata,  por el presidente de la época, Hernán Siles Zuazo, y sus restos se depositaron en un rinconcito de la escuela que ellos fundaran hace tantos años.

Lola Willca Siñani (Izq.) y Eduviges Willca Siñani (Der.) visitaron la nueva tumba de su abuelo y amigo entrañable

Una escuela para todos y todas

Warisata fue fundada el 2 de agosto de 1931, por Siñani y Pérez con una nueva visión de educación para todos, muy distinta a la educación formal, donde todos tengan el derecho a la educación sin distinción de condición social, credo o color de la piel.

“Ellos en su nueva concepción de educación tienen una mirada plural, porque incorporan una metodología distinta y aunque hacen educación inicial, primaria y secundaria, también trabajan con la comunidad; es una educación para todos y también es una educación vinculada a lo que promueven que es el ‘aprender haciendo’, a la vez que uno hace aprende”, explica el Viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, al valorar el aporte de ambos educadores.

Para la autoridad este modelo también recupera lo que es la cultura, sus formas de organización y los que deciden sobre el futuro de Warisata son los ancianos del Parlamento Amauta, un Concejo de la comunidad que no decide solamente qué tipo de educación se va a hacer sino cómo se va a trabajar en relación a la economía, al manejo de las tierras y hasta el manejo de la justicia.

Warisata fue calificada por muchos como una “escuela revolucionaria” por representar una innovación educativa y cultural, una victoria de la autodeterminación indígena que se reflejó en su propio currículo y su estructura organizativa tomando en cuenta su territorio. Ellos propusieron un modelo educativo propio que apuntó a la liberación del indio, basándose en el trabajo productivo, aquel que se autoabastece por el taller y la tierra.

Lola cuenta la historia de su abuelo a las autoridades, al fondo del Pabellón México restaurado

Warisata remozada

A 88 años de fundación de la Escuela Ayllu de Warisata, dos de sus edificios principales la Escuela Ayllu y el Pabellón México fueron refaccionados por el Ministerio de Educación, institución que hizo entrega de estos ambientes completamente remozados al Concejo de Amautas de Warisata, infraestructura considerada cuna de la educación liberadora de los pueblos, que vuelve a brillar como en sus mejores años de gloria.

A partir de la fecha, estos nuevos ambientes convertirán a Warisata en un espacio de debate y encuentros culturales, como un homenaje a sus fundadores y a uno de los mejores ejemplos de interculturalidad, donde Avelino Siñani y Elizardo Pérez,  junto al concejo amauta trabajaron juntos, y detrás de ellos muchos otras personalidades que ayudaron a construir una educación con principios que siguen vigentes hasta nuestros días.

El modelo educativo socio comunitario productivo que nació en Warisata, hace 88 años, es el origen de lo que hoy se constituye como la Ley de la Educación No. 070 “Avelino Siñani-Elizardo Pérez”, porque en este girón patrio, distante a dos y media horas de La Paz, Warisata se construyeron los cimientos de una educación liberadora, una educación productiva para todos y todas.

Los restos de Avelino y Elizardo, amigos de vida, ya no están más en esa pequeña esquina de la Escuela Ayllu, sino ocupan un espacio central en la misma Escuela, donde un pequeño obelisco color gris lleva sus nombres grabados en piedra “Prof. Elizardo Pérez y Amauta Avelino Siñani”.

Seguro, sus almas felices volverán a recorrer con prisa por los pasillos de piedra que hace tantos años levantaron junto a toda la comunidad de Warisata. Descansen en paz, juntos, como los amigos que siempre fueron y serán.

Sus almas volverán a recorrer los pasillos de su amada Escuela Ayllu, modelo de educación para muchos países

Datos de la refacción de ambientes

Las obras de refacción demandaron una inversión de más de Bs 2.4 millones y se ejecutaron en tres meses.

En el caso del Pabellón México las obras contemplan la recuperación de los sistemas constructivos de la época, armonización de colores, restauración de puertas y ventanas, la restauración de la portada de piedra y las columnas del Pabellón México, con capiteles Tiwanacotas, pumas y serpientes aztecas, símbolo mexicano en unión de las dos culturas. La restauración y recuperación de las puertas talladas de madera simbolizan la industrialización y el trabajo productivo comunitario, la ampliación del portón de ingreso principal, la restauración del atrio principal y el encarpetado del patio.

En la Escuela Ayllu se recuperaron los sistemas constructivos e la época, se restauraron las columnas y arcos del patio central, restauraron las pinturas murales del muralista Mario Alejandro Illanes, se armonizaron los colores originales interiores, exteriores y restauraron la pintura interior de la histórica Dirección de Elizardo Pérez.

Warisata vuelve a brillar como en sus mejores años

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia