• close
    ORURO, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2019

La Chiquitania en llamas: el mayor desastre ambiental en Bolivia

Desde hace tres semanas, la selva amazónica sufre un aumento alarmante de incendios forestales que afectan a Bolivia, Paraguay y Brasil. Las imágenes del considerado ”pulmón del planeta” han provocado una conmoción a nivel global. Los activistas ambientales acusan a los gobiernos de estos países por las quemas incontrolables de la reserva forestal a causa de prácticas agrícolas.

Evelín López Tellería
EL FULGOR.com
SANTA CRUZ
25 de agosto de 2019

timer 7 min. 26 seg.


La contaminación ambiental en la Chiquitania oriental ha sobrepasado los 310 microgramos por metro cúbico a causa del humo, cuando los límites permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 50 microgramos.

Una de las peores catástrofes ambientales sacudió la zona de la chiquitania de Santa Cruz, según reportes preliminares, durante tres semanas el fuego arrasó 744.000 hectáreas de bosques, reservas forestales, cultivos y pastizales. Los incendios también provocaron la muerte de animales silvestres y una elevada contaminación ambiental por monóxido de carbono que sobrepasa los 310 microgramos por metro cúbico a causa del humo, cuando los límites permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 50 microgramos.

Los incendios incontrolables se registraron en los municipios de Roboré, San Ignacio, Concepción, San Matías, San Rafael y San José, duplicando en apenas 15 días, la cantidad de hectáreas acumuladas en siete meses por incendios en el departamento de Santa Cruz, según explicó la secretaria de Medio Ambiente de la Gobernación de ese departamento, Cinthia Asín.

“Hasta julio, aproximadamente se había computado 310 mil hectáreas. En agosto, se han afectado más de 340 mil hectáreas (preliminares), o sea que aproximadamente en todo el año se han quemado 654 mil hectáreas. Las áreas protegidas que han sido más afectadas son Tucavaca y ahora es Otuqui, que está siendo afectada”, señaló.

Según el reporte del diario Los Tiempos cinco reservas forestales se encuentran afectadas por los incendios. Según reportes preliminares, en las reservas existen más 554 especies de animales, y más de 55 plantas endémicas (que sólo crecen en esos lugares), las mismas que resultaron afectadas por el incendio.

En lo que va de agosto, más de 40 mil focos de calor fueron detectados en el departamento de Santa Cruz, según el reporte del Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana de Riesgos de Incendios Forestales (SATRIFO). A nivel nacional llegaron en el mismo periodo a 52 mil focos de calor.

Según el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, 1.817 familias fueron afectadas por el incendio en la Chiquitania y  se reportaron 8 viviendas destruidas, en 11 municipios de Santa Cruz, a tiempo de anunciar que 2.739 personas de varias instituciones públicas, policiales y castrenses departamentales y nacionales, trabajan contra reloj para detener el fuego.

Por su parte, el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, señaló que dos mil hectáreas de cultivos de maíz y 49 mil de pastizales fueron destruidas, por lo que anunció que se comprará mil rollos de forraje para los ganaderos y productores.

Según el reporte del Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana de Riesgos de Incendios Forestales a nivel nacional se ha registrado en agosto más de 52 mil focos de calor.

DESASTRES ECOLÓGICOS

El impacto ambiental del incendio de la zona de la Chiquitania sólo se compara con los desastres de  2010, cuando la helada, sequía y el fuego devastaron casi 6 millones de hectáreas, en todo el territorio nacional. Cabe resaltar que ese año también resultó afectada la zona amazónica de Bolivia (Beni y Santa Cruz) debido a las prácticas agrícolas que derivaron en incendios incontrolables de 1.5 millones de hectáreas.

En Bolivia, el promedio de pérdida forestal es de 4 millones de hectáreas por año, por ello nuestro país se encuentra catalogado entre los 10 países del mundo con mayor deforestación de sus bosques tropicales.

Según la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) en “Reporte de incendios y quemas en Bolivia”,.  durante el periodo de 2000 a 2013, un total acumulado de 32 millones de hectáreas fueron quemadas en todo el país. “Los años 2004, 2005 y 2010, registraron la mayor cantidad de áreas quemadas en Bolivia, superando las 4 millones de hectáreas cada año.  

De este total acumulado (32 millones de Has quemadas), el 30% (9,5 millones de ha) sucedió en bosque; el restante 70% (22,4 millones de ha) comprometió coberturas como sabanas naturales y áreas antrópicas.

Según el reporte, a nivel nacional, el promedio anual de áreas quemadas en bosque es de 676 mil hectáreas (± 695 mil ha). Los años 2004 y 2010 reportaron 1,5 y 2,7 millones de hectáreas en bosque.

En esta imagen, tomada por NOAA-20, se puede ver claramente el humo de estos incendios absorbe la luz solar, no solo evitando que llegue al suelo, sino que enfría la superficie y calienta la atmósfera. Este proceso puede suprimir la formación de nubes, destaca el sitio web del Laboratorio de Visualización Ambiental de NOAA.

IMPACTO AL MEDIO AMBIENTE

Según los especialistas de la FAN los daños ocasionados por los incendios de bosques tropicales pueden ser muy graves, ya que reducen la riqueza de especies y la  biomasa  viva  por  encima  del  suelo, volviéndolos  más  susceptibles  a  quemas repetitivas.

También resaltan que con el aumento de las sequías y del calentamiento global se provocaría la disminución y encarecimiento de los alimentos a nivel global, el aumento de la contaminación ambiental así como la frecuencia de fenómenos climáticos como tormentas más intensas y fuera de temporada.

Quemar un bosque nativo no sólo degrada la diversidad biológica de los bosques, también afecta a la salud humana por la emisión de material particulado y monóxido de carbono.

La OMS ha advertido que los contaminantes microscópicos en el aire pueden penetrar los sistemas respiratorios y circulatorios, dañando los pulmones, el corazón y el cerebro, y lo que es peor, puede causar la muerte prematura por enfermedades como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, las enfermedades cardíacas y pulmonares.

La Chiquitania arde.

INCENDIOS TRASFRONTERIZOS

La Amazonia, el bosque tropical más grande del mundo y considerado el pulmón del planeta por su trabajo de extracción de CO2 de la atmósfera en la fotosíntesis, arde desde hace dos semanas. El fuego amenaza la vida de miles de especies de fauna y flora. Además, las cenizas contaminan el agua dulce del lugar.

Según el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonía (IPAM), el número de incendios registrados hasta ahora en la selva amazónica ya es un 60% más alto que en los tres años anteriores. "El pico tiene relación con la deforestación y no con una temporada seca más fuerte como se podría suponer", apunta.

 La Amazonía abarca cerca de 7,8 millones de kilómetros cuadrados y está compartida por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Perú, Surinam y Venezuela..

Los incendios forestales en los bosques tropicales de Sudamérica se suelen intensificar siempre entre los meses de agosto, septiembre y octubre, según el Earth Observatory de la NASA.
La organización afirma que en este 2019 la temporada seca ha sido menos severa que años anteriores y, sin embargo, el número de incendios se ha multiplicado.

El IPAM recuerda también que el fuego normalmente se usa para limpiar los terrenos después de la deforestación, abrir caminos y preparar las tierras para el cultivo. A menudo, una mala práctica de esas quemas supuestamente controladas hace que sin querer el fuego se propague a partes que no querían ser quemadas, lo que provoca el incendio.

El fuego se combate de forma precaria.

 





ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia