• close
    ORURO, 16 DE JULIO DE 2019

EDITORIAL

El plástico llegó a nuestro intestino

| | EL FULGOR.com | 07 de julio de 2019

timerTiempo estimado de lectura: 2 minutos, 56 segundos

El uso de recipientes y bolsas de plástico en nuestra vida diaria es tan común que no lo percibimos como algo que, a la larga, constituye un potencial peligro para nuestra salud.

Basta ver en nuestros hogares cualquiera de nuestros ambientes, sea la sala de recibir o living, el dormitorio o la cocina, es seguro que encontraremos algún utensilio o equipo de plástico.

Este producto ha inundado nuestra vida desde los vehículos automotores que, antaño, se construían con parte metálicas, ahora son en un gran porcentaje de plástico.

Y qué decir de las bolsas de plástico que utilizamos cada día y luego tiramos a la basura sin preocuparnos cuál será su destino final.

Estas bolsas de “use y tire”, son las principales responsables de la contaminación de nuestros cursos de río, de nuestros lagos, sin dejar de mencionar otras causas de envenenamiento como la minería.

También obstruyen la red de alcantarillado, sanitario y fluvial lo que, en época de lluvias provoca que las calles y avenidas de nuestras ciudades se inunden, así como las viviendas.

El plástico que se deposita en los cursos de agua finalmente, llega a los mares que cada año reciben millones de toneladas que dañan las especies marinas y contaminan sus aguas.

Una reciente expedición que descendió a las profundidades marinas, donde ningún ser humano había llegado, lo primero que el brazo robótico encontró, fue una bolsa de plástico.

Así es de preocupante la contaminación provocada por el plástico.

Un estudio científico de la Universidad de Victoria en Canadá, estableció que cada año, los seres humanos ingerimos unas 50.000 partículas de plástico.

Lo hacemos en nuestras comidas, especialmente las que provienen del mar, de los ríos y lagos.

Si bien este estudio está referido a especies marinas, fruta envasada en plásticos, sal, azúcar, cerveza y el aire de algunas ciudades, no sería nada extraño que, en Bolivia, los peces que consumimos y que provienen de lagos y ríos, también contengan plástico en micro partículas.

Este estudio debería reproducirse en nuestro país, ya que el uso de plástico, en todas sus variedades, es una constante entre nuestra población.

Existen esfuerzos aislados para evitar, por ejemplo, el uso de las bolsas en los mercados y súper mercados, que, hasta ahora, no producen ningún efecto alentador.

Las autoridades, así como se hizo en varios países limítrofes, deberían prohibir el uso de ciertos plásticos de usar y desechar, los consumidores, rechazar su uso y los empresarios industriales, así como el gobierno deben invertir en factorías para reciclar el plástico, antes de que lleguen a los cursos de agua.

Una acción coordinada entre gobierno, empresarios y ciudadanía en general podrá detener el alto consumo de bolsas y evitará mayores males en el presente y, especialmente en el futuro en nuestros hijos.


Página vista 42 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia