• close
    ORURO, 18 DE AGOSTO DE 2019

La Biblioteca Municipal, patrimonio orureño en peligro de perderse

ORURO | Gabriela M. Ballester Oporto | Especial para EL FULGOR.com | 04 de agosto de 2019

timerTiempo estimado de lectura: 5 minutos

El País, periódico editado en Oruro en mayo de 1889, uno de los tesoros de la Biblioteca Municipal

La Biblioteca Municipal, Marcos Beltrán Ávila, inició sus actividades el año de 1895, aproximadamente, guarda en sus antiguos y desgastados estantes, verdaderos tesoros de la cultura universal, así como periódicos y libros que, en su tiempo, reflejaron la historia, la cultura y la vida de los orureños, los mismos que están a punto de perderse.

Sus vetustas instalaciones, muestran la huella del tiempo, con rajaduras en las paredes, así como filtraciones de agua que, poco a poco, van carcomiendo los tesoros históricos y culturales que guarda. Son 26.000 libros únicos en su clase, a punto de destruirse, debido al pulgón y la humedad.

EL FULGOR.com, estuvo en sus instalaciones ubicadas en la esquina de la calle La Plata y la plaza 10 de Febrero, en cuyo interior no más de 20 personas leen y/o consultan periódicos y diferentes textos, cada día.

Combatiendo el frío típico de la temporada y del ambiente, las personas se aproximan con más interés a la hemeroteca pidiendo los periódicos del pasado fin de semana.

Juan Terceros, desde hace 23 años, es la persona que está a cargo de la institución, dice que, debido a la falta de presupuesto, hace una década, que no se puede actualizar la bibliografía, menos la hemeroteca que sólo archiva dos periódicos, uno local y otro nacional.

Juan Terceros, encargado desde hace 23 años de la Biblioteca

Destaca la importancia de la lectura para las nuevas generaciones y cómo el internet hizo que cambiaran los intereses de la población entera. Con mucha lástima, afirmó, que no existen fondo alguno para la Biblioteca Municipal. Explicó que cada año realizan una propuesta para el Plan Operativo Anual, pero pese a que es aprobada, jamás han conseguido colaboración alguna.

Con una estructura arquitectónica antigua, se necesitan reparaciones en la fachada y la propia estructura debido a que las paredes, comenzaron a inclinarse hacia un costado.  Comenta que se tuvo problemas con las conexiones de saneamiento en el piso superior y que las filtraciones de agua, nuevamente comienzan a dañar el techo, “una biblioteca es un espejo de una institución” dice y compara esta con otras que existen en el eje troncal del país muy bien cuidadas.

 “El peor escollo que tenemos es el presupuesto, no hay más. (…) Nos falta harto, nos falta poner banners, nos falta poner buena iluminación, nos falta hacer contrato con los periódicos.”

Añadiendo a estas preocupaciones, al hablar de la bibliografía, afirmó que no se han tenido actualizaciones desde hace unos diez años por la falta de presupuesto. La hemeroteca, actualmente sólo tiene ejemplares de los periódicos La Razón y La Patria porque, sin el presupuesto, no se pueden adquirir otros del resto del país.

Tras veintitrés años trabajando en este patrimonio que mantiene viva la historia y cultura, Terceros enseñó las formas de almacenamiento de los libros y periódicos. Al ingresar a este ambiente, se siente una alarmante humedad en el ambiente. Al ser un espacio que almacena libros y periódicos desde el año 1900, estas condiciones sólo colaboran al deterioro de los ejemplares únicos del patrimonio que guarda este establecimiento.

Los daños en la infraestructura del repositorio

Pide que se tengan por lo menos dos ejemplares de cada periódico para poder guardar uno en archivo y realizar el préstamo del otro. Relata que “no puedo entender cuál es el por qué no nos visitan nuestras autoridades y que conozcan cuál es la realidad de la biblioteca”.

Molesto y afligido, Terceros afirma: “Por flojera no nos dicen cierren y que se vayan a su casa, esa no es la solución. La solución yo creo que hay que darla desde el fondo y empezar a comprar material bibliográfico. Empezar a especializar, a capacitar más al personal que trabaja en la biblioteca y obviamente se le dé una atención de primera al estudiante, a la persona que venga a leer.”.

Con uno de los más antiguos periódicos como fue El Ferrocarril, y El País de 1889, y con libros como la compilación de cartas de Simón Bolívar, diccionarios antiquísimos en francés, alemán y castellano, se puede afirmar que, por las condiciones actuales de la Biblioteca Municipal, el patrimonio cultural va camino a su ruina.

Si tan sólo se pensara por un momento que en Oruro se tiene una de las primeras bibliotecas considerada como “completa” debido a la variedad de textos y se pusieran manos a la obra, se podría mejorar la actual situación. La indiferencia que muestran autoridades ante un tesoro empolvado se espera que cambie. “La esperanza es lo último que se pierde” afirmó Terceros, quien relata que pronto se retirará de sus funciones esperando que antes suceda algún cambio para cuidar la historia que guarda la Biblioteca Municipal.

El País, página que muestra la fecha y año de su publicación

 


Página vista 351 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia