• close
    ORURO, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

El uso de las plantas medicinales se remonta a tiempos inmemoriales, su empleo se dio en muchas culturas, fruto del deseo del hombre por sanar en relación a las prácticas mágico religiosas.

La T’ola: Un recurso apreciado en el altiplano orureño

Estela Llanque F.
Especial para EL FULGOR.com
ORURO
30 de junio de 2019

timer 4 min. 8 seg.


Arbusto Tola en el altiplano Orureño

La T’ola es uno de los arbustos que se registra en la memoria de los pueblos, haciendo uso de sus particularidades ha cumplido un rol, ecológico y cultural importante en el Altiplano. Su uso diverso permite ser utilizado en la medicina humana, medicina animal, artesanía y como combustible, así también llega a ser relevante en la conservación y recuperación de suelos.

Su sistema radicular profundo y con abundantes raíces que se fijan al suelo, favorecen a la infiltración del agua, protegiendo de la erosión hídrica y eólica.

El nombre genérico de tólares se define por su fito-asociacion de arbustos xerofíticos con hojas resinosas en las zonas áridas y semiáridas de Bolivia, las tolas pertenecen a la familia de las Asteráceas. Las más comunes son: Parastrephia lepidophylla (supotola), Baccharis incarum (ñakatola), Fabiana densa (taratola) y Lampaya medicinalis Phil. (lampayatola).

En esta formación, habitan muchas especies arbustivas, destacándose: Fabiana ramulosa (quipa), Diplostephium meyenii y Baccharis boliviensis, también habitan cactáceas, herbáceas y otros arbustos.

En el ayllu Coracora este arbusto es conocido como Mansanill T’ula o leña verde que es una especie nativa del Altiplano de Salinas de Garci Mendoza que se encuentra ubicado al Sudeste en el departamento de Oruro. Es un viaje que dura aproximadamente tres horas y 30 minutos desde la ciudad de Oruro hasta dicha comunidad, donde se evidencia este preciado arbusto que no requiere cuidado ni riego alguno, considerado útil no solo para sus pobladores sino para los animales de esta región.

Se caracteriza la mansanill t’ula por ser un arbusto que puede llegar a crecer hasta un metro cuando florece; está compuesta de hojas verdes planas y pequeñas, presenta floración en el mes de junio con flores de color blanco y su fruto es similar a una pequeña pera que puede ser consumida por las personas, siendo un indicador ecológico cuando el fruto es en demasía y se presagia buena producción.

Muchos pobladores mencionan que su manera de consumir es en infusiones (mate)  y que sirve para tratar dolores de: riñón, hígado, matriz, próstata, musculares, vesícula, problemas de sobre parto y bajar la temperatura. Este mate también puede mezclarse con alcohol para ser utilizado como fricción en el cuerpo del enfermo y es un método de relajación muy práctico, asimismo es utilizado como sahumerio.  

Algunas señoras utilizan las ramas de esta planta y las colocan al interior de su sombrero y mastican sus hojas, asegurando que calma el dolor de cabeza.

De esta majestuosa planta también se extrae una resina similar a la goma que es considerada por los comunarios como “chicle natural o andino”, esta secreción es producida por la acción del frio durante el invierno y es una exquisitez muy apetecida por los niños. 

Así también es utilizada para construir los ejes de las ruedas de sus autos de juguete, usualmente utilizan la parte del tronco del arbusto.

Venta de Tola por migrantes rurales en la ciudad de Oruro

La mansanill t’ula se mantiene verde inclusive en invierno y los animales se benefician de este alimento inclusive en las duras jornadas de invierno. Al secarse la planta de mansanill t’ula  es utilizada para hacer fogatas, para cocinar sus alimentos en sus fogones y afilar sus materiales de hierro (azadones, picotas), una vez quemada la materia prima se obtiene el carbón que servirá para las parrilladas y sahumerios.

Dentro las practicas costumbristas, los comunarios utilizan el mansanill t’ula para hacerla “humear”, considerando que el humo que sube al cielo hará que la lluvia o granizo se alejen y llega a ser otra forma de entender lo mágico religioso en el entendimiento de sus pobladores.

Todas estas características que presenta el ayllu Coracora hace comprender su relación estrecha entre la naturaleza y el hombre, en este caso la mansanill t´ula entre la comunidad y sus pobladores, siendo un recurso que es utilizado y aprovechado constantemente.

Así resaltamos nuevamente que Oruro tiene una riqueza escondida que se debe explotar y aprender constantemente de estas enseñanzas de nuestros pueblos, de aquellos saberes locales ancestrales y combinarlos con el conocimiento occidental moderno, como legado para las futuras generaciones.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia