• close
    ORURO, 29 DE OCTUBRE DE 2020

En Bolivia, entre 17 a 18 mil hectáreas de Cultivo, fueron reportadas como siniestradas


Patricia Barriga Flores
EL FULGOR.com
ORURO
23 de junio de 2019

timer 4 min. 13 seg.





Las lluvias afectaron a varios cultivos

En Bolivia, entre 17 y 18 mil hectáreas de cultivos han sido reportadas como siniestradas, por lo que, a través del Instituto del Seguro Agrario, se pagará un promedio de 18 millones de bolivianos a las familias afectadas.

Según el director general ejecutivo del INSA, Erik Murillo Fernández, fue en 2016 que las condiciones climatológicas no fueron de las mejores y devastaron alrededor de 32 mil hectáreas, afectando a 42 mil familias.

Sin embargo, dijo que esto podía ser de mayor impacto, como en 1983 cuando tuvieron que migrar alrededor de 100 mil familias, dejando sus tierras y fuentes de trabajo.

En 1983 y 2016 estuvo presente el fenómeno de “El Niño”, que es el calentamiento de la superficie del Océano Pacífico, pero que afecta a todo el clima del continente, lo que provocó la masiva migración.

Pero la diferencia en estos dos momentos es que a 2016 Bolivia había transcurrido varios años de gestión integral de riesgos, lo que implicaba la disponibilidad de agua, tecnología, sistemas de alerta temprana, y seguro agrario, habiéndose pagado 32.1 millones de bolivianos.

“Ese año sí fue preocupante, sin embargo, ese año, la incidencia en la disponibilidad de alimentos no fue tan significativa, porque la superficie en términos de riegos se ha cuadruplicado, hay mejores condiciones de vías de acceso y comunicaciones, y sistema de alerta temprana por lo tanto no ha sido tan significativo”, manifestó Murillo.

Técnicos junto a los agricultores realizan la evaluación y peritaje de la siembra

EXCESO DE LLUVIAS

Esta gestión, el principal evento que provocó la pérdida de cosechas fue el exceso de lluvias, que ha causado problemas en superficies cóncavas, de poco drenaje, y parcelas que están en mucha pendiente que han sufrido arrastres.

Pero la buena cantidad de agua, además de permitir que se llenen las cochas, aljibes y represas para disponibilidad de agua para el ganado y para los cultivos, acompañó una buena producción de alimentos, pues donde se registró la cosecha de 7 toneladas de papa, durante esa contingencia se logró la producción de 10 toneladas.

“La sobreproducción a través de esta buena precipitación compensa perfectamente todas las pérdidas que hubo de cultivos”, señaló Murillo.

ORURO

En Oruro, durante la vigencia de este seguro, se han registrado un promedio de 18 municipios anualmente, y en esta gestión los primeros municipios en recibir este beneficio fueron Belén de Andamarca y Choquecota, donde se beneficiaron 208 familias con una suma total de 344 mil bolivianos.

No obstante, la proyección en el departamento es entregar alrededor de 3 millones de bolivianos, y para su confirmación se hacen los peritajes en campo, para llegar a 2 mil beneficiarios.

“Belén de Andamarca y Choquecota cumplieron con todos los requisitos, además tenemos 18 municipios en Oruro, que normalmente proceden al registro y que cumplen con los requisitos, podemos decir que Oruro es un departamento muy disciplinado en este aspecto”, refirió la autoridad de INSA.

Se determina el porcentaje de área afectada para calcular si corresponde el pago del seguro

DATOS

Hasta hace algún tiempo, el Instituto del Seguro Agrario tenía 19.200 hectáreas reportadas como siniestradas a causa de eventos climáticos en diferentes regiones del país.

El departamento de La Paz con 3.000, Oruro con 4.000, Potosí con 2.900, Chuquisaca con 2.500 y menos de 2.000 hectáreas en Cochabamba y Tarija.

Estos datos sostienen además que 3.500 hectáreas estarían realmente afectadas, el 42% de maíz; 36 % de papa; 12% de quinua y los demás cultivos por debajo al 2%.

REQUISITOS

Para poder acceder a este seguro, los agricultores deben primero registrarse al Seguro Agrario entre los meses de agosto y octubre, en coordinación con los dirigentes comunitarios y técnicos municipales, dimensionan las parcelas que van sembrando y las inscriben en un registro comunal.

Desde este registro comienza la cobertura del seguro agrario y avisan si hay un siniestro para que se haga la evaluación y el peritaje, a través de tecnología de punta, como son las imágenes satelitales, sistemas de posicionamiento global y vehículos aéreos no tripulados y drones.

“Cuando el nivel de pérdida es superior al 60 por ciento, vamos al tercer paso, que es la indemnización, que corresponde al pago en efectivo a los agricultores”, explicó Murillo.

La entrega de los recursos se hace en efectivo a cada agricultor









ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia