• close
    ORURO, 22 DE SEPTIEMBRE DE 2019

Comibol propone crear el museo del estaño

Galerías subterráneas en Oruro, guardan la historia de la minería

Mónica V. Aramayo Quinteros
ELFULGOR.com
ORURO
26 de mayo de 2019

timer 8 min. 31 seg.


Ambientes del antiguo Instituto de Investigaciones Minero Metalúrgico

A diario miles de ciudadanos que transitan por las calles de Oruro, fundamentalmente en el sector comprendido entre la plaza 10 de Febrero y el Santuario de la Virgen del Socavón, desconocen que bajo sus pies está un valioso patrimonio orureño que silencioso, hasta hace poco olvidado y quizá ignorado, guarda entre sus socavones la historia de la minería y metalurgia.

Ahora la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) propone consolidar para Oruro un museo minero metalúrgico del estaño, hecho que deberá partir desde la catalogación de las oficinas de la ex gerencia de Comibol, (calle Junín entre Camacho y Petot) como patrimonio arquitectónico; por la importancia que revestía lo que décadas atrás se conocía como la Compañía Minera de Oruro.

A nivel mundial según Miguel Salas, miembro de la Sociedad de Historia y Geografía de Oruro, no existe un museo similar al que se proyecta. Hasta donde se conoce en Colombia hay uno dedicado al oro, en Chile está el museo del cobre, pues  el vecino país posee la reserva mundial más importante de éste mineral y en Alemania existe el museo del acero, precisamente por el uso de los recursos tecnológicos para su procesamiento. En Bolivia, concretamente en Potosí, está el museo de la plata o lo que se conoce como la Casa de la Moneda.

El estaño es un metal muy útil, pues entre los siglos XX y XXI, la vida moderna registró avances a partir de su procesamiento. “Sin estaño no hubiera habido la primera ni la segunda Guerra Mundial” refirió. Yacimientos de este mineral son escasos en el mundo, en toda Norteamérica, de acuerdo a Salas no existe ni uno, pero en Suramérica se puede encontrar en Bolivia, Perú y algunas regiones  de Argentina, en Asia solo existe en Malasia y algo en Europa.

La ex gerencia de Comibol, otrora Compañía Minera Oruro

PROYECTO

Al no conocerse referencias sobre un museo del estaño, la Comibol proyecta su consolidación y rescatar “para el mundo” todas sus reliquias.

El museo orureño estará situado a tres cuadras de la plaza 10 de Febrero, en lo que hasta hace años se conocía como Gerencia Comibol (proximidades de la Avenida Cívica “Sanjinez Vincentti”) cuyos predios abarcan al menos un manzano y medio, que originalmente, según Salas, pertenecía a uno de los barones del Estaño, Mauricio Hochschild.

El lugar cuenta con infraestructura patrimonial de hace 100 años, aproximadamente, un área industrial minera en óptimas condiciones en cuyo interior se conservan elementos de la minería y metalurgia. Este predio mucho antes era conocido como la Compañía Minera de Oruro, fundada en 1876 y en 1921 fue comprada por Hochchild, para luego pasar a poder de Comibol.

“Todo lo que vemos allí es patrimonial, existen también laboratorios, área de informática con los primeros equipos IBM que correspondían al Instituto de Investigaciones Minero Metalúrgicas. También se han catalogado elementos de hornos de fundición y todo está como para recuperarlo en un museo. No están funcionando como en su momento, se quedó como un almacén donde se pueden catalogar miles de cosas para consolidar el museo”, comentó.

El oxidado portón situado en la calle Junín, entre Camacho y Petot, testigo mudo de una infinidad de hechos mineros

Además de la infraestructura se ha identificado un socavón poteado en piedra, situado por debajo de la Avenida Cívica, algo nuevo para el turismo orureño. Se trata de un túnel inmenso, con galerías y que pasa por debajo de las calles de la ciudad.

De consolidarse el museo, el potencial turístico de Oruro,  será elevado. Tenemos ya un teleférico y es interesante que a unos metros más allá están los socavones “Podemos decir que en Oruro se va al cielo y al infierno” dijo y enumeró que en el sector está el Campus Mariano, la Avenida Cívica, el Santuario de la Virgen del Socavón, el monumento a la Virgen. “Tenemos todo para que el turismo en Oruro desarrolle potencialmente en base a la tradición minera del mismo carnaval”, añadió.

El proyecto incluye la instalación de una plaza de comidas y áreas de servicio. Ahora corresponde a las autoridades locales considerar la propuesta de Comibol Oruro para consolidar el archivo minero.

“Debemos hacer un llamado para que los orureños y sus instituciones prioricen este proyecto. Sabemos que no se ha hecho mucho por el departamento o por la ciudad. Estamos próximo a llegar al bicentenario (de la fundación de Bolivia), pero no hemos sabido rescatar la historia misma que nos envuelve” reflexionó Salas.

Mensura topográfica del ingreso del socavón, dentro de los ambientes de la ex gerencia de Comibol Oruro

Miguel Salas al interior de uno de  los socavones que surcan  por debajo de las calles orureñas

TURISTAS - 1969

El citado socavón, por donde en siglos pasados caminaron mineros y mitayos, fue descubierto en 1969 y ese mismo año varios  turistas pasearon por sus parajes. El alcalde de entonces, Josermo Murillo Vacareza en 1970,  mediante ordenanza, con respaldo del Comité de Etnografía y Folklore, lo declaró bocamina patrimonial e histórica de Oruro.

Ese año el periódico La Patria,  testimonió la visita extranjera indicando que los turistas, luego de ver la Entrada de Carnaval, pasearon por las galerías y quedaron absortos. En el mundo subterráneo se encuentran maquinarias de la época de Hochschild, callejones, socavones, galerías mineras republicanas y coloniales, muchas de esas están íntegras, con un macizo de roca que les protege.

La Comibol lo que quiere es recuperar su historia, proteger su patrimonio, resguardar sus documentos y salvaguardar su identidad minera. Miguel Salas  comentó: Roma es conocida por sus catacumbas y también Paris tiene las suyas, pero en Oruro tenemos minas subterráneas de las épocas colonial y republicana, que pasan por ciertos lugares debajo de la ciudad y son galerías muy importantes.

La idea es crear una ruta de paseo turístico en el museo bajo tierra y salir al sector de San Miguel. Entre las reliquias que ahora están bajo custodia de Comibol existen maquinarias instalas a 340 metros bajo la superficie del suelo, la galería principal puede ser alcanzada a 80 metros.

FOTO 6.- Plaqueta que en 1970 declara al lugar como reliquia histórica

Campana que data de 1952, servía para convocar a los turnos de trabajo

ÉPOCAS

El proyecto de museo se divide temática y cronológicamente, el primer sector es de la época colonial y su principal enfoque será ingresar al socavón desde lo que se conoce como Gerencia Comibol y la galería avanza hasta más o menos el eje del centro del cerro Pie de Gallo, dobla a la izquierda y sale por San Miguel en un recorrido de 30 minutos.

Dentro de la ruta minera del socavón, se tendrían que recrear los personajes, trabajados en fibra de vidrio: mineros, mitayos, chasquiris y las palliris.

En otro sector estaría el periodo histórico a ser instalado en ambientes donde se reconstruirá la herrería, con chimeneas, yunques y combas. La carpintería, en la actualidad se mantiene como hace 100 años conservando todos los equipos "congelados en el tiempo”.

El horno de calcinación está en el patio y servía para tostar los minerales de manera que perdían el azufre y se recuperaba la mayor concentración de plata y estaño, luego se hacían los envíos a Machacamarca para su fundición y conseguir la barrilla.

Otro espacio del museo estará dedicado al periodo contemporáneo, donde se hablará del estaño, las luchas sociales, las masacres de Catavi, Llallagua, Uncía y la Marcha por la Vida, cuyo centro de concentración fue la Avenida Cívica para emprender su protesta hacia La Paz, movilización que marcó el declive del estaño.

También se pretende incluir un área para la metalúrgica y su historia, la vida de Mariano Peró, el primer fundido de lingote de 1937, la lucha por conseguir fundiciones, la construcción de la Empresa Nacional de Fundiciones (ENAF) hoy Empresa Metalúrgica de Vinto, el contrato ultra secreto del gobierno (periodo de Barrientos y Ovando) boliviano con la Alemania Federal para la construcción de la fundidora, la nacionalización de la planta en 2009.

Para alcanzar el logro se requiere una millonaria inversión para lo cual se espera el respaldo interinstitucional.

 

Horno de calcinación para extraer el azufre de los minerales

Ingreso al patrimonial socavón

Poteado de piedra mantuvo casi intacta la estructura bajo la tierra

Raúl Robles y Jhonny Rocha colaboraron en la excavación de ingreso





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia