• close
    ORURO, 21 DE OCTUBRE DE 2020

En Bolivia no se aplicó nunca

Argentina desarrolló una vacuna para la fiebre hemorrágica que sirve también para el Virus Machupo

La Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud en su página oficial sobre enfermedades virales dice textualmente: “La vacuna Candid #1, producida por el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Dr. Julio I Maiztegui" contra el virus Junín ha demostrado ser inocua, inmunogénica y con un 95,5% de efectividad. También reacciona al virus Machupo y, por ende, ha sido considerada como tratamiento alternativo para la FHB (Fiebre Hemorrágica Boliviana)”. La vacuna se aplicó a 250.000 personas desde 1998.


Ruth Chuquimia Bustillos
EL FULGOR.com
LA PAZ
14 de julio de 2019

timer 9 min. 4 seg.




CUADRO DE CÓMO SE TRANSMITE EL FIEBRE HEMORRÁGICA BOLIVIANA-ARGENTINA DE LA FAMILIA  ARENAVIRIDAE O VIRUS DE JUNÍN DE LA FAMILIA  ARENAVIRIDAE O VIRUS DE JUNÍN O MACHUPO O MACHUPO

El Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Dr. Julio I Maiztegui” de la Argentina, desarrolló, en 1998, la vacuna Candid#1 contra la Fiebre Hemorrágica Argentina que es producida por el virus Junín, Areavirus y en Bolivia por el virus Machupo.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su página oficial sobre enfermedades virales y protocolos dice textualmente: “La vacuna Candid #1, producida por el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Dr. Julio I Maiztegui" contra el virus Junín ha demostrado ser inocua, inmunogénica y con un 95,5% de efectividad. También reacciona al virus Machupo y, por ende, ha sido considerada como tratamiento alternativo para la FHB (Fiebre Hemorrágica Boliviana)”.

Al igual que en Bolivia, en Argentina, la enfermedad apareció en 1955 cuando el médico Rodolfo Arribalza en las regiones de Junín y de Chacabuco, observó que una severa enfermedad estaba causando la muerte, por fiebre y diarrea. Los virólogos argentinos de la academia de investigación en 1958 aislaron y bautizaron al virus “Junín" y lo ubicaron dentro de la familia Arenaviridae, siendo el primer integrante de la misma.

En Bolivia, el primer brote de Fiebre Hemorrágica se produjo en 1959 en la provincia Itenéz, en la isla Orobayaya (hoy municipio), donde se estima, el el virus infectó a más de 1.000 personas y varias murieron, sin ser atendidas ni registradas,  hasta que la epidemia se extendió en 1960, a todo el  municipio de San Joaquín, provincia Mamoré que quedó igual sin atención. Pero en 1962 el virus infectó al 80% de los conscriptos que hacían su servicio militar en el cuartel de San Joaquín y donde las campañas de la iglesia, dejaron de replicar porque la gente ya no quería contar el número de muertos.  

Entre esos conscriptos que sobrevivió a la Fiebre Hemorrágica Boliviana, está Edmundo Perrogón Oyola, quien fue entrevistado por el doctor Guerry Monasterio Becerra en San Joaquín en marzo de este año.

“Mi tía era enfermera, era la única que ingresaba a la sanidad donde nos habían aislado a los soldados el resto estaba en el hospital. Cuando entró ya varios de mis camaradas estaban muertos.  Ella, nos inyecto Reverin 10c.c.  que le dio el Dr. Henry Beye de la misión americana”, relató al señalar que para él fue una historia macabra porque la gente salía  a las calles a  gritos, corriendo y llorando…

…Mirábamos morir a diario a mis camaradas y observé como los primos Zapata fabricaban todo el día cajas y cajas de madera que servían como ataúdes…”, recordó Perrogón.

El doctor Henry Beye que le dio el Reverin 10c., era de la Comisión Mixta Boliviana-Americana que el 18 de mayo de 1962, por primera vez, logró en San Joaquín, aislar el primer virus y denominó la enfermedad como “Fiebre Hemorrágica Boliviana” (FHB). El virus se extrajo del brazo del cuerpo de un NN al que se le practicó la necropsia y que murió por el virus.

PREVENCIÓN Y SINTOMAS DE FIEBRE HEMORRÁGICA BOLIVIANA-ARGENTINA DE LA FAMILIA  ARENAVIRIDAE O VIRUS DE JUNÍN O MACHUPO

La Comisión Mixta Boliviana Norteamericana fue integrada por los doctores Henry Beye, Merle Kuns, y Ronald MacKenzie de Middle America Research Unit (MARU) y los doctores bolivianos Valverde,  Garrón y el Contralmirante Raúl Monje Roca, Comandante de las Fuerzas Fluviales de Bolivia. Además la Fuerza Fluvial cedió un espacio en San Joaquín, donde se  construyeron los laboratorios  y junto con la Fuerza Aérea de Estados Unidos garantizaron  comunicaciones por radio y el  transporte de los investigadores. Además, la misión tenía acompañamiento de la Oficina Sanitaria Panamericana y  Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (PASB/WHO), hoy la OPS y la OMS.

La misión trabajó en el marco de los acuerdos firmados en 1958, en la visita al país del presidente de Estados Unidos,  Richard Nixón, quien alentó los Cuerpos de Paz y puso una mirada en el  desarrollo del país en Santa Cruz, Alto Beni y  la Amazonía.

El virus fue tan letal que infectó al jefe de la misión americana Henry K. Beye, quien murió en Panamá de retorno a Estados Unidos. En su homenaje el hospital de San Joaquín lleva su nombre y es un referente en la región de enfermedades tropicales.

Al doctor Henry Beye lo sustituyó Karl Johnson con quien empezó el segundo estudio de casos hospitalizados de junio a agosto/1962. Se extrajo del cerebro del niño de 8 años Oscar Carvalho, la cepa que lleva el nombre Carvalho. El aislamiento se realizó en un laboratorio científico local donde la muestra obtenida del niño durante la autopsia fue inocua en el cerebro de los ratones blancos o hamsters. La verificación científica dio que los hamsters presentaron seis días de enfermedad y murieron a lo nueve días. Para la verificación se realizó una tercera prueba con el mismo procedimiento y confirmó el aislamiento del virus y se lo bautizó con el nombre de Virus Machupo o Fiebre Hemorrágica Boliviana, que era similar a la de Junín descubierta en 1955 en Argentina y fue bautizada como Fiebre Hemorrágica Argentina (FHA).

La misión Americana premió a varios joaquinenses que apoyaron la investigación, entre ellos a Einar Dorado Ventura, quien murió por el virus en el Hospital Memorial de Panamá. Sus restos fueron repatriados a San Joaquín donde el doctor Karl Johnson realizó la autopsia y aportó “Cepa  ED de  F.H.B.” bautizada así por ser la  más importante para desarrollar la vacuna.

La Comisión interrumpió su trabajo en 1963, sin desarrollar la vacuna, en su informe se lee que entre 1962 y 1963 en Orobayaya se produjo una masiva migración  - 1.000 personas- a Magdalena  que ayudo a controlar la FHB, pero no  determinó el número total de infectados, ni muertos. Mientras que en el centro de la epidemia San Joaquín “se observó que vecinos que no habían salido del pueblo fueron afectados”. Había muchos indicios de que el virus estaba activo en hombres y mujeres, dice el informe al señalar que la población total que padeció la epidemia estaba entre 4.000 a 5.000 personas. La misión cuantificó sólo en 1962, que 470 desarrollaron la enfermedad y 170 murieron entre ellos conscriptos que prestaban su servicio militar.

Por su parte Argentina, siguió con las investigaciones en O'Higgins, Chacabuco y en el noroeste de la provincia de Buenos Aires. En 1961 y mediante un decreto, reconoció al virus como enfermedad profesional de los trabajadores agropecuarios.

En 1977, en Buenos Aires, el gobierno junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) suscribieron un convenio para el desarrollo de la vacuna como una prioridad nacional.

En 1978 se creó el "Instituto Nacional de Estudios sobre Virosis Hemorrágicas" (actualmente Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas "Dr. Julio I. Maiztegui"), con sede en Pergamino. Tuvo la misión de organizar el "Programa Nacional de Lucha contra la fiebre hemorrágica argentina".

En 1988 Argentina enfrenta un nuevo brote que le provoca centenares de muertos que superaban el promedio anual de infestados y muertos, sin poder controlarlos. Para 1993 recurre a Estados Unidos que había desarrollado una vacuna candidata (Candid #1) que fue probada en Argentina en un ensayo cuyos resultados se conocieron en 1998 proveyendo una protección adecuada.

AFICHE ARGENTINO DEL PROGRAMA DE VACUNA CANDID·1 CONTRA EL VIRUS DE JUNÍN QUE  TAMBIÉN ES APLICABLE PARA EL VIRUS MACHUPO EN BOLIVIA

Desde su desarrollo, la vacuna ha sido administrada a más de 250.000 personas que viven en el área endémica y la incidencia de la enfermedad se mantiene por debajo de un centenar de casos.

En Bolivia el 20 de mayo de 2019 se produjo un brote en el área de epidemia que provocó que el miércoles 11 de julio, fallezca el tercer paciente infectado por FHB o virus Machupo. La víctima, el doctor Gustavo Vidales Mostajo, quien se contagió tras hacerle una endoscopía a la residente de la UMSA, Ximena Cuellar, quien llegó a ciudad de La Paz infectada  por el virus, después de atender en el Hospital de Caranavi al  paciente Macario Gironda, quien falleció al entrar en contacto con el virus en Guanay donde cosechó arroz con Hilarión Flores de 21 años, quien sobrevivió al virus Machupo y se volvió inmune. Hay un cuarto paciente, en situación de riesgo, del que se espera pueda superar al virus. El plasma de pacientes inmune ni la vacuna nunca se aplicó en Bolivia.

 









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia