• close
    ORURO, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Cada día hay 800 focos de calor en Bolivia

La contaminación atmosférica es el mayor riesgo ambiental para la salud

Con la llegada del invierno, empezaron los chaqueos forestales para habilitar zonas agrícolas. Sólo en 10 días se registraron 5.577 focos de calor en Bolivia, algunos por la mala práctica se convierten en incendios forestales con graves consecuencias para el medio ambiente y también para la salud de la población. La OMS ha advertido que la contaminación atmosférica es responsable del bloqueo de los sistemas respiratorios y circulatorios, que generan a la larga, daño a los pulmones, el corazón y el cerebro.

Evelín López Tellería
EL FULGOR.com
LA PAZ
21 de julio de 2019

timer 7 min. 39 seg.


Una serie de finas partículas invisibles del aire  son absorbidas directamente en el cerebro, los pulmones y el torrente sanguíneo, causando cáncer de pulmón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y diabetes

“Pude oler y sentir la contaminación tan pronto como abrí la puerta… sentí que el aire estaba pesado, los ojos me ardían y no podía respirar”, así relata Liliana Yurquina, una vecina de Villa Tunari, Cochabamba, al referirse al incendio forestal que se registró la pasada semana en el Parque Nacional Carrasco, que arrasó 1.450 hectáreas, afectando tanto a la fauna como a flora del reservorio natural.

Con la llegada del invierno empezó en Bolivia la época más peligrosa, no sólo para los bosques y las áreas de cultivo del país; sino también, para la población que siente los efectos del chaqueo en el ambiente atmosférico con graves consecuencias para su salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el planeta, nueve de cada diez personas respiran aire contaminado todos los días, por lo que se ha catalogado a la contaminación del aire como el mayor riesgo ambiental para la salud.

La organización ha advertido que los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, y lo que es peor, es causante de la muerte de 7 millones de personas en forma prematura cada año por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares.

La OMS señaló que la compleja mezcla de partículas sólidas y líquidas de sustancias orgánicas e inorgánicas suspendidas en el aire (PM10) –emitidos por la industria, el transporte y la agricultura, pero también por artefactos hogareños y combustibles-- pueden penetrar y alojarse en los pulmones. Las personas que viven en ciudades con altos niveles de contaminación son las más afectadas.

Al menos 3.500 hectáreas se quemaron en el Parque Nacional Carrasco, como resultado de 81 focos de calor en lo que va del año, según el informe de monitoreo que difundió el Ministerio de Medio Ambiente de Agua al 8 de julio de 2019

800 FOCOS DE CALOR POR DIA

Según el Sistema de monitoreo y Alerta Temprana de Riesgos de Incendios Forestales (SATRIFO) de la Gobernación de Santa Cruz, en Bolivia diariamente se registra un promedio de 800 focos de calor.

Muchos de ellos salen de control debido a los fuertes vientos, característicos de la época invernal y derivan en incendios forestales, como fue el caso del voraz incendio registrado el pasado 12 de junio, en inmediaciones del aeropuerto Viru Viru sobre la carretera a Warnes, Santa Cruz, que causó accidentes de tránsito y problemas para respirar en los transeúntes y transportistas; además de arrasar 10 hectáreas de bosque.

Una semana antes, en la localidad de Choroma, de la cordillera de Sama, en Tarija, nuevamente se registró un voraz incendio que arrasó con aproximadamente 70 hectáreas del reservorio natural.

De acuerdo a los datos estadísticos, disponibles en el portal de SATRIFO, sólo del 10 al 17 de julio, se registraron 5.577 focos de calor; la mayoría en el departamento de Santa Cruz (3.304 focos); seguido de Beni (1.190); La Paz (742); Cochabamba (206); Pando (36); Chuquisaca (35); Potosí (27): Oruro (13) y Tarija (9 focos de calor).

En Bolivia, la mayoría de los incendios forestales son provocados por la actividad humana en acciones agrícolas y forestales, y en otros casos se tratan de fogatas de excursionistas, quema de basurales domésticos y una mínima parte por causas naturales.

El incendio en las serranías de Sama, afectó a las comunidades de Erquiz Ceibal, La Victoria y Tucumillas y su avance puso en riesgo la dotación de agua en Tarija ya que se encuentra próximo a los caudales que proveen del líquido elemento

¿NOS ESTÁ MATANDO?

El monóxido de carbono, el dióxido de carbono, el dióxido de nitrógeno, las partículas, el dióxido de azufre, los hidrocarburos y el plomo literalmente nos están quitando la respiración. Y aun cuando no nos mata, la contaminación del aire acorta la esperanza media de vida en un año.

Una serie de finas partículas invisibles del aire son las más peligrosas. Pueden estar conformadas de hollín, sulfatos, plomo o carbono negro y, mientras más finas son, más mortíferas. Las partículas microscópicas con un diámetro inferior a 2,5 micrómetros (PM2,5) son absorbidas directamente en el cerebro, los pulmones y el torrente sanguíneo, causando cáncer de pulmón, accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y diabetes, señala el informe de la OMS.

La contaminación atmosférica también puede reducir el cociente intelectual y aumentar el riesgo de demencia y aborto. Es además una de las principales causas de asma en niños. Un nuevo estudio de The Lancet estima que cuatro millones de niños desarrollan asma cada año, es decir, unos 11.000 nuevos casos cada día.

¿DE DÓNDE VIENE?

Nuestro estilo de vida industrial es la fuente de la mayor parte de la contaminación. Producimos productos químicos tóxicos cuando quemamos carbón para generar electricidad y cuando nos transportamos en vehículos impulsados con gasolina o diésel.

Las industrias química, minera y agrícola también producen contaminación del aire, al igual que los vertederos de basura. En algunos lugares, otros factores incluyen la deforestación y el cambio de los patrones climáticos, al igual que los fenómenos naturales, como las tormentas de arena y las erupciones volcánicas. La conjunción de estos factores se denomina contaminación ambiental.

Sin embargo, los espacios interiores a menudo no son más seguros para las familias que cocinan y se calientan con combustibles nocivos. En el mundo en desarrollo, la cocina en espacios interiores mata a casi tantas personas como la contaminación ambiental.

Debido a las prácticas agrícolas intensivas, diariamente se registra un promedio de 800 focos de calor en todo el territorio nacional. Los departamentos más afectados son Santa Cruz, Beni, La Paz y Cochabamba

¿CUÁL ES EL COSTO?

La contaminación es perjudicial para las economías. El Banco Mundial calcula que el costo anual asciende a US$ 5 billones, y la mayoría de los daños se concentra en el mundo en desarrollo.

La mala calidad del aire también daña la vegetación y los cultivos, reduce la biodiversidad, despoja al suelo de nutrientes, acelera la corrosión y en general contribuye al efecto invernadero. 

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS GOBIERNOS?

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, ha señalado cuatro medidas que los gobiernos pueden tomar para mejorar el aire que todos respiramos: poner impuestos a la contaminación, no a las personas; dejar de subvencionar los combustibles fósiles; detener la construcción de nuevas plantas de carbón y centrarse en una economía verde, no una gris

Un aire más limpio, mejor salud, vidas más prósperas, mayores ahorros. Luchar contra la contaminación atmosférica aportará beneficios reales para nuestro planeta y para nosotros mismos. Traerá el impulso necesario para favorecer varios Objetivos Mundiales e impulsará una transición hacia un futuro limpio y sostenible, sin dejar a nadie atrás, destacó.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia